Alicante, tierra de rallyes

Olor a neumático quemado, vibraciones en el asfalto, rugidos de motor, chispas que iluminan los tubos de escape, el público ardiente por vivir la sensación de adrenalina y pilotos y copilotos que desean darlo todo en cada tramo. Acostumbrados a verles siempre en la trastienda, entre bambalinas, en un trabajo que apenas se ve pero que de ellos depende la viabilidad y buen desarrollo de un rallye, Vicente Cabanes y su equipo de la asociación de Interclubs de Alicante, han hecho posible que este año vuelva a la provincia el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Tras un lustro de ausencia, las carreteras alicantinas volvieron a ser tierra de rallyes.

Los aficionados esperan la bajada de uno de los pilotos.

Los aficionados esperan la bajada a una curva cerrada de uno de los pilotos/ Alba M. García

El esfuerzo invertido en este evento se vio recompensado con la presencia de miles de aficionados en las cunetas, y venidos desde toda España para disfrutar de un espectáculo automovilístico de primer nivel.

“Se ha calculado que unas 50000 personas comieron, se hospedaron, echaron gasolina… durante el fin de semana del rallye”, asegura Alex Abadía, jefe del equipo AMS Racing.

El shakedown se celebró en un tramo ancho, con buen asfalto, de trazado selectivo y con curvas espectaculares a mitad de recorrido, donde los pilotos inscritos pudieron poner a punto sus vehículos. Y por la tarde, los participantes hicieron parque cerrado en la Diputación de Alicante, desde donde salieron primero los regularistas. Tras los equipos del Regional partieron los del Nacional, con un gran ambiente del público presenciando la escena.

Muchos de los participantes mostraron su agrado ya que Alicante volvía al mapa del Nacional de Asfalto del que nunca debía haber salido. Entre ellos estuvo Santiago Cañizares, ex portero de Valencia CF y actual profesional del automovilismo, que quiso estar también presente en el acto para mostrar su respaldo público del evento y pidió a los aficionados “que respeten las medidas de seguridad porque los riesgos deben minimizarse”.

El 22 Rallye Campeonato Mediterráneo- La Nucía ‘Trofeo Costa Blanca’, los días 4 y 5 de Noviembre, estuvo marcado por una climatología muy adversa, con lluvias en la primera y última sección. A pesar de las lluvias, desventaja para algunos de los pilotos, otros de ellos lo agradecían ya que tienen la suficiente técnica para hacer frente a las carreteras mojadas, y así lo demostraron en las bajadas y curvas más complicadas de los tramos.

Horas antes de comenzar la esperada prueba, los equipos se encontraban en el parque cerrado bajo su carpa, dónde el cambio de neumáticos, rampas, gatos hidráulicos y dinamométricas eran el principal foco de atención. De esta manera, la asistencia técnica comprobaba que el coche no sufría ninguna avería para iniciar su ruta.

El piloto Emilio Segura y su mecánico ultimando detalles.

El piloto Emilio Segura y su mecánico ultimando detalles en su coche para el inicio de la carrera/ Alba M. García

El campeonato contó con un total de más de un centenar de inscritos, cifra muy destacada y beneficiaria para que se vuelva a celebrar el Campeonato de Rallyes de Asfalto en la Comunidad Valenciana durante más años.

En esta competición se incluyeron tramos selectivos y muy técnicos, en los que se puso a prueba la pericia de los pilotos y la solidez de las mecánicas. Los pilotos se encontraron con tramos especialmente complicados, como el tramo de Benilloba- Relleu, con 31,379 kilómetros, que fue la especial más larga y la que marcó mayores diferencias. Además, las dos pasadas se concentraban en la parte final de la prueba, por lo que fueron decisivas para la clasificación final de los pilotos.

Después de muchos intentos, finalmente la fortuna estuvo de lado del piloto madrileño Alberto Monarri, con la compañía del copiloto Rodrigo Sanjuán, que lograban en el rallye de la Nucía su primera victoria absoluta en una prueba de Campeonatos de España de rallyes en Asfalto.

Cristian García llevaba las de dominar una nueva cita en el Nacional, pero en el último tramo y con un buen colchón de segundos, un pinchazo y un trompo le hacían perder mucho tiempo y una victoria cantada.

“El rallye lo tuvo todo para ser un éxito, tanto calidad como cantidad de los contrincantes, pues estuvieron los mejores pilotos del momento”, asegura Borja Llorca Cerrillo, aficionado a los rallyes desde bien pequeño.

“El rallye lo tuvo todo para ser un éxito, tanto la calidad como la cantidad de los contrincantes”, asegura Borja Llorca, aficionado a los rallyes.

La afición alicantina tuvo la última palabra, pues respondieron en las cunetas con un gran número de espectadores, y la responsabilidad de éstos, que puede hacer que el retorno del automovilismo alicantino al CERA no sea sólo flor de un día.

Se debe hacer hincapié en que la provincia de Alicante contó con una gran afluencia del público. “Ha habido problemas de hospedaje en las localidades cercanas a la zona del rallye y hubo personas que tuvieron que pernoctar en Alicante. Se ha calculado que unas 50000 personas comieron, se hospedaron, echaron gasolina… durante el fin de semana del rallye”, asegura Alex Abadía, jefe del equipo AMS Racing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *