El Bimilenario en peligro

El Partido Popular reclama una solución ante los desperfectos del puente Bimilenario, el cual se ha visto afectado paulatinamente debido a accidentes de tráfico.

“La arquitectura solo se considera completa con la intervención del ser humano que la experimenta”. Con esta frase Tadao Ando, un arquitecto japonés, definía la importancia de elaborar infraestructuras en una ciudad.

El puente Bimilenario es uno de los más importantes de la ciudad. Su construcción se prolongó durante los años 1.998, 1.999 y 2.000. La obra se trata de un original puente colgante, de estilo asimétrico y con una sola pila. El esfuerzo transmitido por el tablero se contrarresta mediante el atirantamiento de dos haces de cables anclados a un contrapeso situado en la glorieta de acceso al mismo. Esta pieza arquitectónica fue construida por un grupo de arquitectos impulsados por el PSOE y aprobada en mayoría. Se trata de un gran puente colgante con una gran torre central en la que además de evitar situaciones agobiantes de tráfico, se puede subir y admirar la ciudad de Elche. Actualmente, está este puente está ocasionando uno de los enfrentamientos políticos más graves en la ciudad, lleno de problemas en las infraestructuras y daños que la oposición considera irreparables. Además, provocan un clima de malestar en la política y en la ciudad de Elche.

La oposición

La oposición siempre ha sido clave en la política, pues se transmiten constantemente las quejas de los ciudadanos y la de los propios partidos que defienden los intereses de estos, en ámbitos como la limpieza, para que se arreglen sus parques, calles y jardines. “El ciudadano sufre constantemente el desplante de los concejales”, declara el político Vicente Granero.  El Tripartito ilicitano se enfrenta constantemente  a sus antagonistas principales como el Partido Popular, Ilicitanos por Elche o Ciudadanos. El 23 de Septiembre de 2016 iniciaba un nuevo conflicto en el que la dualidad Ilicitanos por Elche-Partido Popular manifestó quejas en plena asamblea sobre la situación del puente Bimilenario: “El puente Bimilenari es uno de los más emblemáticos de la ciudad y el tripartito no se centra en cuidarlo”, manifiesta el portavoz Popular. El partido Ilicitanos por Elche refrendó estas quejas, añadiendo también la necesidad de cuidados en centros de la tercera edad.

La lucha de la oposición seguía en la asamblea. Las quejas fueron incrementándose y, dirigiéndose al partido popular, centraron el génesis de estos problemas a la mala organización del presupuesto otorgado a la ciudad. Esta vez, las quejas iban centradas a un plan económico apoyado por el Tripartito en este principio de verano, cuando el grupo de gobierno ilicitano apoyó repintar más de 1.600 pasos de peatones en un intervalo de seis meses. Los barrios de Carrús, Altábix o el Raval fueron los más beneficiados de una inversión de más de 120.000 euros por parte del Ayuntamiento, con el fin de garantizar la seguridad en las calles. Una inversión “innecesaria” que favorece una crisis en las infraestructuras ilicitanas. El principal responsable de este proyecto fue Héctor Díaz, concejal de mantenimiento, muy criticado y tachado de responsable de la situación del puente. “El Partido Popular no ha sido capaz de reponerse tras la derrota electoral, lo que diga Vicente, me da igual sinceramente, están anclados en el pasado”, manifiesta el político socialista. La lucha de la oposición continuaba, puesto que no entendían como era posible “tan mala” organización del presupuesto por parte del tripartito. Por este motivo, recordaron el “esfuerzo” que tuvieron que hacer los Populares la campaña pasada cuando habían heredado una deuda de más de un millón de euros por parte de los Socialistas. “El ayuntamiento de Elche sigue teniendo muchas deudas, organizamos muy bien los presupuestos, me sorprende que al señor Granero le moleste que repintemos la ciudad”, explica el experto Díaz. Antes de acabar, apareció en escena el tercer actor principal del conflicto, el grupo político Ilicitanos por Elche, que apoyó las quejas aportadas por el Partido Popular. El partido político manifestó que es necesaria una actuación en el puente del Bimilenario, ya que por causas de accidentes que ha habido durante los últimos años hay muchos elementos de protección en mal estado o directamente inexistentes. El portavoz Popular siente que existe una clara irresponsabilidad del Partido Socialista: vallas de plástico, elementos de seguridad que no existen etc.

“Todos los ciudadanos que quieran contactar con el gobierno puede hacerlo por redes sociales, la respuesta está garantizada”, según Héctor Díaz.

 

Puente Bimilenario de Elche

Puente Bimilenario de Elche

La crisis vecinal:

La zona de la Rata y de la Apuñalá son zonas marginales de Carrús, creadas a partir de los años 80 y 90 por el excedente de construcción en la zona. En la cúspide del Barrio se encuentra la Apuñalá un barrio con apenas 30 bloques de pisos, un colegio, sin panadería, ni bares ni tampoco zona de ocio cerca. Lo único que tienen a escasos metros son dos cosas: El centro de Cáritas y el puente Bimilenario. Todas las mañanas los vecinos de la zona temen por el derrumbamiento del puente. “Estamos en una situación en la que no sabemos lo que hacer”, expresa el presidente la asociación de vecinos de Carrús. Marchase de sus casas es la última opción, pues los miembros de la zona ya que sienten una tradición muy arraigada en la ciudad. El portavoz de la asociación de vecinos de Carrús siente que los barrios marginales de Elche apenas son considerados en la política ilicitana. Todas las mañanas, un grupo de niños se junta a jugar en las calles de la zona y apenas tienen protección en las faldas del del río. “La zona del puente Bimilenario no necesita solo que esté reformada sino que en sus alrededores garanticen protección”, asegura José Lucena.  Si seguimos en línea recta hacia abajo encontramos otro barrio, un barrio peculiar, con carreteras que suben y bajan con edificios en riesgo de derrumbamiento y unos vecinos “destrozados” porque ya no saben que más problemas les puede ocasionar los daños en las infraestructuras de los puentes.

La situación se vuelve más inestable cuando piensas que tu única casa puede estar en peligro de derrumbamiento, cuando sientes que tu vida de la noche a la mañana se puede “destrozar” contigo dentro. “El ayuntamiento no nos hace caso, necesito una respuesta, algo que me ayude a dormir tranquila”, declara Carmen Órtiz, vecina que tiene un piso en riesgo de derrumbamiento en la ladera del río justo en medio de la rata. Y es que según un estudio de la comunidad de Madrid es necesaria la revisión constante de edificios.

“El plan económico para reformar el puente bimilenario tendrá una duración de 4 años”

 

El Tripartito, el ciudadano y las políticas de reforma

Cuando en estas elecciones se produjo la derrota Popular y la victoria del PSOE por la formación de un Tripartito, el Gobierno Ilicitano se enfrentaba a una crisis de identidad. Trataron de buscar medidas para una correcta manera de solucionar estas quejas. Pronto se decidió actuar y pronto en las asambleas se añadió una opción más: la participación ciudadana, donde cientos de personas podían manifestar sus quejas o alabanzas por las medidas optadas en la localidad ilicitana. “La gente puede contactar con nosotros en cualquier momento por redes sociales”, declara el concejal de mantenimiento. Pero el cruce de opiniones florece y por parte del PP afirman lo contrario “Muchos ciudadanos vienen a nuestras sede a quejarse de que no les escucha el gobierno”, asegura Granero.

Las quejas de aquel 23 de octubre tuvieron su éxito y el equipo de gobierno declaró la existencia de un plan económico en los próximos 4 años con el fin de regenerar todos los elementos mal subsanados existentes en el puente Bimilenario. Aun así Ilicitanos por Elche y el Partido Popular no se conforman con esta decisión. Exigen más pluralidad,  la elaboración de un estudio para el análisis de más puentes como el de la Generalitat y más participación ciudadana. “Las quejas del PP son quejas sin más, no tienen sentido en muchas ocasiones”, asiente el socialista Héctor Díaz.

Las infraestructuras en una ciudad son un punto vital para un correcto funcionamiento de esta. Al cabo de los años, las obras necesitan ser estudiadas y revisadas para realizar una posible reparación, a la misma vez que la participación de la ingeniería y la arquitectura debe de ser fundamental para evitar consecuencias graves en un futuro. En estos momentos, la participación política tiene que ser por y para el ciudadano y que no exista una lucha de clases, ya que como diría Churchill: “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *