10 minutos, 3 vidas

Es 28 de noviembre, el sol comienza a salir y junto a él resurge la energía en los cuerpos de la gente. Los ciudadanos se levantan con alegría y con muchas ganas de aportar su grano de arena para ayudar a la sociedad. El día acompaña, hace un sol radiante y una temperatura veraniega. Inmersos en una crisis económica y social que azota con dureza a la ciudad del cáñamo, sus habitantes colaboran para salvar vidas en un colegio cuyo nombre recuerda precisamente las privatizaciones sociales de tiempos pasados.

_DSC2563

Rubén Mejía dona sangre en el Colegio Público Primo de Rivera / Jonatan Moya

Es un día especial para la ciudad de Callosa de Segura que celebra el maratón anual de donación de sangre. Son las 9 de la mañana y el personal sanitario ya se encuentra en el Colegio Público Primo de Rivera, donde tendrán lugar las extracciones. Los profesionales comprueban que todos los materiales y herramientas médicas están en perfecto estado y, finalmente, abren las puertas.

 

En el recinto, hay 3 enfermeras que se encargan de extraer los 500 ml de sangre de cada donante. También está Antonio, un hombre de 60 años  que es el enviado de la Cruz Roja para proporcionar líquidos y alimentos tras realizar la donación. Situada en la puerta de acceso se encuentra María José, con la misión de registrar todos los datos de los donantes. Por último, se encuentra la médica Teresa, de carácter risueño y tranquilo. Teresa mantiene una conversación con cada paciente para determinar si es apto para la donación, además, ayuda a los más nerviosos a calmarse para que no hayan problemas en las extracciones. Teresa recuerda los requisitos indispensables para ser donante: “Hay que tener un buen estado de salud, ser mayor de edad y menor de 65 años, no hay que tener ninguna enfermedad grave importante ni haberla tenido, tampoco pueden donar las personas que se hayan hecho un tatuaje o piercing en un periodo inferior a 4 meses”.

“Donar sangre es gratificante, estas ayudando a una persona que lo necesita y a ti no te afecta en nada”, afirma Rubén Mejía

Desde primera hora de la mañana, los callosinos acuden de forma masiva formando colas de hasta 45 minutos. En sus rostros se visualizaban sonrisas, todos rebosan de felicidad. Entre las conversaciones de los donantes se oyen frases como “son 10 minutos, no cuesta nada”, “tengo pánico a las agujas pero hay que hacerlo” o “nunca sabes si te hará falta a ti algún día”. La jornada avanza y las colas persisten. “Son las 11:00 y se ha extraído sangre a 30 personas”, declara Teresa. El maratón de donación de sangre concluye, de manera satisfactoria, su primer periodo matinal con la participación de 62 héroes anónimos, o lo que es lo mismo, con 31 litros de sangre que equivale a la salvación de 96 vidas.

_DSC2572

La médica Teresa realiza la entrevista ordinaria a un donante / Jonatan Moya

El colegio retoma la actividad tras el parón e inicia el periodo vespertino igual que finalizó por la mañana. Los callosinos siguen acudiendo a donar sangre en multitud. Rubén Mejía, uno de los donantes, afirma que “donar sangre es gratificante, estas ayudando a una persona que lo necesita y a ti no te afecta en nada”. El día comienza a desvanecer y el fin de la jornada se visualiza. El maratón concluye con 103 donantes. Estos datos alegran al personal sanitario de la provincia que lucha desde el comienzo de año para restablecer por completo el banco de sangre. En el inicio de 2015 había suministros sanguíneos para dos días, se recuperó y en agosto volvió a descender. Los datos de los bancos de sangre reflejan que las fases del año donde menos unidades hay son en los periodos vacacionales, concretamente en los meses de enero, agosto y diciembre.

Gran parte de las extracciones que hoy se producen tienen el objetivo principal de salvar la vida de las personas que sufren percances en las carreteras

La campaña de donación de sangre camina bajo el lema “Ser donante no pasa de moda”, pero lo cierto es que el fin de las extracciones tampoco pasa de moda. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), el pasado año hubo un mayor número de accidentes mortales en los meses de agosto y diciembre en las carreteras. Gran parte de las extracciones que hoy se producen tienen el objetivo principal de salvar la vida de las personas que sufren percances en las carreteras, lo que hace prever que una mayor precaución al volante evitaría el sufrimiento del personal sanitario al no disponer de suministros para sanar a sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *