“BLACK TIMO”

Todo está abarrotado. La gente va de un lado a otro, desorientada y con ansias de compras. Me dirijo hacia las puertas del centro comercial “Gran Vía”, que se asemejan a las puertas del “Abismo de Helm” en la segunda parte del Señor de los Anillos, cuando los orcos y uruk-hai desesperan por acceder al refugio y aniquilar al pueblo de Rohan. Es la hora, justo a mi lado una estampida de compradores echa a correr hacia la apertura de todos los comercios es brutal, como si de una manada de velociraptores se tratara. Exaltados por el Black Friday comenzamos a llenar nuestras bolsas y carros de compras.

DSC037458

Centro comercial “Gran Vía” // Ó.BADÍA

 

 

 

 

 

 

 

Tras Santa Claus, Halloween y los McDonald’s llega a España el Black Friday, celebrado el día posterior al día de Acción de Gracias en Estados Unidos y Canadá.

Vuelan abrigos, bufandas e incluso hasta zapatos que la gente pierde al iniciar sus carreras. Los consumidores se abalanzan sobre los escaparates y productos. Las amplias y pintorescas ofertas de los negocios calan en los consumidores hambrientos de descuentos y precios inimaginables. Las emisoras de radio y canales de televisión echan humo con la llegada de esta jornada, supone el inicio de las compras navideñas y la emoción de los compradores es más que evidente.

Consiste en un día en el que se pretende fomentar el consumo gracias a las diversas ofertas que supuestamente realizan los comercios del país. Algunos establecimientos aprovecharon la noche del jueves para iniciar sus ofertas del viernes negro e incluso algunos las han alargado durante toda la semana venidera.

La gente acude a sus tiendas favoritas aprovechando la gran oportunidad que se les acontece, pero no todo es como ellos esperaban. Muchos de ellos incluso han acampado a las afueras del centro comercial para ser los primeros en conseguir las mejores ofertas.

Algunos de los comercios subieron sus precios justo la semana anterior al evento, para que al aplicarse la rebaja al producto volviera a su precio original, y así no perderían dinero alguno con ninguna de sus ventas.

Daniel Sánchez , trabajador de Zara afirma: “En Zara no hemos conocido si se iba a realizar promoción alguna hasta el día anterior al Black Friday o no, por lo tanto, no hemos tenido conocimiento para inflar los precios de los productos y así aprovecharnos de dicho descuento. Todos los productos tienen su descuento real”.

Los trabajadores coordinan a los compradores que se aglutinan en las puertas de los negocios, no todos pueden acceder, y aprovechan la salida de algunos de los clientes de las tiendas para dar entrada a otros muchos que esperan su turno. Junto a esta medida de seguridad, otras muchas que poco controlan esta situación tan alocada.

Otros comercios sin embargo para hacer su Black Friday más “rentable” simplemente colocan el mismo precio a cada producto de la tienda pero con apariencia de ser una gran oferta. En realidad el precio nunca ha sido modificado. De hecho muchos de los clientes observan los precios básicos de los productos debajo de los carteles de las ofertas, sin diferencia en el precio entre ellos, el real y la “oferta”. También muchos de ellos se percatan de los engaños porque apuntan los precios de los productos que pretenden comprar durante el esperado día, y al llegar el famoso “Viernes Negro” la gente observa que el producto deseado no ha sufrido rebaja alguna. Algunos medios incluso confirman que Media Markt ha subido los precios con la llegada del Black Friday. Todo el mundo se siente engañado.

Consumidores que se sienten estafados, denuncian los diferentes fraudes en las redes sociales dando a conocer los distintos engaños sufridos por cada uno de ellos. Una de las trampas más destacadas es no incluir el IVA en el precio de los productos o encontrar prendas sin rebajar que son reconsideradas de nueva colección.

Otra de las artimañas de los negocios es colocar en promoción artículos que no se han vendido durante otras temporadas y exponerlo de manera que se vea que está rebajado y pertenece a la promoción, según explica Virginia Bascuñana Barbero trabajadora de Women’ Secret.

El fin de la locura llega con el cierre del centro comercial y todos sus establecimientos, ha sido un buen inicio de compras navideñas, siempre y cuando no te hayan pisoteado. Como complemento a esta festividad, encontramos el “Ciber lunes” (Cyber Monday), un día dedicado a las compras por Internet que se celebra el lunes posterior al Viernes Negro, por si alguien se ha quedado con las ganas de comprar algo más, yo desde luego que no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *