Alicante corre por tercera vez contra el cáncer de páncreas

Cuando escuchamos la palabra “cáncer” se nos revuelve el estómago, nadie quiere escucharla como si de un vocablo tabú se tratase. Los médicos y los investigadores son únicamente los que pueden curar esta horrible enfermedad, pero todos podemos colaborar y aportar nuestro granito de arena de manera indirecta haciendo una donación a las múltiples asociaciones que apoyan la cura de este diablo de nuestra sociedad. Una de las formas que tenemos para ayudar en esta causa es apuntarnos a la Carrera Contra el Cáncer de Páncreas en Alicante, que se realiza simultáneamente con Las Rozas y Roma, organizada por la Asociación Cáncer de Páncreas (ACANPAN) junto a la Asociación Española de Pancreatología (AESPANC). El objetivo es conseguir donaciones para la “2º Beca Carmen Delgado/Miguel Pérez-Mateo contra el cáncer de páncreas”

El dinero recaudado va íntegramente para la Beca Carmen Delgado/Miguel Pérez-Mateo contra el cáncer de páncreas,  concedida por las asociaciones ACANPAN Y AESPANC

Alicante, 20 de noviembre, 10:30 h, Rambla Méndez Núñez, la ciudad se tiñe de morado, color que representa la lucha contra el cáncer de páncreas. Siete kilómetros forman el circuito que comienza y termina en el mismo punto, el Portal de Elche. El centro de la ciudad está cortado por la policía y tomada por participantes, periodistas, fotógrafos, voluntarios, transeúntes; y familiares y amigos que van a apoyar a los corredores. La ilusión y ese espíritu de ayuda que tanto caracteriza a los españoles toma la ciudad. No es una carrera más, es una carrera especial, por todos los que están sufriendo; no hay nervios, solo sonrisas; los participantes saben que es por una buena causa y están muy orgullosos de lo que están haciendo, solo hay que verles las caras. No hay ninguna restricción para participar, desde papás a hijos todos quieren ser partícipes de esta buena obra.

Los participantes de la carrera contra el cáncer de páncreas antes de salir /Alejandro Hernández

Diego Pérez, alicantino, 33 años, pelo negro, gran envergadura, ex corredor de maratones por el territorio nacional, incluso participó en uno en Munich, lleva una rodillera que protege su rodilla maltrecha por el paso de las carreras, de los años, de los kilómetros. No duda en participar en este evento, no está al 100% pero aquí no busca batir ninguna marca, lo hace por ayudar. Hace un año que se ha retirado de las maratones, ya no tiene patrocinadores, ni ganas de seguir viajando en busca de nuevos retos. Ha decidido retirarse, pero no duda en volver a correr todas las carreras solidarias que pueda. Reconoce que echa de menos el “running” y que esta es una forma bonita de seguir ligado al deporte pero de una manera más “light”, pero más bonita, ya que con esto “podemos ayudar a las personas afectadas por esta dura enfermedad”, afirma el corredor alicantino,

Una de las personas que hace posible este evento solidario es Cristina Sendin, presidenta de ACANPAN, que me cuenta que en España 6.500 personas son diagnosticadas cada año de esta enfermedad a la que sobreviven tan solo el 3% de los pacientes, y que en 2020, será la segunda causa de muerte por cáncer. Además denuncia que a pesar de estas impactantes cifras solo el 1% de las becas oficiales se dedican a investigar esta dolencia, debido a que desde el Gobierno le han dicho que este es un “cáncer menor”. Tras Alicante, Madrid y Roma buscan expandir esta carrera ya que “cuantas más ciudades seamos, más ruido haremos, más conseguiremos concienciar y más fondos para la investigación conseguiremos”, afirma la organizadora.

En España 6.500 personas son diagnosticadas cada año de esta enfermedad a la que sobreviven tan solo el 3% de los pacientes

run4pancreas

Estudiantes de fisioterapia de la UMH atendiendo a los corredores /Alejandro Hernández

En plena Explanada de España, estudiantes del Grado de Fisioterapia de la Universidad Miguel Hernández montan una clínica gratuita donde ponen sus manos para que todos los participantes con problemas físicos puedan acabar lo mejor posible esta carrera. Joan Rey, un joven imberbe que viste con la camiseta de su universidad, es uno de los voluntarios que llega desde la UMH con toda la ilusión del mundo. Se le ofreció participar y no dudó. Me cuenta que aunque no es recompensado económicamente sí que lo es de una manera ética. Uno de los motivos por los que este joven ha entrado en la carrera de fisioterapia es para poder ayudar a la gente y me hace hincapié en que no se puede dejar pasar esta oportunidad. Es más fácil estar sentado en casa tuiteando sobre esta carrera, pero él prefiere ponerse manos a la obra y dar apoyo en la clínica improvisada como si de un hospital de guerra se tratase.

Con unos 21ºC de temperatura, un sol que salía y se escondía como un niño travieso, se escuchaban las pisadas y las voces de todos aquellos participantes que convirtieron a Alicante en una ciudad solidaria. El Alcalde de Alicante Gabriel Echávarri, la Concejala de Deportes, Turismo y Playas, Eva Montesinos y el Presidente de la Asociación Española de Pancreatología, Enrique de Madaria, esperaban en la meta para recibir a los protagonistas del día.

Al terminar la carrera, con el hambre y la sed pidiendo que alguien le haga caso, en la entrada del Postiguet se ha montado una cantina, que ofrece un almuerzo solidario, donde unos altavoces marca Bheringer Eurolive ponen el broche de oro a esta carrera dominical a ritmo de pachangeo. Ojalá esta carrera sirva de ayuda y algún día la palabra “cáncer” haga referencia solo a un símbolo del zodiaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *