No hay edad para aprender

El interés de las personas de la tercera edad por aprender hace que se dispare la demanda educativa en la universidad y en los cursos de informática

Llega la tarde y falta media hora para que empiece la clase. Al acabar, tendrá que hacer los deberes que no terminó en la Universidad. Sentarse en el banco del parque y luego subir a casa para ver la televisión ya no es su rutina diaria. Claudia Cano, con 89 años, se prepara para entrar. Hoy empieza el curso de informática.

P1240545s

Claudia Cano utilizando su tableta / A. Ramos

Tienen 60, otros 70 y porque no, incluso los 90 años. Quedarse todo el día sentado en el sofá ya ha pasado a la historia. Cada vez son más las personas mayores que empiezan a estudiar y disfrutan la vida de una forma más moderna. “Por las noches cojo los cuadernillos Rubio y me pongo a estudiar, no hay edad para nada, me saqué el graduado de la ESO con 81 años”, asegura Claudia.

Volver a estudiar supone para muchos mayores incorporar nuevas habilidades a su vida, hacer amigos y además tener esa sensación de escapar de la monotonía. “Voy a clase con gente que tiene la edad de mis hijos y nietos. Incluso siendo la mayor, ayudo a los chicos de 18 años y les digo las respuestas que no saben”, argumenta Claudia.

“Incluso siendo la mayor de la clase, ayudo a los chicos de 18 años y les digo las respuestas que no saben”, señala Claudia Cano

Como Claudia, más de 400 jubilados ilicitanos sienten una gran motivación por seguir aprendiendo. Desde hace unos años, la mayoría de las universidades están ofreciendo programas de estudios para los adultos mayores, entre ellas destaca la Universidad Miguel Hernández de Elche. El año pasado se beneficiaron del proyecto de las Aulas Universitarias de la Experiencia un total de 402 alumnos de Altea, Benidorm, Elche, Ibi, Orihuela y Torrevieja. La mayoría de los matriculados eran mujeres (71%) frente al 29% de participación de los hombres, según explica Beatriz Bonete, la profesora de Psicología de la UMH.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2015) la población mundial está envejeciendo a pasos acelerados, es decir, los mayores de 60 años duplicarán su existencia en el 2050. “Ellos aportan sabiduría, experiencia, valores y vida como principal activo en la sociedad, a la par que se fomentan nuevos modelos de relaciones y valores”, resalta Bonete.

GRAFICO UMH

La media de edad de los mayores en cada sede de la Universidad Miguel Hernández (curso académico 2014/2015) / AUNEX

Como se observa en el gráfico, la media de edad de los mayores matriculados en las diferentes sedes de la UMH es muy semejante. En Ibi se concentran las personas adultas más jóvenes con una media de edad de 62,38 años, siguiéndole Elche con una media de edad de 63,63 años. La sede con mayor índice de personas mayores matriculadas es Benidorm con una media de edad de 67,03 años de edad.

 

De jubilados a ciberestudiantes

“No voy a decir que soy experta pero me defiendo muy bien con el ordenador”, asegura Claudia, “me meto en cosas de Mercadona, Corte Ingles o en casitas rurales para ver si me voy de viaje o me alquilo alguna”. Claudia ha sabido afrontar todos los retos que la vida le ha puesto en su camino y con ganas de vivir, cada vez que puede le quita el ordenador a sus nietos. Además, se ha interesado también a utilizar el teléfono móvil. “Sé lo más importante, mandar sms, leerlos y llamar”, señala.

CIM7545

Mayores realizando el curso de informática en l’ Escorxador / Concejalía de mayores

Uno de los mitos del aprendizaje en Internet es que el ritmo de una persona mayor por manejar las herramientas informáticas, en general, es más lento que el de un alumno joven. Pero ante un mundo dominado por el cambio continuo, saber manejar las nuevas tecnologías hace sentir a los mayores más integrados en la sociedad.

La mayoría de los centros sociales de toda España se han sumado a la actividad de organizar cursos de informática gratuitos. Hace dos años la ciudad de Elche se unió al programa de Mayores Movilizados, que lo lleva organizando la Asociación Jovesolides y la Fundación Vodafone España desde hace 4 años. Este proyecto consiste en formar a personas de la tercera edad en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en toda la Comunidad Valenciana y Murcia. Las cifras de inscripción, con 376 personas ilicitanas apuntadas vuelven a confirmar el interés de buena parte de la ciudadanía por un estilo de vida más cultural, pero también hace que se disparen las grandes listas de espera, en la que muchos se quedan sin plaza.

“El año pasado más de 100 personas se quedaron en lista de espera y no pudieron realizar los cursos. Cada vez hay más gente mayor que se apunta y quiere estar al día”, María José Pastor, la administrativa de la Concejalía de Personas Mayores, señala esta situación de demanda.

El año pasado más de 100 personas mayores se quedaron sin plaza en los cursos de informática debido a la gran demanda

“Las plazas de los cursos de informática se han llenado otra vez este año en L’ Escorxador que es donde se realizan y estamos pendientes de solicitar más cursos”, afirma Pastor. De momento hay 16 cursos en los diferentes centros sociales de Elche (Polivalente, Poeta Miguel Hernández, Lucentum, El Raval, etc.). Y además, se realizan charlas durante todo el año en el Centro de Congresos de Elche para todos los mayores que esten interesados en el manejo de Smartphones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *