El almuerzo ciclista que unió a Podemos y Compromís en Elche

El 20-D y la promesa del cambio nacional han forzado a entenderse a grupos políticos que no lo consiguieron en las elecciones municipales ni en las autonómicas

Algunos prefirieron quedarse en casa. No todos los días se escenifica el gran pacto de la izquierda en la Comunidad Valenciana. Únicamente quince personas siguieron la marcha en bicicleta organizada por Podem Elx, que celebró el acuerdo de la Cumbre por el Clima de París. Tampoco llenaron en la misma mañana la Plaça de Baix los simpatizantes de Compromís, ante la llamada de un almuerzo electoral de coca salada. Sin embargo, la ‘Bicicletada por el Cambio’ de #ÉsElMoment fue el encuentro físico de un matrimonio concertado.

Compromís es el aliado tradicional de los socialistas en Elche. La coalición progresista valencianista deshizo el empate técnico entre Alejandro Soler y Mercedes Alonso en 2007, antes de dejarla ruptura del partido con Izquierda Unida. Los morados tampoco pudieron estrenarse en mayo de 2015. Un conflicto administrativo contra un partido menor con líderes de ideología maoísta impidió su presencia en la mesa de negociación con los socialista, como sí ocurrió en Alicante. Su lugar lo ocupó Cristina Martínez, hija del fundador del PP en Elche y díscola del gobierno popular anterior. Su segundo asalto por la confluencia fue en las elecciones autonómicas de octubre. Una división interna tras las conversaciones de Mónica Oltra con Pablo Iglesias frustró este nuevo intento y los incitó a seguir por caminos separados. Podemos ofreció a Compromís todo lo que pidió, pero la parte de Bloc en la coalición valencianista se resistió.

20151212_115343

“Intencionadamente o no, la serpiente morada de Podemos Elche pasó frente a la sede-bar del Partido Socialista, aunque ocasionó poco revuelo”

#ÉsElMoment, la coalición formada por Podemos y Compromís, convocó una marcha ciclista a las once de la mañana siguiente. Solapó el acto de la noche anterior, donde Pablo Iglesias y Mónica Oltra concertaron, a más de 3.000 personas en Alicante (4.000 según Podemos, y 5.000 según Compromís). A nivel local, #ÉsElMoment ha salvado una agrupación que cayó en la desilusión tras su ausencia en el salón de plenos y la desautorización del círculo, que finalmente retomado. El encuentro de los ciclistas no se produjo hasta las diez y media. El secretario general esperó en la plaza de las Chimeneas al resto del pelotón, que a su llegada decoró sus bicicletas con abundantes globos morados. Incluso Bustamante vistió una bandera del partido a modo de capa a semejanza del niño Elliott en la película E.T., aunque sin cruzarse artísticamente con la Luna.

José Vicente ha retomado la secretaría general tras probar suerte en las elecciones autonómicas y será el único ilicitano en lista de Podemos para el Senado. Vaticinó un gran resultado para su partido en el 20-D antes del inicio de la ruta en bicicleta, y se refirió al cambio climático como ‘un asunto de concienciación global’.  La serpiente multicolor adoptó esa mañana únicamente el morado e, intencionadamente o no, pasó frente a la sede-bar del PSOE en la Avenida de la Libertad. Provocó poco revuelo, los ancianos de la terraza no interrumpieron su partida de sarangollo. Aseguraron incluso que no eran votantes socialistas, aunque ese era su punto de reunión habitual.

La marcha en bicicleta tampoco atrapó la atención de los medios locales. Las reivindicaciones por un modelo de transporte sostenible al grito de ‘no contamina, ni gasta gasolina’ habían sido apaciguadas con el corte al tráfico puntual del centro y la peatonalización de algunas calles. Los ciclistas de Podemos utilizaron cánticos más dirigidos a la atracción del votante el 20-D, como ‘A derogar la reforma laboral’. El ‘cambio’ referido en el cartel no era tanto el ‘cambio climático’ como lo fue el ‘cambio político’ que sostenía el partido a nivel nacional. Tras la ruta reivindicativa y electoral, la contraparte de #ÉsElMoment debía acudir a su llegada a la plaza de Baix con la comida en la mesa, los carteles colocados y el Ayuntamiento a unos metros.

20151212_121302

“Compromís llegó tarde y las bicicletas moradas no estaban en la Plaça de Baix. Podemos había pasado de largo, y nadie les había avisado”

Podemos y Compromís ya habían acercado sus posturas en Elche. Una chocolatada en Las Bayas y un viaje reivindicativo en el tren de cercanías ya sirvieron de escenario para la foto conjunta. Podemos, con Bustamante a la cabeza, paró frente al Ayuntamiento y comprobó que Compromís no había llegado todavía. Calendura tocó las doce, y no estaban ni unos, ni otros, ni la coca. Aunque tarde, Compromís llegó y su desconcierto  no se hizo esperar. Las bicicletas moradas no estaban en la Plaça de Baix. Podemos había pasado de largo, y nadie les había avisado. Los medios de comunicación sirvieron de lazo de comunicación entre ambos partidos. Indicaron que Podem Elx alargó su recorrido para atravesar también la plaza de la Glorieta y para finalizar en el Ayuntamiento.

El esperado encuentro se produjo, y el almuerzo electoral sirvió para informar físicamente de que ambos partidos compartirán papeleta el próximo 20 de diciembre. Se fueron acercando vecinos a la mesa compartida, y la coca salada duró poco sobre ella. La trayectoria de Compromís en la Corporación municipal ilicitana y la novedad de Podemos confluyen en el municipio bajo la directriz de sus altos dirigentes. Sus versiones locales muestran su satisfacción y tapan sus diferencias durante estos días, donde el objetivo conjunto es la consecución de un grupo valenciano de la izquierda en el Congreso de los Diputados. Mientras tanto, los indecisos ilicitanos reciben información electoral a pie de calle con bolígrafos, globos y almuerzos de por medio. #ÉsElMoment tiene un hándicap adicional, constatar que los que eran primos lejanos tienen más en común de lo aparentado hasta que se han necesitado.

Fuente audio: José Vicente Bustamante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *