Cocentaina rendida al rock de Badok

El pasado sabado 31 de octubre tuvo lugar en Cocentaina la actuación Badok, un grupo joven de la comarca del Comptat en el que predomina el rock alternativo, con influencias de grupos como pueden ser Foo Fighters o AC/DC. Esta actuación tuvo lugar a las cinco de la tarde y era uno de los eventos programados dentro de la Fira de Tots Sants de esta localidad, precedida por la actuación del grupo Miratge, por lo que la afluencia de personas que acudieron fue notable, alrededor de un centenar de personas se acercaron al lugar para disfrutar de la música que el grupo ofreció durante aproximadamente una hora.

14889885_10207370228995596_2585819680503320760_o

Badok antes de su concierto en Cocentaina// Foto cedida por el grupo

A pesar del retraso con el que empezó el concierto, los asistentes se volcaron con el grupo,  expectantes de conocer quiénes eran sus nuevos miembros. Muchos de sus fans desconocían que el último concierto que realizaron en septiembre del año pasado iba a ser el último de dos de sus integrantes, el cantante y el bajista. Tras más de un año de buscar a los miembros que faltaban y de ensayos para adaptar a los músicos, Badok desveló el secreto que guardaban, Saul Sellés iba a ser el encargado de marcar los ritmos con el bajo y Eric Prats se encargaría de la voz, dándole al grupo esos toques de energía que lo caracteriza. El resto del grupo seguía estando compuesto por los mismos componentes con los que empezó, quienes empezaron el proyecto hace más de cuatro años.

Saul Sellés iba a ser el encargado de marcar los ritmos con el bajo y Eric Prats se encargaría de la voz, dándole al grupo esos toques de energía que lo caracteriza

El sonido de la batería empezó a sonar para dar comienzo al concierto con la “Intro” del grupo, para dejar paso a una de las canciones clásicas que lleva con ellos desde que empezaron, Declaració de Bens. La novedad se hizo notar en toda la actuación y, por primera vez, el grupo versionó una de las canciones más famosas de la discografía de Foo Fighters. La voz del cantante fue perfecta para sumir a todos los asistentes al concierto en las melodías roqueras que caracteriza a este grupo, con un pequeño homenaje de la pieza “Pretender”. Este momento fue clave en el concierto, el grupo, que desde un primer momento se le notaba cómodo encima del escenario, empezó a transmitir su buen rollo a todas las personas que se encontraban en el recinto, quienes empezaron a bailar a ritmo de rock el resto de las canciones que tocaron, como la mítica Combat, amor i festa que lleva con ellos desde el momento en el que se crearon, u otras como “Take me out” otra de las versiones que tocaban por primera vez.

badok

Badok al inicio de su concierto en Cocentaina// I. Zamora

La actuación se desarrolló sin problemas desde un principio, con una compenetración excelente de todos los miembros del grupo. Los solos de guitarra tan característicos del grupo se compenetraban a la perfección con los sonidos enérgicos del batería, así como por la voz que tenía de refuerzo los coros que envolvían el ambiente en los silencios y los cambios de tono. La segunda guitarra y el bajo daban la continuidad necesaria para que la música no cediese en ningún momento. Las ganas del grupo por hacer bien su música era patente en todo momento, incluso cuando, por problemas técnicos, el bajista tuvo que dejar su instrumento y el grupo se vio obligado a interpretar su última pieza sin él. En este momento, el apoyo por parte del público fue máximo y el grupo respondió a sus fans de la misma forma, dándolo todo encima del escenario. Para el grupo, lo más importante es disfrutar de la música que realizan y transmitirla a todos aquellos que quieran compartirla, según nos explica Javi, batería del grupo.

Los solos de guitarra se compenetraban a la perfección con los sonidos enérgicos del batería, así como por la voz que tenía de refuerzo los coros que envolvían el ambiente en los silencios

Este concierto significó un antes y un después para este grupo que ahora ve como el trabajo realizado durante los cuatro años que llevan tocando está dando su fruto. Con la incorporación de estos nuevos miembros, el grupo ha adquirido un carácter más roquero y se aleja del típico ska que tanto se repite en la música valenciana. A pesar de ello, Badok va a seguir luchando para situarse entre los grandes de la música en catalán, siempre con la mirada puesta en el futuro y con la esperanza de volver a tocar en lugares como Valencia o Barcelona, tal y como nos explica Jorge, guitarrista solista del grupo. Todo ello con la libertad que les da el no estar sometidos a las exigencias y programas de las discográficas y las productoras, las cuales limitan en muchas ocasiones las ganas de innovar de los grupos jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *