Cada perro tiene su día

Para unos puede ser un compañero, un amigo, o incluso un hijo: “Yo soy su mamá”, explican algunas personas para hablar de su mascota. Otros, como los veterinarios, hablan de que las personas son sus propietarios. Unos se pasan y otros no llegan. No se trata de aparecer en casa de nuestros padres con nuestra pareja y decir: “Mamá, papá, os queríamos contar algo: vamos a tener un perrito”. Demasiado. Tampoco consiste en tratar a las mascotas como una mera posesión. No son cosas. Respiran, viven y sienten. De igual manera, personas propietarias o con un hijo perruno, el pasado domingo 20 de noviembre, decidieron pasarlo junto a sus canes en la CaniCross de Mutxamel, organizada desde el Ayuntamiento, asociaciones y protectoras, con el objetivo de promover las actividades junto a las mascotas.

El acontecimiento reunió a más de cien personas y a sus compañeros perrunos para disfrutar de una carrera de cuatro kilómetros establecida por el Grupo Brotons, empresa organizadora de eventos en la provincia de Alicante. A partir de las nueve de la mañana, los participantes pudieron recoger los dorsales para la prueba. En esos momentos, sus amigos caninos, se les quedaban mirando mientras los corredores se pegaban los números del dorsal, pensando: “Mira, ya tienes tu chip para que te puedan localizar, como lo tengo yo”.

Realizada este domingo 20 de noviembre. La III Canicross se desarrolló en Mutxamel organizada por el Grupo Brotons. En la fotografía Edu Beltrán, Julien Ibarra y Rubén Martínez con sus mascotas.

Realizada este domingo 20 de noviembre. La III Canicross se desarrolló en Mutxamel organizada por el Grupo Brotons. En la fotografía Edu Beltrán, Julien Ibarra y Rubén Martínez con sus mascotas.

Los corredores, una vez avisados a través de megafonía de que iba a dar comienzo la carrera, se acumularon en una estrecha calle asfaltada, dando pie a que algunos perros dominantes se tiraran a morder a otros perros. Ladridos de unos y tirón de correa de otros, era imposible calmarlos a todos. Los vecinos de los alrededores seguro que dejaron de dormir a partir de los ladridos de los canes. Quizá algunos se levantaron a propósito, y salieron de sus casas para inscribirse en la carrera y hacer algo provechoso aquella mañana.

Alrededor de 150.000 mascotas son abandonadas anualmente, más de 15 perros o gatos por hora, según el informe presentado por la Fundación Affinity. 

Los organizadores del evento advertían de los principales peligros que conllevaba tal concentración de perros en un espacio tan reducido: más de cien canes en un recinto de algo más de 300 metros cuadrados. Poca correa para tanto ladrido. “Os tenemos que pedir, por favor, que les pongáis los bozales a vuestras mascotas, porque ya hemos tenido problemas, a lo largo de la mañana, con algunos perros, que han mordido a otros”, se le escuchaba a través del micro a Andrés Martínez, de Agility Gos, una de las asociaciones que han participado en el evento.

Algunas personas llevaban el bozal consigo e intentaron colocárselo a sus perros. Los canes se resistían, se escapaban de los brazos, los encerraban entre las piernas pero éstos conseguían resistirse, aunque al final siempre acababan vistiendo su particular cinturón de castidad. El bozal es un tipo de instrumento para que los perros no ladren, pero, no existe ningún tipo de bozal o resistencia para que aquellas personas que hacen daño a sus mascotas, no lo hagan. “Somos el país con mayor tasa de maltrato animal”, declaró Dani Rovira, actor y defensor de los animales, en una entrevista en septiembre. Alrededor de 150.000 mascotas son abandonadas anualmente, según el informe presentado por la Fundación Affinity, asociación en defensa de los animales. 400 son abandonados por día, y más de 15 perros o gatos por hora. Lara Llorca, edil de Medio Ambiente de Mutxamel y máxima responsable del Canicross, explica la necesidad de luchar contra el maltrato animal dadas las altas cifras de abandono: “no se puede consentir que España tenga una tasa de abandono tan alta. Debemos erradicar estas prácticas que provocan un daño, en muchos casos irreparable para nuestras mascotas”.

“No se puede consentir que España tenga una tasa de abandono tan alta. Debemos erradicar estas prácticas”, expone Lara Llorca, edil de Medio Ambiente de Mutxamel

Existen dos tipos de crueldad animal, el maltrato directo, que consta de la falta intencionada por proporcionar los cuidados básicos, la tortura, la mutilación o el asesinato de un animal, y el maltrato indirecto. La última imagen de maltrato directo la ha dejado Pascal: un perro de Turquía al que unos niños, por mero entretenimiento, se dedicaron a untarle pegamento y barro, y por unos elementos tóxicos del pegamento el cachorro quedó petrificado. Imaginárnoslo con un perro sería fácil, pero, no lo hacemos con una persona. Nos sería más complicado imaginarnos a un hombre, de mediana edad, moreno, rizado, similar a los rizos que solía lucir Pascal antes de que le convirtieran en un golem de barro, pero que no puede moverse porque le han untado de lodo y pegamento. Un hombre inmóvil. Petrificado, que no puede moverse por la broma de unos niños.

Desgraciadamente no existen aulas de “alcohólicos anónimos” para reeducar a personas que cometen tales atrocidades como la que le hicieron a Pascal

A lo largo de la mañana, se realizaron una serie de clases de obediencia para ayudar a los asistentes a controlar los comportamientos conflictivos de los canes, y demostraciones de diferentes habilidades como la agilidad y el disco que corrieron a cargo de Agility Gos, escuela de adiestramiento canino de Mutxamel. El profesor, Joaquín Martínez, dio una serie de consejos a la hora de que los perros siguieran las indicaciones de los dueños. Existen clases de corrección para las mascotas, pero desgraciadamente no existen aulas de “alcohólicos anónimos” para reeducar a personas que cometen tales atrocidades como la que le hicieron a Pascal.

Todavía queda mucho maltratador animal suelto y muchos que crecen sin que se les corrija. Son muchas las mascotas abandonadas anualmente en España, muchas las que sufren este tipo de vejaciones por parte del ser humano, todo porque mucha gente piensa que las mascotas son nuestras, somos propietarios y dueños. Yo pago, yo mando. Como dependen de nosotros, hacemos lo que queremos con ellas, sin pararnos a pensar en que siguen respirando y siguen viviendo. Si cambiáramos el punto de vista y no viéramos a la mascota como un ser inferior o un ser dependiente de nosotros, y comenzáramos a verlo como un igual y un compañero, estos actos delictivos cesarían de inmediato. Cada perro tiene su día, y cada maltratador debería tener su bozal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *