Alicante bajo el objetivo cultural

La fotografía se ha democratizado y la exclusividad de tomar una buena imagen, independientemente de qué marca o aparato electrónico se lleve en las manos, se ha acabado. Hoy en día vivimos rodeados de imágenes y cualquier joven o jubilado tiene una galería impresionante de fotos en su móvil. “Hoy mucha gente dice que es fotógrafo y ni si quiera tienen una cultura visual. Tener una buena cámara está muy bien pero lo importante es lo que tienes encima de los hombros”, señala Valiente Verde, fotógrafo profesional.  En la era de lo audiovisual e Internet prevalece el instante, el aquí y ahora. La fotografía ha cobrado por sí sola un lenguaje propio de comunicación en el que cada vez se embarcan más artistas. “Hay muchas fotografías y muy pocos buenos fotógrafos”, apunta Mercedes Fittipaldi, fotógrafa profesional.

Alicante no es ajena a esta explosión de la imagen y así lo demuestra con la segunda edición del festival de fotografía internacional en la ciudad, Photo Alicante. “Podríamos decir que como hemos sido innovadores fue bastante fácil destacar -apunta Leónidas Spinelli, director de Photo Alicante-. Hay escuelas, clubs y asociaciones, varios espacios nuevos de exposiciones y figuras destacadas que apoyan la fotografía alicantina. Me pareció un buen espacio para regocer estas intenciones y difundirlas a través de un festival”.

DSC_0153

Exposición Iván Carbonell/ A.Fischer

Photo Alicante ha sido la primera iniciativa que ha conseguido reunir a prácticamente todos los centros culturales de la ciudad, con quince exposiciones de diversos fotógrafos, intervenciones urbanas, talleres y clases magistrales, “hemos sido el primer evento que ha unificado a entidades privadas y públicas en un proyecto común. Eso ha generado grandes expectativas y de alguna manera hemos demostrado que Alicante puede colaborar con proyectos de este estilo”, recalca Spinelli. A pesar de ello, “realmente las instituciones públicas no hacen todo el esfuerzo económico que es recomendable”, señala Sergio Ortega, codirector de Photo Alicante. El proyecto recibe el nombre de Photo Alicante pero ligado a eso, cada año escogen un lema que los identifique. El año pasado el lema del festival fue “Territorios de luz”.La intención era transmitir los tratamientos de luz en la fotografía, la incursión en ella de una manera más espiritual. Este año, el evento se ha bautizado bajo el nombre de “Art Revolution”. El tema “pretende mostrar un poco ese impacto que ha producido la fotografía en el arte contemporáneo y el lugar que se ha ganado en los últimos años en las sociedades artísticas”, apunta Spinelli.

Entidades como la Fundación Banco Sabadell se ha sensibilizado y, han proporcionado al proyecto parte de la financiación y salas donde hacer las exposiciones. “Desde un principio nos dijeron que el proyecto les interesaba y nos abrieron el espacio donde nos patrocinamos sin ningún tipo de complicación. Es más, todavía seguimos tratando con ellos”, señala Spinelli.

Lo cierto es que la fotografía en todos sus conceptos y formas inunda Alicante y llena de esperanza los centros culturales, pero un dilema que se le podría plantear a la ciudad es, si la creación de un evento de este calibre es signo de una gran vitalidad cultural o de una gran necesidad de cultura.

“A mi parecer la ciudad carece de interés por la cultura. Queda mucho por educar a nivel cultural ya que hablamos de una ciudad nada referente en este ámbito en España. Y no hablemos ya a nivel internacional”, afirma Spinelli.

La ciudad lleva al rededor de veinte años bajo el poder de un mismo gobierno que ha dedicado más tiempo y dinero en asuntos que, en absoluto concernían a la ciudad. Evidentemente todas esas acciones tienen sus consecuencias, y hoy empiezan a reflejarse. “Lo que yo veo a nivel cultural son castas, al mas puro estilo de los indios”, confiesa Valiente Verde, “encontramos una cultura de provincias muy grande donde en vez de ayudarse, se pisan unos a otros”.

La cultura política

DSC_0186

Exposición Mercedes Fittipaldi/A. Fischer

Con los últimos cambios en el gobierno y las nuevas iniciativas culturales, parece que se haga posible respirar aire limpio en la ciudad. “Con un nuevo gobierno, una nueva propuesta, creo que con una apertura, podríamos decir mental, y con un concejal joven, que habla en términos contemporáneos, la posibilidad de crecer culturalmente es viable”, enfatiza el director Argentino. “La organización y gestión de todas las actividades ciudadanas que beneficien el incremento y la calidad de la oferta cultural bienvenida sea”, señala Fittipaldi.

Los bienes culturales, al no ser productos de primera necesidad, resultan más sensibles a los cambios de precio. La reforma aplicada en septiembre de 2012, la subida del IVA del 8% al 21%, se cargó el principal atractivo que tenía la cultura para la población. “Si un gobierno municipal destina al año 1.000€ a una biblioteca pública para comprar libros, dime tú cómo podemos hacer para mejorar la cultura”, apunta Valiente Verde. La principal consecuencia es que este impuesto reduce el consumo de productos y actividades culturales, ya que afecta directamente al bolsillo de los ciudadanos. Natalia Molinos, gestora cultural, en el último análisis que ha realizado sobre el estado de la cultura  cree que un adelanto sería “escuchar a la gente de la calle, recoger los diferentes gustos y además, que las asociaciones culturales enseñen y aporten”.

Aún así, echarle la culpa al declive de la cultura únicamente al factor económico sería hablar demasiado. Todavía queda mucho por educar a la sociedad culturalmente. Demostrar que un bonito cuadro del IKEA no es arte y que por asistir a una obra de teatro no te vuelves un intelectual, no es tarea fácil. Hay que educar a la población alicantina y conseguir que la cultura esté a cada paso que se de en la ciudad, demostrar que verdaderamente hay una conciencia cultural importante, y conseguir fomentarla día a día.

Galería fotográfica

Audios de entrevistas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *