“El crossfit crea hábitos saludables. Es muy fácil dar una pastilla”

Miguel F. Borrazás | Entrenador de Crossfit

Audio

IMG_3093

Miguel F. Borrazás (en el centro) explicando el “workout of the day” a los crossfiteros en Crossfit Alc | SÁNCHEZ DÍAZ-HELLÍN

Miguel F. Borrazás, coruñés de 47 años, entrenador nacional de halterofilia y defensor del trabajo duro y la ambición, descubrió en 2007 una nueva modalidad de entrenamiento: el ‘crossfit’. Desde entonces, se dedica por entero a esta disciplina como ‘coach’ en el centro Crossfit Alc, donde prepara físicamente a decenas de personas a través de un entrenamiento personalizado: “Debo saber quién no ha dormido, quién está en período de exámenes o quién tiene alguna lesión”. Religión, secta, estilo de vida… muchas son las acepciones que acompañan al crossfit, pero la realidad sólo es una: ya se practica en más de 10.000 ‘boxes’ en todo el mundo.

Pregunta. Se dice que el éxito del crossfit reside en cubrir las carencias de los gimnasios, ¿cuáles son esas carencias?

Respuesta. Lo más preciado de hoy en día es el tiempo. Es muy difícil que alguien tenga tres horas al día para ir al gimnasio, pero se ha visto que con dos días y una hora el crossfit es el entrenamiento más efectivo para conseguir los resultados de coordinación, potencia y resistencia. Además es un entrenamiento sumamente personalizado cuya principal característica es que es un ejercicio escalable que permite un desarrollo completo de todas las cualidades físicas.

P. ¿Por qué engancha tanto?

R. Porque la gente se siente parte de un grupo que lucha por unos objetivos determinados y vienen aquí a no perder el tiempo, siendo conscientes de que es un entrenamiento muy efectivo. Otros motivo es por la pizarra del box, donde escribimos los progresos de cada crossfitero. A todo el mundo le gusta compararse, ver sus progresos y sus récords. Además el crossfit tiene uno de los índices de abandono más bajos del sector, incluso cuando se van de vacaciones hacen turismo de crossfit, porque como se sienten tan bien practicándolo lo necesitan.

P. ¿Cómo se crea esa pertenencia a un grupo?

R. Funcionamos como un grupo porque aquí hay una serie de normas no escritas. Hay que tener una puntualidad, si la clase empieza a las 11 es a las 11 en punto. Después se presenta la clase, se explica, se pregunta cómo está la gente. Y luego, según la actividad que toque cada día, todo el mundo espera a que todos acaben las series que correspondan. Los que acaban antes animan al último, nunca va cada uno a su bola. Los grupos no siempre se mantienen porque dependen del horario de cada uno, pero cuando viene alguien nuevo la labor del entrenador es presentarlo.

P. ¿Cómo se llega a ese nivel de comunidad con unos objetivos tan individuales?

R. Hay que entender que lo que se busca aquí más que objetivos estéticos son objetivos funcionales. El fin último es crear gente sana y funcional que sea capaz de correr, saltar, levantar y empujar en cualquier momento. Se trata de crear un hábito de vida tanto con el entrenamiento como la alimentación, también les ofrecemos el servicio de dietas, que por supuesto no es obligatorio.

P. ¿Qué otras características tienen los crossfiteros como grupo fuera del box?

R. Lo que les une es el propio crossfit, es el único nexo de unión pero es muy grande porque siempre comparan sus marcas de las pizarras, hablan de sus progresos, las competiciones, las dietas, incluso de las zapatillas y complementos de deporte. Además se vive una cosa que no se daba hace diez años, que es el fenómeno de las redes sociales. Ahora todo el mundo sube fotos entrenando y esa es la mejor publicidad para nosotros. Es muy raro que en tu círculo de amigos seas tú solo el que hace crossfit. Al fin y al cabo es una forma de vida.

P. El crossfit es criticado por algunos expertos porque lleva al límite la capacidad física de la persona que lo practica, ¿es cierto?

R. No y no hay que tener miedo a las lesiones. Cada uno tiene que coger una balanza y decidir hasta dónde quiere llegar: crossfit como entrenamiento para la salud o crossfit de competición. Lo primero que buscamos es la salud. No hacer nada sí que es perjudicial para el ser humano. Se trata de preparar a la población normal para que mejore sus cualidades físicas. Una persona más fuerte y más en forma va a ser más independiente, sobre todo en la tercera edad, porque el ejercicio físico es la mejor terapia contra muchas enfermedades. Una cosa es lo que el cuerpo médico dice para la población normal y otra cosa es la realidad. Nosotros somos las trincheras, el campo de batalla. Es más difícil crear unos hábitos saludables que dar una pastilla. Quizás estamos un paso por delante.

P. ¿Cree que llegará a formar parte de los Juegos Olímpicos?

R. Crossfit es una marca y no le interesa para nada estar en los Juegos Olímpicos porque ya mueve mucho dinero y mucho público alrededor del mundo. En mi opinión los Juegos Olímpicos es algo que no es sostenible: organizarlos es muy caro, hay mucho problema con el dopaje y ahora lo que se busca es que la gente haga deporte por salud, porque el deporte de alto rendimiento no es saludable en cualquier ámbito. Si hubiera pilates de competición tampoco sería saludable.

Por: Alicia Sánchez Dáz-Hellín | Macarena Sogorb Zaragoza | Roberto Torres Belmonte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *