El ataque del azúcar

Pilar López tiene 44 años (Alicante) y padece diabetes tipo2 desde hace tres, cuando comenzó a sufrir la conocida crisis de los cuarenta, “En verano sufría excesivo calor y bebía mucho agua, no le di importancia por la época del año en la que me encontraba, pero al ir a mi revisión médica y hacerme unas pruebas me diagnosticaron la diabetes.” Suele presentar unos síntomas bastante comunes, como es el caso del excesivo calor, muchas ganas de miccionar e incluso pérdida de peso, como afirma Ana Reig (Alicante, 1994), estudiante de cuarto curso de enfermería en el Ceu Cardenal Herrera de Elche.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que aumenta la glucosa en sangre.El problema de esta enfermedad llega cuando no hay suficiente insulina, segregada por el páncreas, que es necesaria para que la glucosa entre en las células, hace que la glucosa se acumule en la sangre. Como explica Ana Reig.

Pilar nunca pensó que padecería esta enfermedad, pues siempre la había asociado a personas mayores, pero en realidad es una enfermedad muy común que como afirma Ana Reig: “ puede afectar a personas con antecedentes familiares, a personas con sobrepeso, embarazadas e incluso a niños.”

“La diabetes tipo2 es una enfermedad muy común que combinando los medicamentos con una rutina deportiva, que mejora el riesgo de resistencia a la insulina, y una dieta baja en hidratos de carbono se puede sobrellevar.” Ana Reig.

A Pilar López no le costó en absoluto adaptarse a estas nuevas costumbres, “Principalmente realizo ejercicio tres o cuatro veces por semana, suelo montar en bici e ir a andar a menudo. Además de una dieta donde tengo prohibido los alimentos y bebidas altos en azúcar. También tomo medicamentos dos veces por día, uno en ayunas y otro antes de la cena.”

Estas dos reglas acompañadas de medicamentos hace que se reduzca el aumento excesivo de azúcar en sangre.

El precio de los medicamentos oscilan entre el euro y los cuatro euros, los tratamientos que tienen un alto coste son financiados con ayudas por parte del Estado. En el caso de Pilar López, ingiere dos veces al día Metformina, que le ayuda a controlar las subidas de azúcar y poder llevar una vida normal. Como ella misma revela.

La diabetes puede tener varias complicaciones, como cuenta Ana Reig, la retinopatía que puede causar ceguera, la neuropatía diabética afecta al sistema neurológico, principal causa de las amputaciones y la nefropatía que daña al riñón.

A pesar de ser una enfermedad que afecta a un gran número de personas, es posible prevenirla llevando una vida sana, con ejercicio y sin abusar de los azúcares e hidratos de carbono.

Todo ello son datos que la sociedad desconoce, asocia la enfermedad a la insulina y a las personas mayores, no se cree que algo tan común pueda provocar grandes daños si no se controla a tiempo, cuenta Pilar López, que cree que es necesario que aumente la información en centros de salud y hospitales. A pesar de que se piensa que existe poca información, Ana Reig, que ha realizado prácticas en el Centro de Salud Gerona en Alicante, confirma que los pacientes están informados en todo momento de las consecuencias que puede provocar la enfermedad.

IMG_5822

Instrumentos para medir la insulina/Nuria Reig

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *