“El cáncer de mama afecta a todo lo que hace femenina a una mujer”

Mª José Lucas Amacmec

María José Lucas | Psicóloga de A.M.A.C.M.E.C.

 

 

Con motivo del Día Internacional del Cáncer de Mama, que se celebra el próximo día 19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de decretar octubre como mes de sensibilización sobre esta enfermedad, de la que se diagnostican cada año, más de 1,3 millones de nuevos casos en todo el mundo.

Según los expertos, actualmente, alrededor del 90% de las mujeres con cáncer de mama superan la enfermedad, sobre todo si esta se encuentra en una fase temprana, por lo que la prevención y el diagnóstico precoz son la clave para garantizar que se la pueda vencer. Con estos propósitos, (concienciar, informar y apoyar a las mujeres), nació hace ya 17 años la Asociación de Mujeres Afectadas por Cáncer de Mama de Elche y Comarca, (A.M.A.C.M.E.C.), que ayuda a las enfermas y a sus familias a enfrentarse a la enfermedad.

María José Lucas (Murcia, 1985) trabaja como psicóloga en A.M.A.C.M.E.C. Junto a otras profesionales, y gracias a las casi 400 socias y a los numerosos patrocinadores de la asociación, hace posible una labor social que ya fue reconocida en 2009 como de utilidad pública.

PREGUNTA: A.M.A.C.M.E.C. es una asociación que ofrece apoyo psicológico a las mujeres y a sus familias en la lucha contra el cáncer de mama. ¿Cómo es su trabajo diario con estas mujeres?

RESPUESTA: Una parte de mi trabajo la realizo en la asociación y otra parte en los dos hospitales de referencia en Elche, el Hospital del Vinalopó y el Hospital General. Asisto a los comités de mama que se reúnen todas las semanas y desde ahí vamos recogiendo a las pacientes recién diagnosticadas. Se les ofrece una primera consulta conmigo en el hospital y luego pasamos a la asociación. La primera entrevista con ellas tiene una labor principal de recoger emocionalmente el impacto del diagnóstico y ampliar la información sobre las emociones que pueda generar. En la asociación existe un grupo de apoyo a los tratamientos, con mujeres que están en el mismo proceso y también hay otros grupos, una vez acabados los tratamientos, para la normalización de sus vidas tras la enfermedad.

P: Esta asociación fue declarada en 2009 de Utilidad Pública y actualmente tiene casi 400 socias. ¿Qué porcentaje de mujeres diagnosticadas en los hospitales acaban recibiendo ayuda en A.M.A.C.M.E.C.?

R: No todas las mujeres afectadas de cáncer de mama necesitan una orientación psicológica, asistencia o apoyo. También las hay que al principio sí lo necesitan pero después tienen una adaptación buena y no necesitan nada más. Pero hay otro porcentaje amplio de mujeres que lo requieren, porque el diagnóstico de cáncer es un bofetón; entonces hay un montón de pilares que se tambalean y que requieren un apoyo y una atención psicológica, que desde la asociación les podemos prestar.

P: El diagnóstico de cáncer de mama, como usted dice, es un bofetón. ¿Es tal vez porque esta enfermedad no avisa, y a menos que la mujer se note el bultito no tiene otros síntomas que le ayuden a sospechar que algo está ocurriendo?

R: Casi siempre hay dos maneras de llegar al diagnóstico, o bien porque ya se han notado un bulto duchándose o explorándose, o bien porque se hacen sus mamografías rutinarias, a partir de los 45 años y se ha detectado algo. Lo que pasa es que normalmente, aunque la mujeres en el momento en que se notan algo puedan pensar que se trata de un tumor, afortunadamente siempre albergamos la esperanza de que no sea así. Pero cuando ya hay un diagnóstico y se confirma, porque se han hecho las pruebas necesarias, el impacto es muy duro, sea a la edad que sea; porque un diagnóstico de cáncer nunca viene bien, ni nacemos asumiendo que algún día nos puede tocar. Siempre rompe los esquemas.

P: Inmediatamente después del diagnóstico, ¿qué tipo de terapia psicológica, sobre todo tras ese primer impacto, requiere la paciente?

R: Cada persona es un mundo. En el momento del diagnóstico va a ser sobre todo ventilación emocional, información sobre la variabilidad emocional, pautas de comunicación para la familia, para los amigos, gestión para enfrentarse a pruebas, cirugías, tratamientos etc.

Lo que trabajamos también casi siempre es el temor a las recaídas y la ruptura a nivel laboral, porque muchas de ellas quedan con secuelas. Pero sobre todo es importante abarcar todo lo que viene detrás, a nivel de autoestima, porque la cirugía de por sí afecta al pecho pero los tratamientos también son muy agresivos. Hablamos de ganancia de peso, pérdida de pelo, menopausias anticipadas por los tratamientos. Yo siempre digo que el cáncer de mama, paradójicamente, afecta a todo lo que hace femenina a una mujer: el pecho, el pelo, la piel, el peso, todo. Entonces hay que abarcar psicológicamente muchos niveles de la persona.

P: En A.M.A.C.M.E.C. se realizan trabajos grupales que, según los expertos, ayudan a la mujer a disminuir la depresión y a recuperar la ilusión. ¿Qué otros beneficios tienen esas reuniones grupales?

R: Los grupos de ayuda mutua que realiza la unidad de psicología de la asociación tienen muchos beneficios. La mujer se siente acompañada, no solo a nivel profesional, sino por otras personas que han podido pasar por algo muy similar. No se puede comparar porque cada persona vive su proceso, pero es cierto que se sienten muy acompañadas por un grupo que las entienden, que saben qué miedos salen a la luz, qué preocupaciones tienen. Además también sirven para crear vínculos a nivel social. Muchas mujeres reconocen que cambia su vida con el cáncer y empiezan a cambiar la visión que tienen de sí mismas y del tiempo y el esfuerzo que quieren dedicar a ellas; aquí se genera un vínculo que va más allá de la terapia. También se sienten muy bien consigo mismas ayudando a otras personas que están empezando el proceso y echando una mano en cosas que otras personas no pueden entender.

P: ¿Cree que desde las instituciones y los medios de comunicación se le da la suficiente difusión a esta enfermedad, a la importancia del diagnóstico precoz y a la prevención?

R: Pienso que oímos más sobre el cáncer de mama que sobre otros tipos de cáncer, a los que no se les da tanta difusión. Es verdad que el cáncer de mama tiene mucha repercusión social porque muchas mujeres están afectadas y sí que tiene una cierta prevención, como la exploración mamaria mensual, las mamografías a partir de 45 años o las revisiones ginecológicas. Pero es verdad que en España, a nivel de investigación, tenemos muy buenos investigadores y medios, pero no son suficientes. Creo que se tendría que aportar más porque cuando se investiga, se trabaja y se dedican recursos las cosas van funcionando, las unidades de consejo genético empiezan a funcionar. Cuando se les dedica tiempo hay muchas mujeres que se pueden beneficiar de un estudio genético, o a nivel de tratamientos, cada día se puede individualizar a la persona con lo que necesita; ya no son tratamientos estándar sí o sí. Por ejemplo, antes la mama se quitaba siempre, la quimioterapia era igual para todas y afortunadamente cuando se investiga se puede afinar más a lo que la persona necesita.

P: En ese aspecto, los recortes en Sanidad no ayudan precisamente a que se siga investigando esta y otras enfermedades. ¿Cree que se tendrían que exigir más medios?

R: Por supuesto. Los recursos humanos nunca van a ser suficientes. Sobre todo se nota en los hospitales, en las vacaciones de verano, cuando todo se retrasa y muchas mujeres que están a la espera de alguna prueba se preocupan porque no saben cuándo les van a llamar. De todas formas, pienso que cuanto más azúcar, más dulce. Es cierto que al cáncer de mama se le da importancia; marcas como Ausonia o Evax  hacen campañas de concienciación. También se escuchan las carreras contra el cáncer de mama, pero cuanto más mejor. Sobre todo es una petición dirigida a la investigación y a los recursos de personal de los hospitales.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *