Capacidades sin límite

Elche, ciudad pionera en la Comunidad Valenciana por abrir una escuela de artes para personas deficientes

La discapacidad empieza en la mirada del otro. Porque su talento no entiende de prefijos. El teatro, la danza o la pintura están cambiando la visión que muchas personas tienen sobre los discapacitados, luchando contra las palabras que disecan a este colectivo.

Foto cedida por ARTES, Cultura y Ocio.

Programa de desarrollo artístico/ Foto cedida por ARTES, Cultura y Ocio.

 

Según el último informe publicado por la Base Estatal de Datos de Personas con Valoración del Grado de Discapacidad del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), en la Comunidad Valenciana el número de personas con discapacidad es de  283.025,  y en Alicante la cifra es de 74.583 individuos con un grado de discapacidad reconocido igual o mayor al 33%. Así queda reflejado en el artículo 4.2 del Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social.

El número de personas que padecen algún tipo de discapacidad en la provincia de Alicante es de  74.583

La primera escuela de artes para discapacitados de toda la Comunidad Valenciana se encuentra en la ciudad de Elche. ARTES, Cultura y Ocio fue inaugurada el 22 de julio de 2015, gracias a la Fundación Juan Perán de Pikolinos por la cesión de un local y la reforma y equipamiento del mismo, aunque llevan con sus talleres desde el año 2003 en centros ocupacionales. Los alumnos que acoge este centro padecen enfermedades tales como Síndrome de Down, problemas de movilidad o deficiencia intelectual.

El equipo  de trabajo está compuesto por seis monitores, más el personal ejecutivo, y juntos llevan a cabo los  diferentes proyectos. Desde la escuela imparten clases de teatro, danza, reciclaje, fotografía, escultura, pintura y dibujo. Ésta abre sus puertas todas las tardes de lunes a viernes, y los cursos tienen una duración de nueve meses con un precio de 30 euros al mes.

Estudios como el realizado por la Revista Española de Discapacidad aseguran que una de las fuentes de discriminación más extendida actualmente en España son las personas con alguna deficiencia. Por esta razón se debe fomentar el contacto y las relaciones sociales. Esta escuela ofrece clases a alumnos tanto con alguna discapacidad como sin ella, con el fin de que sus clases tengan un carácter inclusivo, y se propicien las relaciones sociales, como queda reflejado en su página.

David Palazón, profesor de danza, de teatro y  de canto, asegura que las artes escénicas mejoran la calidad de vida de los alumnos. “Sobre todo a nivel de comunicación, relación entre ellos y de ocio.  El ocio es un factor muy importante”, afirma. También piensa que los niños con alguna discapacidad al contrario de lo que la sociedad cree son más disciplinados.

La mayoría de las personas con discapacidad  que asisten por las tardes a la escuela pasa sus mañanas en centros ocupacionales. En este tipo de lugares muchos de los alumnos reciben cursos sobre cómo vivir solos para poder emanciparse y otros realizan actividades sobre orientación ocupacional con el objetivo de encontrar un trabajo.

“Las personas con discapacidad, al contrario de lo que la sociedad en muchas ocasiones piensa, son más disciplinadas y suelen aguantar mejor el ritmo de trabajo”, declara David Palazón

Ahora mismo la escuela de ARTES, Cultura y Ocio cuenta con medio centenar de alumnos, de los cuales 40 son adultos. Entre los diferentes proyectos puestos en marcha cabe resaltar uno de sus talleres de teatro, llamado Rokuro Kubi y la preparación de su último trabajo, que será presentado el 7 de noviembre en la ciudad ilicitana. Posteriormente viajaran a Francia, alumnos y algunos familiares, para representar la obra en la ciudad de Tours, los días 23 y 24 de noviembre.

Las familias con algún miembro discapacitado deben recibir oportunidades suficientes para desarrollar aquellas habilidades y competencias personales y sociales que permitan a sus hijos crecer con seguridad y autonomía. Por eso, aunque los cursos que se ofertan en esta escuela son exclusivamente para ellos, también proponen otras actividades para que los familiares se involucren y aprendan a la vez. Un ejemplo de estas actividades son las visitas a las granjas escuela o algunos talleres de baile. Aunque no debemos olvidar el papel que otras instituciones y medios realizan en la educación de las personas con discapacidad.

Mª Ángeles Jaén, directora y profesora de artes plásticas en dicha escuela, cuenta que hay que tener siempre en mente las capacidades y limitaciones que tienen sus alumnos para así poder elaborar los distintos materiales con los que trabajan las personas que asisten a la escuela.

Aula de artes plásticas/ Silvia Fajardo

Aula de artes plásticas/ Silvia Fajardo

Los padres de los alumnos se muestran optimistas ante la creación de este tipo de escuelas que fomentan la participación y socialización de sus hijos. Además, aseguran que los niños se distraen y se divierten con las clases que oferta la escuela. Jaime Sánchez, padre de dos alumnos, comenta que, desde que sus hijos asisten a clases de pintura, en casa ha mejorado la comunicación. Además, añade: “Asisten motivados y están esperando a que llegue la hora”.

Actualmente, los mayores problemas que tienen los centros culturales de este tipo son principalmente de índole económica, les cuesta conseguir financiación para los proyectos por parte de los gobiernos o de las comunidades a las que pertenecen. En el caso de esta fundación la lista de colaboradores es bastante amplia, empezando por la Generalitat Valenciana a nivel de subvenciones. El Ayuntamiento de Elche siempre se ha mostrado participativo  y ha propuesto una iniciativa de un convenio entre la entidad y el propio Ayuntamiento. Pero no solo colaboran instituciones sino que también reciben ayudas de empresas externas. Cualquier persona interesada en formar parte de la escuela puede hacerse socio pagando una cuota anual de 20 euros.

Gracias a iniciativas como esta cada vez más personas se benefician de estas técnicas de aprendizaje. El panorama es alentador, pero no es suficiente. La sociedad entera tiene que luchar por la integración de todas las personas que la forman y ayudar a su incorporación al mundo laboral, que sin duda es donde más problemas tienen. El camino a recorrer todavía es muy largo, pero cada vez está más cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *