“Cualquier persona con un mínimo de sensibilidad sabe que los animales sufren en los circos”

Aitziber Elajaga Vargas | Secretaria de la asociación canina ASCAN Elda (Audio)

Aitziber Elejaga / Imagen de archivo

Aitziber Elejaga / Imagen de archivo

Aitziber Elajaga (Bilbao, 1979) ha sentido siempre pasión por los animales. Tanto es así, que desde el pasado mes de abril, compagina su trabajo como profesora con ASCAN Elda, la primera asociación canina de la ciudad y de la que es secretaria. Una de las cuestiones en las que ha estado más involucrada en los últimos meses es la prohibición de los circos con animales salvajes en Elda, cosa que parece cada vez más cercana después de que la propuesta fuera aprobada en el último pleno.

Pregunta: ¿Cómo surgió ASCAN Elda y qué tipo de actividades realizan los voluntarios?

Respuesta: Surgió a partir del grupo de adiestramiento Jovcan. Nos juntamos un grupo de personas con las mismas inquietudes y vimos que hacía falta cubrir una serie de necesidades en Elda. En otras poblaciones ya se estaban empezando a crear asociaciones como esta y pensamos: ¿Por qué no aquí?

En cuanto a los voluntarios, los hay de diferentes tipos: para el albergue, para los eventos que realizamos, para casas de acogida… Lo único que solicitamos para colaborar es que la gente esté asociada, más que nada para cubrir problemas que puedan surgir a nivel de seguridad. Nuestro afán no es captar socios por captarlos; queremos que la gente esté a gusto con nosotros y por eso nos gusta explicar este tipo de cosas para que todos sepan adónde va su dinero.

P.- ¿Está contenta por la prohibición de circos con animales salvajes en la ciudad?

R.- Sí, por supuesto. De hecho, en mayo presentamos a la Concejalía de Medio Ambiente la petición de que Elda fuese declarada ciudad libre de circos con animales, así como un registro oficial en el Ayuntamiento para que llevasen la petición al siguiente pleno. Nuestra idea era que esta se presentara en el pleno de julio, pero se ve que no les dio tiempo. Por suerte, ante nuestra petición y otras que les habrán llegado desde otros puntos, parece que al final se han decidido.

Cada vez hay más poblaciones que se están sumando a ser declaradas libres de circos con animales y eso es una gran noticia. Basta con ver imágenes en Internet o acercarse a uno para ver las condiciones en las que están los animales. Si tenemos un poco de sensibilidad, nos podemos dar cuenta de que ahí se está produciendo un maltrato. Los animales salvajes tienen que vivir en su hábitat y una jaula, haciendo miles de kilómetros, no es el hábitat de ningún animal de estas características.

P.- Sin embargo, hasta que no se apruebe la modificación de la ordenanza, los circos podrán seguir ofreciendo sus espectáculos en Elda. De hecho, esta misma semana se ha instalado uno.

R.- Sí, por desgracia en ese sentido vamos con retraso. Nos hubiera gustado que la prohibición se produjera de forma inmediata, pero la ley está como está y tenemos que ceñirnos a ella y respetarla. Por lo visto el permiso se solicitó hace meses y la ordenanza municipal lo contempla, de modo que este año, por decirlo vulgarmente, nos tendremos que “comer” otra vez el circo. Eso no quita que vamos a seguir luchando para que el año que viene por estas fechas no puedan estar aquí.

P.- Y cuando finalmente se lleve a cabo la medida, ¿qué pasará con estos animales?

R.- Existe un gran debate en torno a este tema. Normalmente estos animales, si tienen suerte, son cedidos a centros de recuperación de especies. En nuestra comunidad tenemos algunos ejemplos como el Arca de Noé en Alicante o Primadomus en Villena. Si no la tienen, pueden ser abandonados e incluso sacrificados.

P.- ¿Cree que la gente, en general, está concienciada sobre los derechos de los animales o todavía queda mucho por hacer?

R.- Poco a poco la gente se va concienciando, pero queda mucho por hacer. Por ejemplo, fue curioso y a la vez paradójico cuando fui personalmente a entregar la petición. Por circunstancias, tuve que volver a la mesa donde la chica la recogió y me preguntó el porqué, cosa que me sorprendió mucho. La realidad es la que es y un animal salvaje tiene que estar en un hábitat salvaje. El año pasado tuvimos que ver elefantes dando vueltas sobre sí mismos en un terreno minúsculo donde no podían moverse. Cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad, aunque no le gusten los animales, reconoce y se da cuenta de que estas condiciones no son adecuadas para los animales salvajes. Podemos hablar también de zoológicos y centros de este tipo en los que se priva a los animales de esta libertad que tienen que gozar.

P.- ¿Es optimista de cara al futuro? ¿Cree que llegará el día en que este tipo de espectáculos sean erradicados por completo?

R.- La esperanza es lo último que se pierde. Yo trabajo en el mundo docente y creo que hay que empezar educando a las generaciones del futuro. Si consiguiéramos hacer ver a las personas adultas las barbaridades que se cometen, sería estupendo, pero creo que la clave es trabajar en la educación y concienciación de los más pequeños para que las generaciones futuras se den cuenta de que los animales sufren. En ese sentido, una imagen vale más que mil palabras y no hay más que ver en Internet cómo los animales son torturados, no solo por las condiciones en las que viven día a día, sino cuando son adiestrados. Hay vídeos y fotografías que hablan por sí solas y cualquier persona con un poco de coherencia se puede dar cuenta de ello.

No estamos hablando de animales domésticos, ya que estos están acostumbrados a convivir con el ser humano y disfrutan trabajando. Pero no podemos comparar eso con un oso o un elefante; estos están acostumbrados a vivir en su propio hábitat y tienen que pasar verdaderos calvarios para llegar a hacer algunas cosas. No consigo entender cómo hay personas incapaces de ver esto. También hay que decir que, cuando acudimos a circos con animales con la ilusión de enseñárselos a nuestros hijos, en cierto modo estamos apoyando estas prácticas. Si nadie acudiera a los circos, estos tendrían que reinventarse, como se reinventa la gente que por desgracia se queda en el paro y tiene que buscarse la vida para encontrar otro trabajo. En cualquier caso, los circos no son la mejor forma de enseñar los animales a los niños.

P.- Puede que no en los circos, pero seguramente seguiremos viendo animales en otro tipo de espectáculos como las cabalgatas o las fiestas de Moros y Cristianos. ¿Qué opina de este doble rasero?

R.- Es cierto que los caballos están sometidos a un estrés y sufren debido a la aglomeración de gente y demás, pero creo que no es comparable a los circos. Los animalistas más radicales también quieren erradicar todo este tipo de prácticas, pero habría que valorar las condiciones. En este momento, si me preguntas si habría que erradicar primero los circos o los caballos en los Moros y Cristianos, te diría que lo primero. Lo otro no es que no me preocupe, pero creo que el sufrimiento del animal no es comparable en un caso y en otro. El dueño del caballo, probablemente lo soltará cuando llegue a su campo y podrá correr, cosa que un elefante en un circo no puede hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *