“Aunque seamos un colegio concertado nos gustaría que el ayuntamiento también nos tuviese en cuenta”

José Milán- Director del colegio La Encarnación de Villena

La jornada partida de los centros escolares españoles está en crisis, aunque pensándolo bien no es muy raro, ya que todo en España se encuentra en crisis, hasta la propia España. Esta jornada partida parece ser que tiene los días contados porque tras ella llega pisando fuerte la jornada continua, aunque este término no sería del todo apropiado ya que los docentes prefieren llamarlo “modificación de la jornada escolar.” Hasta la fecha, Consellería de Educación solo había concedido la implantación de la jornada continua a ciertos colegios públicos. La novedad es que este año los centros concertados también pueden sumarse a esta nueva iniciativa. Quien conoce todo esto muy bien y de primera mano es José Milán, director y profesor del colegio concertado La Encarnación de Villena. Único centro concertado de la localidad que ha solicitado esa modificación de la jornada escolar.

jose-milan

José Milán trabajando en su despacho / Cristina Aznar

Pero empecemos por el principio, aunque suene a tópico, y ubiquémonos en espacio-tiempo. Fue el pasado mes de junio cuando el Conseller de Educación y Cultura, Vicent Marzà, publicó las bases para que cualquier centro de la Comunidad Valenciana, ya sea tanto público como concertado, pudiera adoptar una jornada continua. Los requisitos exigidos por Marzà eran los siguientes: actividades extraescolares gratuitas y siempre supervisadas por el profesorado del centro, adaptar el horario para que los alumnos puedan quedarse a comer en el comedor, y por último y muy importante, el sondeo realizado a los padres debería superar el 55% de los votos a favor del cambio.

El pasado 15 de septiembre tuvo lugar, para todos los centros escolares, una votación para que fuesen los padres de alumnos los que decidiesen, en función de sus propios intereses personales, un tipo de jornada u otra. El colegio La Encarnación de Villena ha sido el único centro concertado de toda la localidad que ha permitido ese referéndum, el resto de colegios concertados no se han pronunciado por lo que seguirán con el modelo de jornada partida. El director del centro José Milán ha explicado que ellos presentaron el plan de modificación del horario porque se observaba que en las encuestas anuales que el centro entregaba a las familias demandaban la existencia de una jornada intensiva, “esta demanda fue un aliciente para que se formase una comisión donde la junta directiva, el personal docente y la asociación de padres preparasen ese proyecto que se tenía que presentar a Consellería” añade el director. Esta demanda de los padres quedó perfectamente reflejada en los resultados de las votaciones ya que La Encarnación fue el segundo centro con el porcentaje de participación más alto, 91,3% que hace un total de 611 votos depositados, solo superado por el Centro Privado de Educación Especial Apadis que rozó el 93%. Estos resultados fueron valorados de forma muy positiva por el propio José Milán que señala que “el haber tenido una participación de más de un 90% de las familias hace ver que estas querían opinar, no se han quedado en casa esperando a que otros opinasen por ellos. Querían decidir.”

Este tipo de jornada continua puede ser un impedimento para aquellos centros que oferten el servicio de comedor, ya que el horario implantado abarca desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde, hora en la que los alumnos pueden irse a sus casas. De este hándicap es consciente José Milán: “siendo realista el número de comensales que teníamos anteriormente, de media unos 60 aunque conforme iba pasando la semana llegábamos hasta los 90, o incluso 100 comensales, ahora no va a pasar eso, es evidente que se notará un descenso.”

No mentiría si dijera que compaginar la vida laborar con la familiar siempre es una tarea pendiente de los padres, ya que la incompatibilidad de horarios entre estos y sus hijos hace que sean los abuelos, o demás miembros de la familia, los encargados de ocuparse de los niños. Es por ello por lo que los colegios ofertan actividades extraescolares gratuitas. En caso de ser un colegio público estas actividades serán sufragadas por los ayuntamientos, todo lo contrario a los centros concertados ya que es el APA el encargado de hacer frente económicamente a dichas actividades. Decisión que no comparte el director: “nosotros no nos podemos beneficiar de esa gratuidad, aunque seamos un colegio concertado nos gustaría también que el ayuntamiento nos tuviese en cuenta, pero a día de hoy no es así.” recalca José.

La duda que más atormenta a los propios padres de los alumnos es si esta modificación del horario va a suponer una mejora o un empeoramiento en la educación de los niños. José Milán lo tiene muy claro, él recalca que sin duda alguna la jornada continua beneficia a la educación ya que por las mañanas es cuando se produce un mayor rendimiento, además “adaptar el horario para que luego por la tarde el alumno decida, dentro de su organización personal, cuando quiere realizar sus actividades escolares y extraescolares, tener más tiempo para estar con la familia y de disfrute personal creo que va a beneficiar, por eso se ha apostado.” Está claro que todo esto no ha hecho más que empezar, por tanto, el único que tiene la respuesta es el más sabio de todos, el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *