Fanta Elx reclama su sitio

            Hacia 1895, los hermanos Lumière no solo fueron partícipes de la primera representación del cinematógrafo, también de la creación del “padre” de los efectos especiales y del cine fantástico, George Méliès, soñador e ilusionista que siempre dijo que “las películas tiene el poder de capturar los sueños”, y que demostró esta afirmación con su Viaje a la Luna en 1902. Una marcha entre lo real y lo ficticio que experimentaron los espectadores del IV Festival de Cine Fantástico de Elche (Fanta Elx). Un evento joven que aprovecha la tendencia creciente de los eventos cinematográficos para abrirse paso y dar una mayor visibilidad al género imaginario.

Este objetivo lo cumplen los organizadores de Fanta Elx. A pesar de que la presencia de eventos especializados en la fantasía sea escasa en la comarca valenciana, ya que tan solo cuenta con cuatro (Catacumba Film Festival, Fantasti’cs, Suspiria Fest y Fantaelx), los datos que prueba el informe FestiMapp, el mapa de muestras de cine de la región, que tiene censados 68 eventos, un 15% más que en 2014, animan a los promotores a seguir con este proyecto.

La región valenciana cuenta con 68 festivales de cine pero tan solo cuatro son fantásticos

El reloj marca las 11.00h y ya son más de 100 personas las que se amontonan a la entrada del Centro de Congresos de la ciudad ilicitana para asistir a la nueva edición del certamen. Ante la mirada de curiosos transeúntes, quienes tímidamente se acercan a preguntar qué ocurre, los ponentes de la sesión matinal se toman su café y charlan de forma animada. Mientras, fotógrafos y periodistas esperan el turno de entrevistas y posado en el photocall.

Y, tras 15 minutos de retraso, los asistentes comienzan a entrar al auditorio y acomodarse en las nuevas butacas con mesas de trabajo. La gente entra a cuentagotas. Se apagan los focos, señal de que comienza el espectáculo. Como un haz de luz en la oscuridad aparece el organizador del evento, Fran Mateu, que de un salto se sube al escenario. El público ríe, entregado a todos los guiños y bromas del promotor. Después de cuatro años siendo la cara más visible de este evento, Mateu resalta que el entusiasmo es mayor año tras año porque “hay nuevos y mejores alicientes”.

La satisfacción, como comenta el promotor, va aumentando con el paso del tiempo debido a los retos conseguidos. Este año, el evento estrena nueva ubicación, que se acordó gracias al apoyo de VisitElche y de la Concejalía de Cultura del Gobierno ilicitano. Las anteriores ediciones se realizaron en l’Escorxador, un sitio menos céntrico que contaba con escasas posibilidades de aparcamiento. No obstante, la reciente localización dispone de un parking subterráneo y mayor aforo. Un entorno de gran atractivo en pleno casco histórico que, según afirma con una gran complacencia Mateu, propicia una mayor afluencia de público que se valora como un cambio positivo.

Sin embargo, el ambiente en el Centro de Congresos durante la sesión matinal se muestra frío. Se pueden escuchar los pasos de los distintos ponentes que suben al escenario a exponer sus negocios y reflexiones sobre el mundo fantástico en la provincia alicantina. El silencio se adueña del turno de preguntas, cuando pocas son las cuestiones que se realizan. El coloquio llega a su fin, pero lo mejor está por llegar.

Tras tres horas escuchando y viendo ejemplos de éxito del panorama fantástico en Alicante es la hora de la comida, pero el público no se olvida de que queda lo más esperado sobre todo para los cinéfilos: la proyección de los cortometrajes.

En este sentido, Mateu se muestra orgulloso por el récord de inscripciones que se ha batido este año, recibiendo casi 200 cortometrajes de 34 países diferentes. Recuerda que fue en la segunda edición del Fanta Elx cuando alcanzó el carácter de internacional tras recibir 169 cortos de 19 nacionalidades diferentes, ya que la idea de “traer cosas que se están haciendo desde cualquier parte del mundo” es muy importante para crecer como evento y atraer más público.

“Es muy importante proyectar cortometrajes foráneos para crecer como evento y así atraer más público”, afirma el organizador Fran Mateu

Y esa variedad hace que casi 400 personas, 200 más que en la edición anterior, abarroten la sala principal del Centro de Congresos. Son las 17:00h de la tarde. De repente el foco del escenario y la pantalla se apagan. Suena la amable banda sonora oficial de la película “Dentro del laberinto” dirigida por Jim Henson que da paso a la proyección de los primeros 10 cortos de un total de 20. Cada uno de ellos con una duración distinta que oscila entre 2 y 16 minutos y con diferentes mensajes de reflexión.

Más de 400 personas asisten a la proyección de los cortometrajes del Festival de Cine Fantástico / Lorena García

Más de 400 personas asisten a la proyección de los cortometrajes del Festival de Cine Fantástico / Lorena García

Tras dos horas de emisión, la programación se interrumpe de manera temporal. Es hora de descansar y tomar un respiro. La sensación en esta breve tregua es que Fanta Elx no se trata tan solo de un simple “lanzamiento” de cortometrajes, sino también un punto de encuentro para los seguidores del mundo ilusorio y terrorífico de la provincia. Porque en este mes, los enamorados de la fantasía descuelgan el teléfono para establecer un encuentro con los amigos con los que discutir sobre lo que se ha visto (o, al menos, entendido), para comer o cenar con descuentos en los establecimientos colaboradores y, en definitiva, para compartir un rato de risas, gritos y…apretujones entre unos y otros.

Y para apiñamientos los que hay a la hora de volver a entrar a la sala tras el descanso. Se notan las ganas y la emoción. Todos preparados para otra tanda de 10 cortometrajes. Aplausos, carcajadas, alaridos de sustos…y más aplausos tras la finalización de cada pieza. El público se muestra animado, encantado y, sobre todo, atento. Por unas horas, los móviles no existen y todos saltan de una historia a otra, impresionados, como si fueran partícipes de ella.

Pero esta sensación se esfuma cuando se encienden las luces del salón. Hora de dar comienzo a la entrega de los premios. El público aplaude enérgicamente, señal de que ha gustado, cuando escuchan que el premio al Mejor Corto Nacional fue para “Behind”, de Ángel Gómez, quien accede al “Festival de Cortometrajes de Terror y Fantástico 1000 gritos de Buenos Aires”; el segundo galardonado como Mejor Cortometraje Internacional fue Hasan Cal Dagil por su sobrecogedor “Black Ring” que será emitido en el Festival Internacional Freak Terror Gore Bizarro de Valparaíso; los siguientes condecorados como Mejor Corto Alicantino fueron Pablo Riquelme y Stephen Scott por “Dead Flowers”, quienes tienen plaza para el festival Navidades Sangrientas de Alicante. La estrecha colaboración con otros festivales, sobre todo internacionales, muestra el alcance y la importancia que año tras año se está ganando Fanta Elx. Al igual que crece la expectación del público.

Los espectadores se quedan hasta el final como si esperasen más cortos. A esta idea hace referencia Fran Palacios, presentador del evento en el discurso de clausura, quien afirma que el apoyo de la gente hace que se produzca año tras año el festival porque “a la vista está que enriquece la vida pública, aporta cultura y, por ello, no conviene que desaparezcan”.

Un último “¡Viva el cine!” hace presagiar el final de la gala. Algunos asistentes se acercan a felicitar a los ganadores, otros se retiran con la esperanza de que otro año se vuelva a repetir un evento que, en palabras de Mateu, se ha consolidado como un referente en cuanto a cultura cinematográfica con esta edición, que ha resultado ser el vuelo alto y definitivo del famoso dragón Fújur de “La Historia Interminable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *