“Durante esta campaña de vendimia hemos tenido grados alcohólicos altísimos, más que ningún otro año”

Diego Fernández / Enólogo de la Bodega Santa Cruz Alpera

AUDIO

 

image1

Diego Fernández en los depósitos durante la campaña de vendimia/ Y. Delicado

Diego Fernández (Almansa, 1978) estudió Química en la Universidad de Murcia. Después de finalizar su primera carrera, empezó su segunda licenciatura de Enología en la Universidad de La Rioja. Tiene un Máster de Enología en el País Vasco. Ha trabajado en diversas bodegas como son la de Alicante, Jumilla, La Rioja, Bullas y Almansa. Actualmente trabaja en la Cooperativa de Alpera. El veterano del equipo técnico explica cómo se lleva a cabo una campaña de vendimia, así como porqué es reconocido mundialmente el vino blanco de esta pequeña localidad.

 

 

 

Pregunta. ¿Cuál es la principal característica de la uva de Alpera?

Respuesta. La particularidad de esta uva es la variedad autóctona de la zona de Almansa tintorera, que es muy especial porque es de las pocas variedades en el mundo que tiene un color intenso en la pulpa.

P. ¿Qué peculiaridad hace que el vino blanco Santa Cruz de Alpera sea tan especial y haya sido galardonado en numerosas ocasiones?

R. Las condiciones climatológicas del pueblo son muy buenas ya que los viñedos se ubican a 900 metros de altitud y son idóneos para que se puedan elaborar caldos productivos. Aparte de eso, los socios de la bodega apostaron por una variedad de verdejo, que es la diversidad española más reconocida y genera vinos de alta calidad.

P. ¿Cuánto dura el proceso desde la recolección hasta que llega al consumidor?

R. Depende del vino, el rosado y blanco se puede preparar durante los meses de septiembre y octubre. Es un caldo que se puede introducir rápido en el mercado y en 2 o 3 meses puedes tenerlo en casa.

P. ¿Cómo explicaría para el ciudadano de a pie el procedimiento desde que se depositan las uvas en los descargaderos hasta que se transforman en vino?

R. Es un proceso complicado. La uva entra a la bodega y el primer paso es aplicar la técnica de despalillado, que consiste en quitar el raspajo del racimo de uva. Posteriormente, la uva se estruja y las bombas de pasta la envían prensada a los depósitos. Durante el periodo de fermentación, la temperatura y la velocidad son dos factores importantes. Por último, tiene lugar la técnica de sangrado, en la cual se extrae el vino de la uva y la pasta. Aquí da comienzo la segunda fermentación y el vino se suaviza y estabiliza.

P. ¿Qué inconvenientes han surgido durante esta campaña de vendimia?

R. Hemos tenido problemas con un hongo llamado Botrytis cinerea que se produce cuando hay lluvias acentuadas, lo que ha ido en contra de la calidad de la uva. Algunos viñedos han sido afectados, por lo que hemos tenido que recolectar rápido y con varios impedimentos en la bodega. Además, está el obstáculo que tuvimos con la maduración y pacificación, pero al final hemos conseguido tener mucho grado alcohólico.

P. ¿A qué se debe que se haya obtenido más grado que otros años?

R. Este año hemos tenido grados alcohólicos altísimos, más que ningún otro año históricamente aquí en Alpera. La uva no puede entrar más rápida de lo que la bodega puede almacenar y durante estos dos meses hemos acumulado muchos kilos de uva diaria. La vendimia ha ido rápida porque la maduración ha ido aún más rápida.

P. ¿Cómo se prevé la venta de vino este año ya que la calidad no ha sido tan buena como se esperaba?

R. Es relativo. Nuestro vino es apreciado por el color y el grado que tiene, en cuanto al vino gasificado no hay problema porque el mercado italiano es quien más lo demanda. Ya tenemos contactos para exportar a Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *