Aprendizaje activo: La España alternativa

Las nuevas pedagogías de la educación se proclaman como una alternativa al sistema educativo tradicional español, siendo la más empleada la filosofía viva

sam_0009

Cadella tiene dos aulas principales: el ‘Ambiente Aqua’ (representado en la foto) y el ‘Ambiente Ignis’ / THAIS C.

“El sistema educativo español tiene la finalidad de que los ciudadanos no piensen demasiado y obedezcan a la autoridad”. Tanto a azules como a rojos esta reivindicativa verdad cae como un jarro de agua fría, aunque quizá ese sea el objetivo de su autora, Sabrina Gambau, miembro de la Asociación para la Libre Educación (ALE), un grupo que se hace eco de la crisis de valores que viene produciéndose en España desde los últimos años.

Este ‘crac del Siglo XXI’ ha desembocado en un boom de pedagogías educativas alternativas, las cuales se encuentran registradas en Ludus, iniciativa que nació gracias a Almudena García, una programadora web freelance. Cuando la plataforma vio la luz en junio de 2013, solo registraba 40 centros, pasando a 471 en mayo de 2015 y subiendo hasta 812 proyectos en octubre de 2016, de los cuales 30 están ubicados en la provincia de Alicante.

En el ranking de Comunidades Autónomas, la Comunidad Valenciana ocupa el cuarto puesto, con 75 escuelas alternativas, superada solo por Andalucía, Cataluña y Madrid, territorios que cuentan con 97, 191 y 208 centros, respectivamente.

Este auge se debe a que “la escuela actual está en crisis y muchas familias y educadores prefieren buscar alternativas a quedarse con lo malo conocido”, desvela quien dio vida a Ludus. Pero, tal y como matiza Sabrina, “todas estas pedagogías no son nuevas, sino que se han recuperado de años atrás”. Este hecho lo secunda Iraida Martínez en su ensayo «Alternativas pedagógicas para la educación en las aulas», quien sostiene que “los movimientos de renovación pedagógica surgen en la década de los setenta para dar respuesta a las necesidades educativas y a las deficiencias del sistema educativo de la época”.

Almudena García: “La escuela actual está en crisis y muchas familias y educadores prefieren buscar alternativas a quedarse con lo malo conocido”

No son pocas las pedagogías alternativas existentes en España aunque, según la propia creadora de la web, la filosofía educativa más empleada es la educación libre, que cuenta con 324 proyectos del total de los 812 existentes en el territorio nacional. Lo que, a su vez, significa que en la provincia de Alicante se ubican 13 centros con esta orientación. Según explica Faz Vives, coordinadora y docente de la escuela de educación viva y activa Cadella de Castalla (Alicante), “esta filosofía educativa no es purista, sino que recoge lo mejor de cada casa”.

A ella le siguen la pedagogía Montessori y la Waldorf, con 106 y 87 escuelas, respectivamente, pese a que “estos últimos rechazan que se les denomine pedagogía alternativa”, puntualiza Almudena García.

new-piktochart_705_2adffa56bf56f639dca3be564a1fe04cebf0c764

Infografía que explica las distintas filosofías alternativas existentes en España y la predominancia de ellas / THAIS C.

Más allá de los exámenes

“En estos centros no hay calificaciones. Los acompañantes suelen ir hablando con las familias para comunicarles cómo van los niños, pero no existen las típicas notas”, asegura Sabrina.

¿Qué métodos utilizan, entonces? Se estarán preguntando.

La joya de estas escuelas es el empleo de la psicomotricidad, una ciencia que “busca el desarrollo global del individuo, tomando como punto de partida el cuerpo y el movimiento”, según define la web de la «Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de San Luis Potosí».

Cuerpo y movimiento son los instrumentos con los que trabaja Jorge Domínguez, experto psicomotricista y docente en Cadella, quien defiende la psicomotricidad como una herramienta que puede ayudar a frenar el fracaso escolar. “Es importante escuchar al niño –ya se exprese de manera verbal o con su cuerpo- porque el fracaso escolar es la punta del iceberg; los motivos que lo causan es lo que se debe descubrir y esto se puede averiguar en una sala de psicomotricidad, donde el niño se expresa, es escuchado y está siendo reconocido”.

Jorge Domínguez: “El fracaso escolar es la punta del iceberg; los motivos que lo causan es lo que se debe descubrir”

Aparte de potenciar el desarrollo psicomotriz de los infantes, el propio Jorge apunta que en las escuelas “se fomenta y facilita la inteligencia en la que el niño tenga interés, ya que no solo existe un tipo de inteligencia”. A lo que su compañera Faz complementa: “Aquí al niño se le deja ser; él es quien decide qué, cómo, cuándo y dónde quiere centrarse”.

Es aquí donde entra en juego el papel del profesor, ese adulto acompañante cuya tarea consiste en “explotar al máximo el tema que les interese a los niños”, aporta Rebeca Sanjuan, la segunda de los tres docentes entrevistados de Cadella.

Por su parte, Sabrina matiza que el rol del maestro es diferente en cada espacio. Y añade: “En la Waldorf y la Montessori los profesores son guías, mientras que en otros espacios se llaman acompañantes y se limitan a mantenerse un tanto al margen –sobre todo en infantil- para ejercer de intermediarios en las situaciones en las que al niño le surge una necesidad”.

El precio del boom

A estas alturas ya se lo estarán preguntando: ¿Cuánto cuesta este paraíso para niños? “Desde el momento en que los proyectos privados y autogestionados no cuentan con subvención alguna, son más caros que los centros concertados, ya que todos los gastos deben ser cubiertos por las familias”, clarifica la creadora de Ludus.

La cifra exacta la proporciona la coordinadora del centro Cadella: “La matrícula asciende a 500€ y la cuota mensual, a 275€”. Y añade que se realiza un descuento del 20% al segundo hermano y del 30%, al tercero. “Ojalá pudiéramos ser un colegio accesible para todo el mundo, que fuese gratis o en el que se pagase muy poco”, se lamenta Vives. “Pero, tanto para ser legales como para poder trabajar, debemos tener unos ingresos”.

Faz confiesa que Cadella se sustenta “gracias a las familias”, debido a que algunas de ellas forman parte de la cooperativa que aporta el capital a la escuela. Además, Vives confiesa que este “es un sistema que trabaja con materiales caros”. Algunos centros de Canarias se han visto obligadas a cerrar sus aulas de psicomotricidad por no contar con subvenciones del Gobierno, ante lo cual Jorge enfatiza que “para tener una sala de psicomotricidad se requieren materiales y sin la existencia de esa inversión inicial no se puede llevar a cabo”.

sam_0014

Jorge Domínguez y Faz Vives charlando sobre la escuela Cadella y su filosofía viva y activa / THAIS C.

El retraso español

Este boom de filosofías alternativas vive sus años dorados desde 2013 lo que se debe, según el profesional de la psicomotricidad, a “una sociedad que, poco a poco, va abriendo la mentalidad y adopta una mirada más coherente y respetuosa”.

A fecha de octubre de 2016, existen en España 97 escuelas públicas de enseñanza alternativa, de las cuales solo 2 pertenecen a la provincia de Alicante: el Colegio Público Princesa de Asturias (Elche) y el Colegio Público Virgen de Monserrate (Orihuela).

A pesar de los más de 800 proyectos, el atraso español en el ámbito educativo es evidente. “España ha ido muy lenta en lo que respecta a la aceptación social de este tipo de enseñanza y lo que aquí se ofrece de manera alternativa, en otros países se oferta desde el sistema”, subraya Vives. “Como en Finlandia, que son los pioneros”, continúa. “Estados Unidos está más desarrollado y en Alemania existe una gran facilidad para crear pequeños centros con su propio currículum”, aporta Sabrina.

“La escuela clasifica: tú serás policía, tú serás empresario… Las personas merecemos entender las cosas que aprendemos y desarrollar nuestros propios potenciales”, concluye una reivindicativa Sabrina. Parece que el deseo de millones de sabios con ganas de aprender se está empezando a cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *