El banquillo de los medios de comunicación

En 2015, España registró un total de 3.502 licencias federadas deportivas, en las cuales reinan el fútbol o el baloncesto

Puede que los deportes “reyes” en España sean el fútbol o el baloncesto, pero existen otros que siguen luchando por tener un hueco dentro de los medios de comunicación, lo deportes minoritarios. Quienes practican estas modalidades deportivas sufren las consecuencias de los deportes líderes de nuestro país: sin instalaciones, sin subvenciones, sin medios, y no pueden dedicarse a ellos profesionalmente. Estos son tres casos de alguno de ellos, y un posible futuro.

Tiro con Arco

El tiro con arco es considerado el deporte más antiguo según el Libro de Récords Guinness, ya que data desde hace más de 50.000 años, donde se encuentran pinturas rupestres en las cuevas de Valltortar y Morella, España. Aun así, está dentro del grupo de los deportes minoritarios, pero cada vez va ganando más participantes en el terreno de juego. En los últimos años, el número de licencias deportivas se ha incrementado considerablemente en nuestro país. Actualmente se encuentran registrados más de 9.000 arqueros federados, una cifra baja para tratarse de un deporte olímpico. Los clubes siguen pidiendo ayuda para poder darle más visibilidad a este deporte y conseguir los medios suficientes para lograr unas instalaciones más óptimas y realizar su ejercicio sin ninguna dificultad.

Las instalaciones y las subvenciones son unos de los principales problemas para practicar este deporte. “Lo que más se echa en falta es la ayuda por parte de las instituciones públicas para encontrar unas instalaciones adecuadas para practicarlos”, declara Ángel Hermida, presidente del club de tiro con arco “Arcoraspeig”. Asimismo, recalca que en los otros deportes como el fútbol “se mantienen solos” gracias a las subvenciones, la publicidad y las cuotas que los clubs reciben y los deportes minoritarios “se lo tienen que pagar todo de su bolsillo”.

Al tratarse de un deporte minoritario, los arqueros no se pueden dedicar de forma profesional este deporte, sino como un hobby. “No se puede vivir del tiro con arco. Únicamente conozco a dos o tres personas que reciben una subvención”, dice Hermida. A pesar de no tener visibilidad en los medios de comunicación, hay muchas películas que han favorecido a la divulgación de este deporte, sobre todo a los más jóvenes. “Los niños lo ven a través de las películas y quieren ser como ellos, pero luego se dan cuenta que no es como lo ven”, apunta Hermida. Aun así piensa que gracias a ellas la gente se interesa más por este deporte, sino sería muchos menos posible su divulgación.

Arquero del club "Arcoraspeig" entrenando/Vicente Pastor

Arquero del club “Arcoraspeig” entrenando/Vicente Pastor

Korfbal, también llamado balonkorf

En España el balonkorf llega por primera vez en 1969 en Andalucía, concretamente en Marbella. Se siguió extendiendo por otras comunidades como Baleares (1973) o Asturias (1976), aunque solo en Cataluña se ha conseguido implantarlo al nivel de competición. En Holanda o Bélgica, este deporte está dentro de su parrilla televisiva, ya que disponen en los telediarios una sección para el balonkorf.

A diferencia de todos los demás deportes que se encuentran en España, el balonkorf es el primer deporte que nace siendo mixto y en eso se basa su primera regla. “Ningún deporte enseña o se rige bajo las sombras de la igualdad. Ninguno te enseña que la mujer es igual de importante que el hombre. “Lo más bonito es que los niños crecen sabiendo que las niñas son super importantes”, señala Gabriel Velasco entrenador del equipo “Marbella Juventud II”.

Al no tener mucho peso en España, los clubes se ven obligados a viajar al extranjero para conocer un poco más sobre este deporte y así conseguir más visibilidad. Todos esos gastos no se los suministra el Ayuntamiento y las únicas ayudas que reciben son de sorteos y rifas que están haciendo. “Lo más bonito de este deporte es que se viaja mucho. Los niños, en muchas ocasiones, cuando han visto que nos íbamos de viaje se han quedado en el club.”, afirma el seleccionador

Cada vez son más los institutos y colegios que implantan este deporte en su actividad física. Como afirma Gabriel, en Andalucía hay muchos colegios que tienen en su agenda este deporte y piensa que debería ser obligatorio para poder fomentar más este deporte que lleva consigo la línea de la igualdad en un “país machista”.

“Lo más bonito de este deporte es que los niños crecen sabiendo que las niñas son super importantes”, señala Gabriel Velasco, secretario de la Asociación Andaluza de Korfbal

Lacrosse

El lacrosse tiene una bonita y larga historia. Sus orígenes se remiten a los indígenas americanos, cuyo objetivo era llevar la pelota hasta la zona señalada. Estos partidos podían durar días y eran auténticas batallas en las que saldaban todas las deudas que habían tenido a lo largo de ese año. A pesar de su historia y de su lucha, en España no es un deporte aceptado oficialmente, ya que para crear una federación se necesitan 500 jugadores registrados y, actualmente, solo hay 300.

En nuestro país, actualmente, el órgano que rige todo es el Consejo Superior de Deportes, que está politizado y se mueve por unos presupuestos pactados cada año que se tiene que repartir entre las distintas federaciones que lo componen. “Cuantas más federaciones de un deporte hay, más “porciones de tarta” hay que repartir y es muy difícil que el Consejo considere el Lacrosse como un deporte en sí, piden unos requisitos que son muy difíciles de conseguir”, afirma Javier Pérez-Coca, capitán del equipo de Alicante Barefoots Lacrosse. Por ello, una de las grandes dificultades que tienen estos clubes es la falta de un campo propio para poder jugar sus partidos y competiciones. “Necesitamos campos de fútbol 11 y en muchas ocasiones nos toca “pelearnos” por los horarios por la falta de campos”, añade Javier. Además, afirma: “No podemos competir con el fútbol. Es un deporte muy barato, solo se necesita una pelota o cualquier cosa redonda para poder jugar un partido. En el lacrosse necesitas mucho material e inversiones.”

Sin ayudas de la Comunidad Valenciana ni del Ayuntamiento, Javier Pérez-Coca ha tenido que sacar su club adelante gracias a subvenciones propias o por donaciones de gente que les interesa el proyecto. “Cuando monté el equipo me dejaron material prestado. Todos los años tengo que invertir alrededor de 500€. Si falta cualquier material, lo compro, pues es mi hobby”, declara el jugador de lacross.  A pesar de ello, cuenta con el apoyo de algunos periódicos locales y algunos patrocinadores, pero aún falta mucho que lograr y los medios locales hacer más ruido con estos deportes. “En España no se fomenta tanto como en Estados Unidos o los Países Anglosajones. Es un poco “la trucha que se muerde la cola”, al no tener recursos nos llegamos a la gente y al no tener gente no tenemos recursos”, concluye Pérez-Roca.

“Necesitamos campos de fútbol 11 y en muchas ocasiones nos toca “pelearnos” por los horarios por la falta de campos”, añade Javier, jugador de lacrosse

Jugadoras del Alicante Barefoots Lacrosse en el campeonato de España/Foto cedida por Javier

Jugadoras del Alicante Barefoots Lacrosse en el campeonato de España/Foto cedida por Javier

Quidditch

Muy poca gente conoce el término “Quidditch”, pues es un deporte que introdujo la escritora J.K Rowling cuando escribió su famosa saga “Harry Potter”. Es un modalidad deportiva muy joven, pues el primer club que se fundó fue en 2005 en la Universidad  de Middlebury en Middlebury,Vemont,EEUU. En España existen aún muy pocos clubes de este deporte, pero cada vez está cogiendo más fuerza. En la provincia de Alicante se ha creado el club “Quimeras Alicante”, fundado por Franchi. “Decidí crear un club después de casi dos años viendo como surgían más clubes en toda España. Después de imaginar cómo sería jugar a este deporte y saber que en los alrededores había gente que ya los había formado a pesar de la poca información que tenían, por un momento pensé que yo podría hacerlo, y tras mucho esfuerzo, anuncios y un poco de dinero, conseguí reunir a las personas necesarias para poder formarlo.”, afirma el “padre” de Quimeras

Al ser una modalidad deportiva reciente, aún no cuenta con los suministros necesarios ni la gente suficiente para poder federarse como un deporte en sí. Por ello, viven de donaciones o de ahorros propios. Además, la gente no lo toma enserio y es muy difícil encontrar a participantes. “Buscaba que la gente se tomara en serio el equipo y el deporte, pero claro, cómo vas a pedirle a la gente que se tome en serio un deporte cuando lo más destacable es que estas personas vuelan con escobas”, afirma Franchi. Asimismo, el fundador del club explica que la gente desde fuera solo ve a 7 personas corriendo encima de un palo y no da suficiente credibilidad. Pero lo mejor de todo es que, a pesar de ser un deporte, se juntan tres grandes como la Literatura, las películas y el deporte.

Las redes sociales son sus mejores aliadas, ya que cuentan con muchos videos en Youtube y hacen gran promoción por todos los sitios donde pasan. Más adelante colaborarán con un club deportivo valenciano llamado Samarucs, que defiende los derechos LGTB y así también podrá darle un poco de visibilidad al deporte, puesto que presume de 0 prejuicios ya sea por sexo, raza u orientación sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *