Como aburrirse sanamente con tu hijo

La implantación del nuevo modelo de horario intensivo en los colegios públicos implica numerosos cambios en el ordenamiento social y familiar

A lo largo de la historia, la idea de cambio está estrechamente asociada al deseo de una transformación de la sociedad hacia un tipo de vida mejor, aunque ello supone determinados esfuerzos y riesgos. En este caso, el modelo de jornada continua ha establecido un nuevo horario escolar en los centros públicos. Este hecho supone una alteración no solo en la educación, ya que también conlleva grandes cambios en el contexto social. Por ello requiere adaptación y un continuo reajuste.

En la Comunidad Valenciana conviven tres tipos de horarios de salida en los colegios públicos. Un horario que produce que unos niños se marchen al mediodía, otros al finalizar el comedor escolar y los niños que se marchen por la tarde, tras realizar sus actividades extraescolares. Además, la jornada continua irrumpe en la sociedad y afecta a su contexto: los turnos de la policía local se modifican,  el horario en comercios y  cafeterías se reorganiza, el transporte escolar ajusta sus rutas, el horario de comidas y de actividades complementarias se adapta y estallan las ofertas de las academias por la tarde.

Infografía sobre el horario de la jornada continua en los colegios públicos/ (creative commons)

Infografía sobre el horario de la jornada continua en los colegios públicos/ (creative commons)

A pesar del éxito del nuevo modelo, la realidad social muestra que hay pocos trabajos que permitan a los padres tener la tarde libre para estar con sus hijos. La figura de los abuelos es hoy pieza fundamental para el buen funcionamiento y  adaptación de este modelo. Del mismo modo, los abuelos refuerzan su papel social y familiar, al aceptar un aumento de sus responsabilidades y continuar cuidando de sus nietos. Este hecho suscita opiniones diferentes y produce incertidumbre.

Ante el impacto social que produce la aprobación de la jornada intensiva, el profesor de Psicología de la UMH, Ricardo Bencomo manifiesta que cualquier cambio que se introduce en el funcionamiento de una familia es simplemente un generador de estrés. “Si las personas no tienen recursos familiares o inclusive económicos para mantener esa dinámica de funcionamiento puede perjudicarles en ese proceso de adaptación”, afirma Bencomo.

Del mismo modo, Bencomo asegura que el aumento de responsabilidad de los abuelos en el cuidado de los niños puede generar en ellos un cansancio añadido. Y considera: “Que no hayan participado los abuelos en una votación de este tipo, los deja en un segundo plano, excluidos, a pesar de que ellos van a ser los actores principales”.

“Si las personas no tienen recursos familiares para mantener esa dinámica de funcionamiento puede perjudicarles en ese proceso de adaptación”

En cuanto a la conciliación de la vida familiar, el profesor de Psicología explica que un efecto al que no se le ha prestado mucha atención es el hecho de que tengas más tiempo con tu hijo y hasta ahora no hayas estado acostumbrado a tenerlo. “La conciliación familiar no significa compartir más horas, lo importante es ofrecer a esos padres orientación de cómo aprovechar ese tiempo. Yo lo llamaría, como aburrirse sanamente con tu hijo”, añade el profesor.

El profesor de Psicología de la UMH, Ricardo Bencomo al finalizar la clase/ (Miguel Ángel Marco)

El profesor de Psicología de la UMH, Ricardo Bencomo al finalizar la clase/ (Miguel Ángel Marco)

En este caso, la información corresponde a cuatro de los protagonistas del nuevo contexto social en Callosa de Segura. Respecto al hecho de la implantación del nuevo horario, la edil de Educación del Ayuntamiento de Callosa de Segura, Ángela Pedrera afirma que el inicio es un poco vertiginoso. Hasta el momento no ha habido ningún problema especial. El único punto cuestionable consistía en flexibilizar el horario del autobús para los niños que se quedaban al comedor, y ha quedado solucionado al establecer dos turnos de recogida.

El ayuntamiento oferta una tarde de actividades extraescolares, que es la de los miércoles y se la ha denominado “Jocs populars”, juegos adaptados a los niños de ahora, pero con el uso de un vocabulario en valenciano. Los talleres son todos gratuitos y los impartimos con monitores del ayuntamiento, explica Pedrera. Así mismo, la edil destaca que el niño esta más a disposición familiar, y si los padres trabajan y no están en casa, se encuentran a disposición de los abuelos, cómplices esenciales en la educación de los nietos.

Respecto al nuevo modelo social establecido al implantarse la jornada escolar, el director del Colegio público Rafael Altamira de Callosa de Segura, Antonio Alfredo Marco afirma que los horarios son muy irracionales. “Caminamos hacia un horario más razonable, habrá más horario para compartir”, asegura Marco. En relación al estallido de ofertas académicas considera que a pesar de estar bastante implantado en la localidad, se va a incrementar el boom de las academias.

En la actualidad, la mayoría de los niños tienen una actividad familiar muy reducida.  El profesor asegura: “El nuevo horario, tal y como está planteado necesita de la ayuda de los abuelos o familiares, como se viene realizando desde hace muchos años”. Más del 50% de los abuelos cuida de sus nietos durante el curso escolar y un 70% durante las vacaciones estivales. Día a día refuerzan su papel y han ido ampliando sus responsabilidades, cuidan de los nietos para que los hijos puedan trabajar. No obstante, no han votado en estas elecciones escolares, solo lo han hecho los padres.

”Muchos padres han votado, sin al menos  haber leído este proyecto”.

En este reajuste social, los padres han sido determinantes, pues ellos han elegido el nuevo modelo de horario escolar para sus hijos. El presidente del AMPA del colegio Rafael Altamira, Juan Carlos Mora manifiesta que los padres lo ven muy bien, ya que es totalmente compatible recoger a los niños tanto a las dos como a las cinco. El  proyecto aprobado en el colegio, se publicó en la página web. ”Muchos padres han votado, sin al menos  haber leído este proyecto”, asegura Mora.

En la actualidad,  el 75% de los padres está asociado al AMPA y la asociación se encarga de las actividades extraescolares, todos los jueves de la semana. El presidente de la asociación  considera que es necesario un periodo de un mes para su adaptación definitiva. Y afirma: “El horario es beneficioso para los alumnos, que es lo primero que hemos de ver los padres”.

 Abuelos y escolares a la hora de salida del colegio en Callosa de Segura/ (Miguel Ángel Marco)

Abuelos y escolares a la hora de salida del colegio en Callosa de Segura/ (Miguel Ángel Marco)

El soporte en este nuevo ordenamiento social y familiar son los abuelos. Aquí, la alteración es muy sensible. Jubilado durante este año y abuelo de cuatro nietos, José Luis Canales manifiesta que el nuevo horario le afecta personalmente y se tiene que multiplicar. Mis nietos he de tenerlos hasta que sus padres puedan venir a recogerlos, al terminar de trabajar. Además, el abuelo asegura: “Yo ni duermo siesta, ni puedo leer un poco o realizar alguna actividad, pues me tengo que dedicar exclusivamente a ellos”.

Como actor secundario en esta obra asume su papel, y admite los cambios que le han introducido en su vida. ”Considero que es un poco abusivo, pues los profesores son los primeros beneficiados y a los abuelos ni nos han pedido opinión, se han limitado a convencer  a los padres”, asegura Canales.

Miguel Ángel Marco Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *