“Decidimos dar este servicio a las familias que cumplían los requisitos, pero se quedaban fuera de los comedores escolares”

Isabel Pastor Soler/ Concejala de Servicios Sociales de Aspe/(audio)

Isabel Pastor, concejala de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Aspe/ archivo prestado

Isabel Pastor, concejala de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Aspe/ archivo prestado

La situación de precariedad por la que está pasando la mayor parte del país, también ha llegado a los pequeños pueblos como Aspe. De los 20.2oo habitantes, 2.800 se encuentran en paro. Por esto, la concejalía de Servicios Sociales de Aspe ha aprobado la licitación del servicio de comidas a menores en situaciones de necesidad especial.

El Ayuntamiento ha destinado 40.260 euros para este servicio con el cual se alimentará a 42 menores de entre 1 y 16 años durante todo el año. Los encargados de realizar estas comidas serán la residencia de ancianos Virgen de las Nieves.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

Cuando detectamos que había niños que por distintas razones se encontraban en una situación de dificultad para conseguir lo que es la alimentación básica y que se quedaban fuera de las becas de comedor. Entonces decidimos dar este servicio a las familias que considerábamos que cumplían los requisitos, pero que se quedaban fuera de los comedores escolares. Y hacerlo en un servicio de comidas a domicilio, también se valoró un poco por el tema de no llevarlos a un lugar en concreto donde se le sirvieran las comidas para no generar esa situación de diferencia entre ellos, entonces algo que generaba normalidad era ir a casa y servirles las comidas.

¿Desde cuándo se llevan a cabo las licitaciones de este tipo?

Si no me equivoco es el tercer año. Pero es un dato que no te puedo asegurar con certeza porque yo entré a la concejalía en junio. Entonces tenía conocimiento de que se realizaba el año pasado y este año, decidimos continuar con el programa.

¿Por qué este año a la residencia? ¿Han sido los únicos en presentarse?

Lo que se hizo fue un concurso, una licitación pública del contrato de restauración para comida de menores. Una licitación es una especie de oferta laboral en la que se exponen una serie de normas específicas que se deben cumplir, y cualquier empresa puede concurrir a presentar su oferta. De entre todas las ofertas que se presentan, se valora la más económica y la que cumple mejor los requisitos, y entonces se adjudica, en este caso fue la residencia de ancianos.

Junto con la residencia de mayores Virgen de las Nieves se presentaron dos empresas más de restauración.

¿Hay muchos niños con necesidad en Aspe?

Más de los que se desearía. No es una situación demasiado crítica, difícil, pero sí que es cierto que lo primero que se intenta es proteger a los menores y que sean lo más ajenos posible a las situaciones de dificultad que puedan estar pasando en casa. No son situaciones alarmantes, pero sí que son situaciones en las que por lo menos se asegura la alimentación básica. Una vez al día considerábamos desde Servicios Sociales que era un derecho que tenían, una obligación que teníamos que ofrecerles.

Si miramos las cifras de niños a las que se llegan, no son cifras excesivamente elevadas, lo cual quiere decir que la situación es complicada, pero no lo es tanto; no son muchos porque se mantiene durante mucho tiempo, prácticamente un año.

¿Han notado el aumento en el Ayuntamiento?

Sí, no de una manera exponencial, pero si han habido más solicitudes para poder seguir este servicio, porque normalmente en lugar de mejorar económicamente, que es lo que todos desearíamos, las situaciones de las familias han ido empeorando. A partir de ahora esperamos que empiecen a dejar de necesitar este servicio, eso significará que las familias empiezan a estar en una situación mejor y que todo empieza a ir con normalidad. Mientras tanto intentaremos ayudar en todo lo posible.

¿Tienen entre manos más proyectos de este tipo?

Sí, por ejemplo lo que se hace en verano. Los comedores escolares cierran, entonces hay una serie de familias con las que se sacan programas, las familias solicitan estos programas a los que denominamos escuelas de verano. Lo que se hace es seguir manteniendo que esa comida diaria de alimentación básica para estos niños en los que su familia se encuentra en una situación complicada, para que no acusen esa necesidad, lo que se hace es formar una especie de talleres de verano. Por las mañanas se realizan una actividades para que lo conciban como una actividad de verano, comen allí y así se les asegura también una comida diaria para que en periodo estival no sufran ningún tipo de carencia.

¿Cree que acuden a vuestra ayuda todas las familias necesitadas o por vergüenza alguna no lo hace?

Me gustaría pensar que no se da esa situación, pero personalmente creo que sí. Encontrarse en estas situaciones es difícil, sobre todo cuando has tenido un día sin necesidad porque has estado trabajando, has podido llevar un sueldo a casa y has podido darle lo necesario a tu familia, entonces soy consciente de que esa situación ha empeorado sin tener culpa, simplemente porque la situación económica y el tema laboral lo ha derivado, y tener que hacer frente a esa situación hay veces que es complicado para la propia familia. Se sienten como un poco condicionados, avergonzados de tener que solicitar ayuda cuando no hay nada de lo que avergonzarse, hay veces que las cosas vienen así  y necesitan un cambio. En esos casos yo considero que se apoyan más en la familia, en los amigos, pero en el momento en el que acuden a Servicios Sociales se les presta toda la ayuda y atención posible. Realmente hay personas que les cuesta asumir que se encuentran en esa situación de dificultad de necesitar ayuda,  y acuden a nosotros cuando la situación ya es muy delicada. Considero que sí que hay familias que no acuden a nosotros por esa presión social, pero desde Servicios Sociales no se juzga a nadie ni se pregunta porqué, las situaciones hay veces que llegan sin quererlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *