‘Agua Viva’ continúa a flote

El proyecto ocio-económico del pantano de Almansa continuará adelante pese a la inundación del pasado mes de agosto

pantano1

El pantano de Almansa desbordado / JAVIER LÓPEZ

Una catástrofe natural, como la acontecida en Almansa el pasado 8 de agosto, siempre deja huella. Los efectos que puede ocasionar un acontecimiento tan terrorífico como lo es una inundación, tanto en el medio como en las personas, pueden ser devastadores. Por suerte, para la localidad albaceteña, el desbordamiento de su pantano solo trajo daños materiales. Sin embargo, muchas dudas quedaron en el aire respecto al proyecto ocio-económico ‘Agua Viva’, que había comenzado a desarrollarse este mismo verano en el embalse almanseño. Las continuas críticas que ha recibido el Partido Popular tras dicho suceso por parte del PSOE,  y por los propios ciudadanos, no han cesado, obligando a los populares a defender un proyecto tan ambicioso como costoso.

Cuando la lluvia no cesa, Almansa tiembla

El desbordamiento del pantano de Almansa fue un acontecimiento que no se veía desde hace casi 20 años. En septiembre de 1997, una ‘gota fría’ hizo que el embalse no soportase la enorme cantidad de agua recibida y acabase anegando las calles del pueblo y los alrededores. Dos décadas más tarde, las continuas lluvias caídas en la primera semana de agosto, unidas a la tormenta del día 8 de ese mismo mes  (dejó más de un millón de metros cúbicos de agua en apenas dos horas), hicieron que la presa volviese a colmarse, para después verter con virulencia parte del hectómetro cúbico que almacena en su interior.

Así pues, aquella tarde estival nadie esperaba lo que iba a suceder. “Predecir que el pantano de Almansa se iba a desbordar parece algo imposible” comenta Norberto Cuenca (Almansa, 1994), estudiante de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad de Valencia y monitor encargado de las actividades acuáticas del proyecto ‘Agua Viva’. Pese a ser algo tan imprevisible, tanto el equipo de monitores que se encontraba aquella tarde en el pantano, como los equipos de emergencia, actuaron de la forma más adecuada posible para minimizar los daños de esta inundación. El estudiante almanseño defiende que “ante un hecho tan inesperado como este,  se actuó de la forma más correcta posible, superando los obstáculos que iban surgiendo sobre la marcha”.

“Predecir que el pantano de Almansa se iba a desbordar parece algo imposible” comenta Norberto Cuenca.

‘Agua Viva’ resistió, las infraestructuras estatales no

Siempre que se produce algún hecho de dicha magnitud, se reclama a los responsables que den explicaciones de lo sucedido y datos de los posibles daños que haya podido ocasionar sobre el pueblo. Pero en este caso había un aliciente más. Meses atrás, el Ayuntamiento de Almansa había invertido más de 270 mil euros en el proyecto ‘Agua Viva’, y muchos temían que gran parte del material se hubiese perdido o quedado dañado, causando unos costes elevados en su reparación. Algunos incluso iban más lejos, alegando que todos los daños que se habían producido en las infraestructuras podían haberse evitado con una mejor planificación a la hora de realizar las obras. Javier Barrachina (Almansa, 1957) es arquitecto y el encargado de todo el marco legal de ‘Agua Viva’, y sabe mejor que nadie cuales eran los parámetros estudiados para llevar a cabo este proyecto de la forma más eficiente y segura.

pantano 2

La pasarela resistió en su sitio pese a la inundación y la fuerte corriente / JAVIER LÓPEZ

Tras realizar todos los estudios geográficos necesarios, hablamos con Medio Ambiente y determinamos que la mejor zona para el emplazamiento del área de actividades acuáticas era la actual” defiende el arquitecto almanseño. Y no sólo esto. Según él, la pasarela que se construyó para conectar dos zonas intermedias del pantano, tuvo una función de contención vital, ya que evitó que la mayoría de los lodos arrastrados por la corriente terminasen acumulándose en la botana. “Para nuestra sorpresa, la pasarela que tanto habían criticado algunos, no solo resistió, sino que tuvo una función secundaria que no esperábamos: la de retener los lodos” destaca el máximo responsable del marco legal del proyecto.

Además, Javier Barrachina también ‘saca pecho’ de que las instalaciones de ‘Agua Viva’ resistieron mucho mejor la inundación que algunas infraestructuras estatales. “Después de todo, podemos estar orgullosos de cómo nuestras edificaciones resistieron la inundación, ya que diversas infraestructuras del Estado, como la vía del tren o la autovía, se vieron afectadas gravemente” asegura el edificador.

“La pasarela que tanto habían criticado algunos, no solo resistió, sino que tuvo una función secundaria que no esperábamos: la de retener los lodos” destaca Javier Barrachina.

Aún así, también reconoce algún fallo que quizás deberían haber tenido más en cuenta. El más importante de ellos era la falta de un histórico de datos desde el último dragado del pantano, hace ya 9 años. Tras estas obras, en las que se extrajeron lodos del fondo del embalse, la superficie de este había variado notablemente, por lo que, ante una inundación similar a la de 1997, la cota máxima del agua podía ser superior a la anterior (21 metros). Así fue, y por ello el almacén del área deportiva quedó inundado, aunque tanto para Javier Barrachina como para su equipo de colaboradores, esto permitirá aprender para el futuro.

El proyecto seguirá adelante

Tras dos meses, todo parece haber vuelto a la calma. Ahora solo falta resolver la duda de si el proyecto continuará hacia delante. Javier Galindo (Almansa, 1993) número 13 en las listas del PP en las pasadas elecciones locales, asegura que “el proyecto tiene mucho futuro”. Y no solo en verano. El Ayuntamiento busca nuevas propuestas para poder explotar este paraje natural también durante el invierno. “Somos conscientes de que uno de los inconvenientes de la zona es el clima frío en invierno, pero tenemos en marcha la preparación de un hostal-residencia que atraerá muchos turistas en esta época del año” comenta el joven político.

Por otro lado, desde el PP aseguran que el proyecto ha tenido una acogida espectacular y confían en que en un plazo de unos 10 años se haya rentabilizado la inversión realizada. “Viendo el tremendo éxito que ha tenido en estos primeros meses, no cabe duda de que se terminará recuperando el dinero invertido” afirma el licenciado en Ciencias Políticas.

Poco a poco las aguas vuelven a su cauce. Almansa comienza a respirar tras haber quedado en shock una fatídica tarde de agosto. Y ‘Agua Viva’, como sus infraestructuras, se mantiene a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *