Barreras a las personas invidentes a pesar de la ley

Cuando una persona nace o al cabo de los años se vuelve ciega hace que su vida se encuentre con dificultades. No tiene visión, una de las cosas más importantes para una persona. Está la opción del bastón, pero también la del perro guía, una alternativa cada vez más utilizada, de 72.091 personas invidentes en España tienen perro 1.058
personas, es decir, el 1,45%
. La Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG) entrega 100 canes cada año. Con esta ayuda ya no se chocan pero se siguen encontrando con problemas, la dificultad de acceder a ciertos lugares por llevar perro a pesar de tener una legislación que les ampara.

José Antonio Mira es ciego de nacimiento y decidió adoptar un perro hace 10 años. Él se apuntó en una lista, le hicieron un test psicológico para ver si era apto de tener un perro o no y tras pasar todas las pruebas tuvo que irse a Rochester (Estados Unidos) un mes para adaptarse al perro. Tras ese mes de prueba la perra de raza labrador llamada Jenny y Mira vinieron juntos a España y desde entonces no se han separado. Adora a su perra y asegura que es una joya y que la quiere mucho por cómo es y porque como bien él mismo dice: “Son mis ojos”.

En muchas ocasiones los usuarios de los perros guía se encuentran con problemas a la hora de acceder a un restaurante o a cualquier sitio de ámbito público. El ilicitano José Antonio Mira afirma que hay una legislación que les ampara y Gabriela Navarro, abogada ilicitana, lo corrobora alegando lo siguiente: “Desde el 10 de abril de 2003 rige la normativa en la Comunidad Valenciana para los animales que ayudan a personas con discapacidad”, también asegura que los valencianos fueron los primeros en promulgar esta ley y que muchas autonomías la toman de referencia.

Como bien ha adelantado la abogada Navarro, en cada Comunidad Autónoma, se dicta una ley en la que puede haber diferencias en los derechos de los perros guía, por lo que la justicia depende de donde vivan. Pero a través de la web de la Fundación de la ONCE del Perro Guía se afirma que la ley de acceso tiene un contenido común en todas las Comunidades Autónomas: “El derecho del usuario de perro guía de acceder, permanecer y deambular en compañía del mismo en cualquier espacio, lugar, establecimiento o transporte público o de uso público, con independencia de su titularidad pública o privada.”

Aquel que no le permita el paso a una persona invidente deberá cumplir una multa entre 300 y 1.00 euros

Todos aquellos usuarios que intenten acceder a un lugar y no le dejen entrar puede n denunciar. Aquel que no le ha permitido el paso deberá cumplir una multa entre 300 y 1.000 euros, así lo dice la ley, y también José Antonio Mira, quien se sabe de memoria sus derechos. Además añade que a pesar de tener una legislación que les protege “es muy violento estar constantemente con la ley en la mano”, a pesar de que la FOPG lo recomiende desde su página web.

El ilicitano Mira asegura que él mismo también tiene deberes como dueño de este tipo de canes. “Yo llevo una carpetita donde tengo todos los papeles de los perros, el carné, el pasaporte, los certificados del veterinario y el seguro”, asegura la persona invidente. Además la abogada Gabriela Navarro corrobora como experta en el ámbito jurídico lo que declaraba el usuario del perro guía: “Igual que los ciudadanos tienen que respetar y dejar acceder a los perros guía a los lugares, los dueños de estos perros también tienen obligaciones”.

Camino de Santiago por los derechos

Personas invidentes hacen el Camino de Santiago con sus perros guía / cedida por Funphoto&Sesation

Personas invidentes hacen el Camino de Santiago con sus perros guía / cedida por Funphoto&Sesatio

 

El usuario del perro guía, José Antonio Mira, fue el organizador del Camino de Santiago para ciegos el pasado mes de agosto. Este evento se realizó como reivindicación de los derechos que poseen y así dar a conocer la ley que les ampara, además el responsable de la peregrinación manifiesta lo siguiente: “Quisimos dar a conocer la figura del perro guía porque hay mucha falta de información”. Asimismo, orgulloso y feliz dice que se le ha dado mucho “bombo” a la peregrinación del Camino de Santiago gracias a los medios de comunicación, ya que ha llegado a salir hasta en TVE. Igualmente, gracias a la televisión, internet, etc, los derechos se han dado a conocer.

La organización del viaje tuvo problemas. “No nos dejaron subir en avión con más de cuatro perros guía”, lamenta Mira y por eso tuvieron que ir a Galicia en autobús. Los peregrinos se alojaron en hoteles durante todas las etapas que realizaron. El responsable del evento declara que el año pasado unos compañeros suyos intentaron hacer el Camino pero no les dejaron entrar a los albergues por llevar perros. A pesar de tener los hoteles y los restaurantes concretados los usuarios siempre iban con cuidado por si les decían algo al respecto de los perros y el propio Mira les recordaba a sus compañeros que cepillaran a los perros.

El ilicitano además de ser el organizador del Camino de Santiago es uno de los presidentes de la Asociación de Usuarios de Perros Guía de la Comunidad Valenciana. Cuando se le pregunta cómo y por qué decidió empezar este proyecto cuenta lo siguiente: “En el 2012 nos juntamos un grupo de cuatro o cinco amigos y estuvimos hablando de los problemas que teníamos cada uno por llevar perro y a raíz de ahí creamos la Asociación”. De ser cuatro socios han pasado a ser 50 actualmente. En cuanto a números, también cabe destacar que hay 90 personas invidentes en la Comunidad Valenciana, por lo que en la asociación está más del 50% de ellos, corrobora el presidente de dicha asociación. Muchos se han inscrito para tener un respaldo en caso de que les pase algo, tener gente en común a ellos y también para asistir a convivencias e incluso reivindicaciones.

Adiestramiento y educación

Desde la Asociación de Perros Terapéuticos de Alicante aseguran que negarle el paso a un perro guía es “como si le prohibiesen a un chico que va en silla de ruedas ir en silla de ruedas. Es ilegal”. Además, como entrenadores también asesoran a los dueños acerca de los derechos: “Los ciegos saben perfectamente los problemas que pueden tener, pero siempre se los explicamos”, asegura Ángel Garrido uno de los educadores de este centro alicantino.

“Los instructores de los cursos nos dicen que no dejemos de coger el bastón, aunque no les hacemos caso, ya que cuando tengo que dejar al perro en la peluquería y cojo el bastón me choco con todo”, cuenta mediante risas el organizador del Camino de Santiago.

Adiestramiento de un perro guía / cedida por Bocalan

Adiestramiento de un perro guía / cedida por Bocalan

Bocalan es otro centro de adiestramiento que se sitúa en Madrid. Olivia De Matteis es una de las responsables de la escuela madrileña y afirma que educan a los perros para que puedan entrar sin problemas a los sitios públicos. “Les entrenamos para que no se note que estén en restaurante porque no están comiendo comida del suelo, se meten debajo de la mesa y se quedan quietos, no tiran de la correa. Se trata de que el perro esté con el usuario sin molestar al resto de personas”, añade De Matteis. La responsable de formación afirma que un adiestramiento como este depende del perro y de los entrenadores pero “en general la instrucción suele durar entre tres y cuatro meses”. “Preparamos al perro en función de las tareas que vayan a desempeñar en el futuro”, comenta desde Bocalan.

Rosa es una de las integrantes de PACMA Alicante, el partido político animalista, y reconoce que es difícil que entre un perro a un restaurante ya que es un lugar privado y también influye el tema de la higiene y el contacto con la comida, pero “un perro guía es diferente ya que está educado de manera que no molesta y además es parte de la vida de la persona invidente”. La miembro animalista propone una alternativa a los perros guía para que, según ella “el perro esté libre y el ciego no tenga problemas en los accesos” esta solución es un perro robot, “saldría más económico y en Francia está empezando a funcionar bien”.

Los adiestradores preparan al perro guía para que esté con el usuario sin molestar al resto de personas

La vida de un perro guía sufre varias etapas. A los dos meses de nacer se le entrega a una familia de acogida con quien aprenderá a relacionarse tanto con la gente como con el entorno. Además empezará a subir al transporte público para que se vaya acostumbrando a la vida que llevará en un futuro.

Cuando el perrito cumple un año aquellos que han estado cuidándole y le han dado casa se lo devuelven a la Fundación Once del Perro Guía donde le adiestrarán y le enseñarán el trabajo que tendrá que desempeñar cuando acompañe a un ciego. Como bien ha dicho Olivia De Matteis, la responsable de la formación de los perros en Bocalan, el aprendizaje suele durar unos tres o cuatro meses.

Tras el adiestramiento el perro es entregado a un ciego, con quien vivirá y le ayudará en su día a día durante 10 años, ya que después se jubila como todo trabajador, El usuario del perro guía, Mira, reivindica que también tienen derecho a “ser mascotas sin más y no exigirles más trabajo”. El can jubilado puede tener tres nuevas vidas: se lo puede quedar su dueño mientras que viviría con otro perro que ahora sería el nuevo acompañante; lo adopta una familia o se lleva a la Fundación Once del Perro Guía.perro-guia-vida

Un 1,45% de personas invidentes luchan por sus derechos. “Cada vez hay más barreras arquitectónicas y el perro ayuda a rodearlas y seguir recto, cosa que con el bastón es difícil”, confiesa Jose Antonio Mira. “En las asociaciones nos juntamos para dar la vara”, concluye el ilicitano Mira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *