Cuando el amor esconde la violencia

“El amor es el baluarte de la opresión de las mujeres en la actualidad”, defendió Shulamith Firestone, una de las figuras más importantes del feminismo canadiense, en 1976. Cuarenta años después, el amor continúa siendo el lugar donde se origina el resultado más grave de la relación de desigualdad entre hombres y mujeres: la Violencia de Género.

II Jornadas Municipales contra la Violencia de Género / Luisa Bernal

II Jornadas Municipales contra la Violencia de Género / Luisa Bernal

El pasado viernes 18 de noviembre, la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Elche organizó las II Jornadas Municipales contra la Violencia de Género de Elche, que tuvieron lugar en el Centro Cultural de las Clarisas. En esta segunda edición, el objetivo de la Casa de la Dona era arrojar un poco de luz sobre la violencia machista entre adolescentes.

La primera de las ponentes fue Carmen Ruiz Repullo, doctora en Sociología, que presentó su investigación ‘Voces tras los datos’, un estudio que va más allá del análisis cuantitativo de la violencia machista entre los jóvenes y que se adentra en el trasfondo de esta problemática desde una mirada cualitativa. Marisa Bartolomé, jefa del Negociado de Juventud y Cooperación de la Casa de la Dona, manifiesta que la intervención de Ruiz Repullo fue crucial para el desarrollo de las jornadas pues introdujo las claves de la violencia machista en la adolescencia.

El 21% de las mujeres menores de 25 años que han tenido pareja han sido víctimas de violencia de género, según la Macroencuesta española de Violencia Contra la Mujer de 2015

Cuando apenas había comenzado su intervención, la experta sorprendió con un dato estremecedor: el 21% de las mujeres menores de 25 años que han tenido pareja han sido víctimas de violencia de género, frente al 9% de las mujeres en general, según la Macroencuesta española de Violencia Contra la Mujer de 2015. La pregunta que surge es obvia: ¿Qué motiva que en las generaciones jóvenes, nacidas en una sociedad con igualdad de derechos, se den tantos casos de la violencia de género?

La socióloga mantiene que, para entender esta problemática, el primer paso es analizar la etapa evolutiva en la que se encuentran. La adolescencia es un periodo marcado por factores como la educación, la vulnerabilidad propia de esta etapa, el surgimiento de los primeros amores, la presión del entorno e incluso la influencia de los medios de comunicación.

Es evidente el gran poder que ejerce la comunicación como agente socializador y, por este motivo, es necesario reflexionar sobre los valores que se transmiten a las nuevas generaciones. Lorena Escandell, periodista social y activista feminista, asegura que todos los medios de comunicación tienen un sesgo sexista y que continúan reproduciendo un modelo social patriarcal. “La comunicación, desde la prensa hasta las series de ficción, transmite valores machistas que los jóvenes asimilan e integran como parte de su identidad personal y su forma de ver el mundo”, manifiesta Escandell.

Buen ejemplo de esta influencia negativa es el resultado modelo de atracción masculina de las adolescentes del estudio de Ruiz Repullo. Durante la charla, la experta preguntó al público: “¿Cuál creéis que es el famoso que más triunfa entre las chicas?”. No había lugar para dudas: Mario Casas.

El actor, conocido por sus actuaciones en producciones adolescentes como la serie “El Barco” o la película “A tres metros sobre el cielo”, representa en sus papeles al típico joven seductor, gracioso y atrevido. Pero en sus personajes también podemos encontrar un perfil de un hombre machista, con problemas de agresividad y que no acepta un ‘no’ por respuesta.

De esta manera, la comunicación es capaz de convertir a un hombre violento y controlador en el chico perfecto para las adolescentes y en el referente del éxito para los chicos.

Más allá de esto, lo más grave de esta influencia recae en la reproducción de ideal del amor romántico. Ruiz Repullo explica que la construcción social del amor, ya desde finales del siglo XVIII, se fundamenta en una serie de “mitos”. Los jóvenes tienden a asimilar ciertas creencias culturales como que existe una “media naranja”, que quien te quiere te puede hacer sufrir, que los celos y el control son una señal de amor o que “el amor lo cambia todo” y es “para siempre”.

La violencia de género se normaliza y legitima en los medios de comunicación

Este modelo de amor-sufrimiento es el que más triunfa en medios de comunicación como la televisión, especialmente en las series orientadas a un público adolescente. En nuestra memoria queda el recuerdo de ficciones tan polémicas como ‘Física o Química,’ en la que dos de sus protagonistas mantienen una relación tóxica en la que el joven humilla y maltrata psicológicamente a su pareja. De esta forma, la violencia de género se normaliza y legitima en los medios de comunicación.

Las primeras señales de violencia de género están camufladas bajo la falsa idea del amor

El desarrollo de la violencia de género en la adolescencia es como una escalera en la que, conforme se suben los peldaños, el maltrato se hace más grave y evidente, según señala Ruiz Repullo. Sin embargo, el mayor problema se da cuando los adolescentes no reconocen las primeras conductas de violencia, pues están camufladas bajo la falsa idea del amor; el mismo que se fomenta desde los medios de comunicación. Así, los jóvenes entran en la espiral de la violencia de género sin ser conscientes de ello.

Ruiz Repullo insistió en la gravedad de la normalización de la violencia de género entre los jóvenes.  Por este motivo, recalca la gran importancia de la prevención a través de la educación. “Tenemos que cambiar esa concepción perversa que tienen los adolescentes sobre el amor. Debemos enseñarles a cambiar de ese ‘sin ti, yo no’ al ‘sin ti, soy yo'”, sentenció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *