El envejecimiento de la cultura

Bajo por la Rambla en dirección al Ayuntamiento. Allí hay un mercadillo de libros, según he leído en Google. La calle tiene una tonalidad más cercana a la del asfalto que a la del cielo, aunque en realidad hoy son casi del mismo color. Por la Rambla, me encuentro a personajes de toda índole, como suele ser habitual en el centro de Alicante. Entre ellos, tres chicas alemanas que me piden que les haga una foto junto a un árbol que nada tiene de especial.

Entro por la Calle Mayor y el ambiente no da buena espina. La sensación es que el tamaño de la calle es antagónico a su nombre. El poco movimiento de gente, más allá de un par de jubilados desayunando un cruasán en la terraza de una cafetería, me hace presagiar que el rastro no va a tener mucha clientela. Pese a todo, solamente son las once y media de la mañana, así que tal vez es demasiado pronto para los domingueros que van a pasear en familia.

IMG_20151213_121128

En el rastro había libros de mucha calidad, que se vendían por menos de un euro.

Justo antes de llegar a una de las bocacalles que dan a la Plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra el mercado, empieza a sonar a todo volumen desde un balcón Cadena Dial. El estruendo me hace bajar directamente hacia el rastro.

Una de las propietarias vende sus libros en lotes de cinco por dos euros porque necesita el dinero para completar su pensión.

Para mi agradable sorpresa, me encuentro con muchos libros en valenciano/catalán, como Harry Potter i el Calze de Foc. Por supuesto, la mayoría son de la Editorial Bromera. María Seguí, la dueña de estos libros, está sentada junto a ellos en una silla de playa. Con una mirada impasible en un rostro dañado por el tiempo, comenta que le da “pena” deshacerse de los libros, pero que necesita el dinero porque no le llega con su actual pensión. Debe ser así, porque vende cinco libros por dos euros.

IMG_20151213_120648

Francisco Aznar, uno de los propietarios, dijo que vendía sus libros a este precio porque “cada día valdrán menos”.

Me llama la atención un libro recopilatorio de los poemas de Miguel Hernández. Lo cojo, y un señor de unos 60 años que se llama Francisco Aznar, me dice que los vende por tres euros, uno más que su compañera, y añade que sus libros “cada día van a valer menos”, con algo de dolor en la voz. En ese momento, pasa por mi lado un niño de unos ocho años con sus abuelos y les comenta: “Mirad qué baratos, yayos, cinco libros por tres euros”. Seguramente, era la única persona que no tenía treinta años más que yo.

La única persona joven fue un niño de ocho años que paseaba con sus abuelos.

En el rastro, no hay solo libros. También se venden DVDs, monedas antiguas y algunos cuadros; pero como no entiendo nada de arte, no sé valorarlos. Me parece curiosa la estampa de los discos junto a los libros, en un cuadro distinto que por mi edad sí entiendo. Tal vez ya los discos, que parecían un gran avance, se han quedado tan obsoletos o más que los libros, que todavía perduran gracias a los fieles e irreductibles lectores en papel, que se niegan a pasarse a los e-books.

La estampa general de esta especie de mercadillo, que casi podría catalogarse como de antigüedades, contrasta con la escena que se vive a diez metros. Ahí, una enorme pista de hielo para patinar ocupa casi todo el espacio de la Plaza del Ayuntamiento. Pese a que es un domingo por la mañana, la música y la juventud son las notas dominantes del panorama.

La cultura, en general, ha dejado de resultar atractiva para la mayoría de los jóvenes porque se ha separado de la diversión. No se contempla como parte del recreo o pasatiempo, que es como la define la RAE, sino como algo que se guarda solo para el momento lectivo. Tal vez porque no está lo suficientemente digitalizada, porque en el rastro también hay discos, y la gente sigue escuchando música. Si quieren llegar a los jóvenes, tal vez los dueños de los puestos del rastro tendrán que venderse por Amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *