“El coaching es el entrenamiento para alcanzar los objetivos que se marque alguien”

El coaching es método originario de Estados Unidos que está introduciéndose en pequeñas dosis en el entramado empresarial de nuestro país. El objetivo principal del sistema se basa en la empatía del llamado “coach” con la persona a la que va ayudar para alcanzar las metas propuestas desde el inicio, utilizando las herramientas necesarias para que el sujeto conecte con el instructor. Amplios conocimientos sobre estos procedimientos tiene Edward Jesús García Reina, empleado del departamento regional de Recursos Humanos de Sprinter, al que le ampara un máster en Dirección de Recursos Humanos, distintas titulaciones como experto en coaching y PNL (Programación neuro-lingüística), además de ser licenciado en Ciencias Químicas.

Edward lleva muchos años involucrado en el campo del coaching y tiene a sus espaldas la formación y los conocimientos necesarios para el desarrollo de esta compleja materia. El experimentado coach dejó claro que no se pueden impartir este tipo de cursos “sin haberte conocido a ti mismo” y posteriormente se podrá trasmitir de forma seria los conocimientos necesarios para que las personas involucrada puedan alcanzar sus objetivos y dejar aún lado el problema que quieran resorber mediante el coaching. Además esta disciplina nacida en EEUU no solo está presente en las empresas, sino también en el deporte, la educación o la inteligencia emocional.

El coaching se divide en dos vertientes, por un lado el relacionado con los grupos y otro que trabaja con la persona como individuo. Según Edward en el coaching grupal se suelen hacer diferentes actividades sensoriales como por ejemplo escuchar música con los ojos tapados o formar figuras. De este modo se consigue mejorar “otros aspectos indirectos” que no se han marcado en la hoja de ruta, además de alcanzar los objetivos primarios marcados al comienzo de la primera sesión. Mientras que por otro lado el coaching individual es diferente al grupal, ya que es más complejo trabajar con una única persona que necesita de tu máxima atención y motivación. Cuando Edward tiene que trabajar con personas de manera particular, en primer lugar realiza un plan de acción para determinar que se debe de hacer, para que así el sujeto pueda ver por sí mismo el problema que tiene y crear una hoja de ruta para poder suprimirlo psicológicamente, siempre dando pequeños pasos para alcanzar grandes objetivos. El entrevistado afirma que el coaching es el estado en el que la persona entra en conciencia de donde está, qué debe hacer y cómo debe actuar para aumentar su capacitación personal.  Varios casos de coaching  unipersonal han sido tratados por Edward para mejorar en el ámbito laboral y también para potenciar el desarrollo del sujeto dentro del ambiente familiar.

El coaching a diferencias del Mentoring, se trata de asignar tareas o actitudes al sujeto, la tarea del coach es hacer ver al sujeto la necesidad de este de realizar un cambio y todo ello se logra mediante distintas sesiones donde se avanza de forma pausada para recopilar información y de este modo romper las barreras para lograr el propósito. En cuanto a las sesiones que suele realizar Edward,  la clave de todo es la predisposición de la persona a dejar de lado la aptitud que provoca la incapacitación de desarrollar una acción, y para ello, el sujeto debe de salir de su “área de confort”. Las “clases de coaching”  suelen dividirse en distintas sesiones, en la primera de ellas Edward realiza una primera toma de contacto para observar si el sujeto tiene claro qué es aquello que quiere mejorar a través de una serie de mecanismos para llegar a la meta propuestas y las siguientes se va trabajando sobre las competencias trabajadas en la sesión anterior.

La figura más destacada es la figura del “coach” o entrenador porque es la piedra angular que sustenta todo el entramado emocional del coaching. Por ello las cualidades que debe tener un coach como Edward se basan en la honestidad, una gran capacidad de observación, comunicación y tener grandes cualidades para empatizar con las personas y poder guiarlos de manera correcta y conseguir el feedback necesario para enfatizar con el cliente y alcanzar el triunfo final.

Por último los resultados de las sesiones han sido muy satisfactorios para él y sus trabajadores. Las formaciones de liderazgo han logrado crear equipos más preparados y capaces de dirigir a grupos de personas con mayor productividad y capacitación. De manera que a la hora de seleccionar las actividades, Edward junto a su equipo de trabajo escogen las actividades que pueden servir y van enfocadas a mejorar la comunicación, motivación y fomentar el trabajo en equipo, bases fundamentales de esta disciplina.

Edward García en las oficinas de Sprinter/ Imagen de Adrián Sánchez

Edward García en las oficinas de Sprinter/ Imagen de Adrián Sánchez

https://drive.google.com/open?id=0B_8uvu5gEn_ZNTFLQTR2RkdXS2s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *