Dos mercados y una ciudad

Desde las elecciones de mayo Elche se ha dividido entres los que quieren un Mercado Central nuevo y los que se oponen.

El proyecto del nuevo Mercado Central se puso en marcha hace 15 años. Planificado por el PSOE y puesto en marcha por el PP, ahora se encuentra parado y los placeros aún no entienden por qué. Los que se adhirieron al proyecto llevan 5 meses en un edificio provisional situado en la avenida del País Valenciano y ya se temen lo peor, perder su puesto de trabajo.mercado provisional

Los placeros llevan años quejándose de la falta de accesibilidad que hay en el Mercado Central. Hay pocas rampas, y las que hay no están en buenas condiciones. El ascensor rara vez está en funcionamiento ya que se avería con mucha facilidad y esto lleva a que las personas mayores que van a comprar no suban al piso de arriba además de que muchos jóvenes ilicitanos y no tan jóvenes no saben que el mercado cuenta con una planta superior. A todo esto hay que sumarle el amianto del techo que es cancerígeno o las ratas que llevan tiempo saliendo de las trapas. Por eso lo más conveniente es construir un mercado nuevo y no reformarlo.Mercado Central

Una de las mayores pegas que se le pone al nuevo mercado es el hallazgo de unas ruinas justo al lado. Para empezar los expertos dicen que no es común que haya más cerca y si queda algo, que no esté roto por la cimentación que se hizo en su momento para construir el Mercado Central, se catalogaría y se llevaría a un museo. Y la idea del proyecto se ha modificado para poder respetar las ruinas y que sirvan de reclamo turístico para que la gente pueda disfrutarlas y se puedan conservar en buen estado.

Otro problema para que el proyecto avance son las importantes deficiencias a las que el tripartito acude cada vez que se presenta una modificación. Manuel Valverde, portavoz de los placeros en el Mercado Provisional dice que: “Esas importantes deficiencias son mentira porque los que las están viendo ahora son los mismo técnicos que firmaron y que abrieron el sobre C de las plicas”, y que: “Eso son argumentos para paralizar algo que no se puede paralizar”.

Estos impedimentos hacen pensar que dos de los componentes del tripartito se olvidaron de que, por un lado, el PSOE siempre estuvo de acuerdo, y por otro, que Cristina Martínez nunca se pronunció en contra cuando el PP aprobó el proyecto. Los placeros llaman a esta actitud amnesia cultural y creen que no dan el visto bueno para que Mercedes Alonso no se cuelgue la medalla.

Toda esta situación hace que en el mercado provisional predomine el miedo. La incertidumbre de no saber cuánto tiempo se mantendrá esta situación y de si finalmente podrán mantener su puesto de trabajo hace que los placeros estén en un sinvivir. Volver al Mercado Central no es una opción ya que no serían bien recibidos por los que se quedaron allí y por muchas facilidades que tenga el provisional sigue siendo solo una solución temporal. Muchos dicen que solo podrán estar allí durante seis meses cosa que es mentira, el edificio se construyó para que los placeros pudiesen continuar su actividad durante las obras del nuevo mercado. También se dice que está en un espacio verde y tan solo se ha ubicado donde se colocó el anterior en 1961.

La solución a este problema parece estar cada vez más lejana y esto solo perjudica a los trabajadores que en su momento pidieron mejoras para poder trabajar con un mínimo de calidad y cada vez ven más difícil poder estrenar el nuevo mercado por el que tanto lucharon y siguen luchando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *