El coaching, una de las profesiones del siglo XXI

La motivación es esencial para que los seres humanos consigan los objetivos que se marcan desde que comienza la adolescencia para afrontar el futuro, tanto en su vida personal como laboral. Pero a menudo se tiende a pensar que es una característica innata que las personas tienen al nacer y que no se puede potenciar a lo largo de nuestra existencia, pero deben de saber que no están en lo cierto. ¿Quién no ha tenido pánico alguna vez en su vida a hablar en público? O ¿Nunca han sentido que alguna vez pudieron dar más de sí mismos para conseguir algo?. Por todo esto el coaching es la perfecta herramienta para dar forma y volumen a uno de los pilares más importantes de la psicología humana. Aunque es poco conocido por la mayoría de las personas del vulgo, en los últimos años las altas esferas se están haciendo eco de sus beneficios. Futbolistas, empresarios, médicos o periodistas solicitan la ayuda del llamado “coach” para que les guíen, para extraer el máximo rendimiento de sí mismos. Ningún profesional se escapa de la necesidad de tener la motivación diaria para levantarse con energía y afrontar su jornada laboral, además el resto del día, con las ganas de quien se despierta para hacer aquello que le hace feliz.

Para crear una definición de la palabra “coaching”, la Escuela Europea de Coaching (EEC) afirma que “Es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos”. Nadie conoce con exactitud cómo se originó este fenómeno, ni cuales son los verdaderos padres del coaching, pero si se sabe que a mediados del siglo XVI, en un pequeño pueblo cerca de Budapest nacieron las primeras referencias a este termino. Pero como casi todo hoy en día se empezó a poner en práctica en Estados Unidos y poco a poco se fue expandiendo por todo el planeta. Hoy en día existen instituciones que se dedican a la organización y al impulso de esta herramienta como son la International Coach Federation (ICF) o el Instituto de Coaching Empresarial. Por un lado el ICF es la mayor organización de coaches profesionales a nivel mundial, con más de 25.000 profesionales en 120 países y está en España desde 2004. Además cuenta con mas de 700 miembros afiliados y se conoce con el nombre de AECOP. Los objetivos principales de esta entidad son promover el arte, la ciencia y la profesionalización de este campo.

Los medios de comunicación están en la actualidad, al tanto de los avances en el “coaching” y las beneficios económicos tiene en todo el mundo. En un articulo de la sección de economía del diario El Pais, señalaba que los expertos recomiendan que la formación se realice a través de universidades o escuelas de negocio, como ya ha ocurrido en la Universidad Complutense de Madrid, con la primera Cátedra Extraordinaria de Coaching y Management. Sin duda es una opción muy jugosa para formarse y dedicarse a ello, ya que mueve una media de 1.000 millones de dolares anuales en todo el mundo, y en España está despegando paulatinamente. En 2009 Chartered Institute of Personnel Development, determinó que el coaching profesional se realizó en el 90% de las empresas que entrevistaron, a pesar de la situación de crisis mundial que estaba experimentado en esos momentos el planeta.

Las empresas que se preocuparon del bienestar de sus plantillas, mejoraron en un 760% los resultados económicos

El coaching tiene dos grandes vertientes, por un lado la estrictamente personal para desarrollar habilidades, pero también está el grupal que sirve para mejorar los lazos entre las personas que participan en las distintas actividades y formaciones. Por un lado el “coaching” que se identifica con el desarrollo de las habilidades, suele estar relacionado con el campo de la comunicación y aprender a como gestionar y planificar el tiempo que invertimos, tanto dentro como fuera de la jornada laboral. Esta parte está ligada indirectamente con la capacidad de liderazgo y la toma de decisiones, bien para iniciar la búsqueda de nuevos retos profesionales o bien para la integración en un nuevo equipo y de esta forma impulsar nuestro bienestar y felicidad hacia la cumbre de nuestras metas personales. En el otro extremo, aunque unido indirectamente con el individual, existe el coaching estratégico o empresarial, basado en los procesos de toma de decisiones y la identificación de los obstáculos y oportunidades, para lograr que los empleados sepan reacción ante distintas situaciones de forma que la empresa salga beneficiada.

ter

Empleados de Sprinter en las clases teóricas del PER/ Imagen de Adrián Sánchez

Empleados de Sprinter en las clases teóricas del PER/ Imagen de Adrián Sánchez

 

A falta de titulaciones universitarias los cursos que imparten algunas empresas especializadas en coaching son la base para la profesionalización del “coach”.Según Ángel Luís Sánchez, instructor de cursos de coaching, suelen ser cursos de entre 200 y 300 horas, de las cuales la mitad son presenciales. Basadas principalmente en prácticas, tutorías y otras actividades repartidas durante seis meses. En el caso del curso sobre coaching en Alicante la titulación que otorgan permite entrar en las dos asociaciones más grandes del mundo como son la ICF y ASESCO. El objetivo de estos cursos es que el sujeto experimente un cambio tanto personal y profesional, para desarrollarse interiormente y conseguir posteriormente ayudar a aquellas personas que soliciten sus servicios, con las herramientas asimiladas durante el curso. Lo que respecta a los instrumentos para impartir las clases, son materiales multimedia elaborados por expertos, con vídeos, archivos de texto o audios donde se explican los contenidos que se expondrán a los alumnos. Además el perfil de la persona que contrata este tipo de servicios suelen ser “coaches que quieren mejorar o bien personas que están en proceso de formación o que quieren ampliar sus conocimientos y obtener la certificación para ejercer de manera oficial”, según expone Jesús Hernández.

Un grupo de trabajadores de Sprinter realizando actividades lúdicas en parque multiaventuras de Elche/ Imágenes cedidas por Elche Palmeral Aventuras

Un grupo de trabajadores de Sprinter realizando actividades lúdicas en parque multiaventuras de Elche/ Imágenes cedidas por Elche Palmeral Aventuras

 

En el caso particular de Amparo Martínez, visual del grupo Sprinter, no participan en cursos para ser “coaches”, sino al contrario. El Programa de Especialización en Retail (PER), así se denominan estas formaciones, sirve para que los trabajadores tengan un único modelo de trabajo para actuar en la empresa. Las jornadas de PER están compuestas por sesiones de una hora durante una semana y al final de estas se evalúa a los alumnos con examen final, en el cual deberán de superar un 75% de los puntos. Después de la semana de cursos y convivencia, dependiendo del grupo, unos acuden al Squash para patinar, a los karts o en el caso concreto de Amparo Martínez, acudir a Elche Palmeral Aventuras donde hicieron varias actividades como tirolinas , gymkanas o juegos grupales. “El objetivo principal de los cursos es estandarizar conceptos de trabajo” según afirma Martínez. Con la mate de actuar, independientemente de la ciudad en la que esté trabajando un empleado, con un modelo de trabajo único, para favorecer la rápida adaptación y sobre todo aumentar la capacidad empresarial.

El perfil medio del coach en España ronda los 41 años, tienen unos 14 clientes y cobran 250 euros por sesión

Hombres y mujeres que desempeñan la profesión de coach dividido en los distintos continentes

Hombres y mujeres que desempeñan la profesión de “coach” dividido en los distintos continentes

Al fin y al cabo un equipo tiene un entrenador, la empresa un jefe y un país un presidente. Por la misma razón algunas personas necesitan un líder en el que apoyarse para dar el mayor rendimiento, está figura es el “coach”. Edward García es un experimentado entrenador, explica que un coach debe de basarse en la la “honestidad”, tener gran capacidad de observación y comunicación. Con el fin de empatizar con el cliente para conseguir el feedback necesario. Mientras que desde el punto de vista científico el profesor y psicólogo de la Universidad Miguel Hernández, Ricardo Bencomo, explicó que “la autoeficacia, el manejo de estrés, el planteamiento racional de objetivos a alcanzar, tolerancia a la frustración, motivación intrínseca y la respuesta ante los reforzadores externos procesos son los procesos cognitivos y psicológicos”que emergen durante las sesiones de coaching”.

“La felicidad no es hacer lo que uno quiere, si no querer lo que uno hace” y por ello tal vez después de leer el reportaje, la visión hacia ese gran desconocido, llamado coaching, cambie por completo y poco a poco vaya teniendo el protagonismo que se merece en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *