El límite de las cuatro imposiciones lingüísticas

La cultura es uno de los factores influyentes a la hora de enseñar un idioma y cada vez es más notoria su relevancia

Leer, hablar, escribir y escuchar… En ocasiones parece que todo se reduce a eso, nos limitamos en exceso a esas cuatro habilidades sin ni siquiera profundizar en ellas, incluso podríamos decir que nos las exigen de la manera más superficial. Sin embargo, debemos ir más allá. ¿Por qué ceñirse ante las imposiciones establecidas? ¿Desde cuándo el aprendizaje tiene límites? Las cuatro destrezas nombradas anteriormente, a simple vista, conforman todos los elementos básicos y necesarios , pero no para asimilarlo, estamos obviando el contexto. Este consiste en profundizar en la literatura, para conocer a George Bernard Shaw y su reflejo del papel de la mujer de la época victoriana en su novela Mrs. Warren’s Profession (La profesión de la señora Warren, 1983). No solamente eso, también la contribución del austriaco Fritz Lang al cine alemán con películas como Metropolis (Metrópolis, 1927) y M (El vampiro de Düsseldorf, 1931). Incluso el mero hecho de visualizar un simple vídeo, en cualquier idioma, de un minuto de duración en Youtube. En esto consiste el contexto. Los elementos nombrados anteriormente solo son algunos de los numerosos apartados que conforman la cultura, además de su rol a la hora de aprender un idioma.

Los diferentes niveles a los que se puede acceder están impuestos por el Marco Común Europeo de referencia para las lenguas. Tal y como recoge en el apartado 3.2, existen 3 amplios niveles (A,B y C) . Cada uno de ellos está conformado por dos categorías .En todo examen de una Escuela Oficial de Idiomas se exigen  cuatro destrezas o habilidades . Todas y cada una de ellas han de ser aprobadas de manera independiente, y su dificultad dependerá exclusivamente del nivel examinado.

No obstante, parece que no todos están satisfechos con el estándar europeo y proponen la integración de una nueva habilidad lingüística, la quinta destreza. La cultura como  quinta habilidad enfatiza la capacidad del alumno para percibir, entender y en última instancia, a aceptar la relatividad cultural. En el Laboratorio de idiomas de la UA definen la cultura como una parte esencial de nuestro idioma, “la lengua sin relevancia cultural es casi inútil”, señalan. A pesar de que esta puede ser aceptada en la comunidad de enseñanza de la lengua, la cultura es parte integral de la enseñanza de idiomas, hay poco consenso sobre qué y cómo  deben enseñarla. A diferencia del vocabulario y la gramática, que tienen un contenido concreto, la cultura es  “fluida y amorfa”, por lo tanto, resulta “difícil de definir”.

Jaume Ibarra (Elche, 1990) , Licenciado en Filología Inglesa, opina que la cultura es esencial a la hora de aprender un idioma, se puede implementar incluso para los niveles más bajos. Además, es necesario concretar qué abarca la cultura.  “Se puede enfocar todo, desde el arte hasta el deporte”. Incide  en que él prefiere  la literatura, insiste en la importancia de los poemas, libros y las novelas. También añade que “a la hora de leer un libro en inglés es esencial saber la época y el contexto en el que está escrito, porque ayuda mucho a la hora de interpretarlo”.

 “A la hora de leer un libro es esencial conocer la época y el contexto en el que está escrito”

Por otra parte, durante el transcurso el Máster en Profesorado de Educación Secundaria, realizó las prácticas obligatorias en el Instituto Pedro Ibarra de Elche con alumnos de 3º de ESO y de 1º de Bachillerato, lo que le ha permitido comprobar la importancia que se le concede a la cultura en España, o al menos en algunos centros. Mientras que los primeros “eran bastante nulos”, los segundos tenían un nivel “más que aceptable”. Durante su estancia se organizaron diferentes eventos culturales, los días 16, 17 y 18 de Marzo se celebró La Semana Irlandesa, en la que las paredes se decoraron con poemas de Oscar Wilde, William Butler Yeats o Cristina Wolf.  También se exhibieron dibujos conmemorativos y los alumnos tuvieron la oportunidad de asistir a conciertos, representar una obra de teatro y bailar danzas irlandesas. El éxito fue rotundo, el porcentaje de participación elevado, pues a pesar de que la intervención no era obligatoria los alumnos mostraron gran iniciativa. Sin embargo, Ibarra matiza que sobre todo fueron los alumnos de Bachillerato los que formaron parte, ya que “en secundaria no había tanto interés, con esa edad les da vergüenza realizar cualquier tipo de actuación, son más tímidos.”

Otra de las formas mediante la que se introducía la cultura en la enseñanza consistía en que cada día dos alumnos, por orden de lista debían prepararse una noticia en inglés y exponerla en clase. El objetivo era que los alumnos ganasen confianza en sí mismos. Jaume también destaca que, aún así, la cultura debería introducirse de manera más notoria y no tan puntual. Los docentes deberían impartir más a menudo otros elementos culturales como la música o el cine.

IMG_20151020_114621

Elementos de la cultura como el cine y la literatura ayudan a los alumnos a profundizar en el contexto/ D.IBARRA

Precisamente, en la UA consideran la cultura como un elemento fundamental para el aprendizaje de idiomas, y este mes de octubre  comienzan dos talleres de cine, “Tardes de cine en la UA” y “Tardes de cine en el MACA” , en los que, mediante diversos ciclos, se profundizará en el aparatado fílmico y además, todas las películas serán proyectadas en versión original para favorecer el aprendizaje de idiomas. Israel Gil (Elda), uno de los coordinadores  del Aula de Cine de la UA habla del ciclo coreano y del ciclo rumano, compuesto de diferentes películas de los respectivos países, y expone que “si desconoces sobre el cine coreano o rumano apenas te vas a enterar de absolutamente nada, pero quizá en algún momento si alguien dice hola y otro personaje le responde del mismo modo, inmediatamente vas a vincular lo que escuchas con lo que lees. De alguna forma te vas a familiarizar y aprenderás palabras sueltas.”.

El cine y el doblaje masivo que se realiza en España

Israel Gil rechaza rotundamente el doblaje, lo considera un insulto, además de uno de los causantes del bajo nivel de España en cuanto a idiomas. En el año 1941 se aprueba la Ley de Defensa del Idioma, que exige que todas las películas sean dobladas al castellano.  “Los países Fascistas como Alemania, Italia o España utilizaban el cine con una finalidad propagandística y con el objetivo de manipular, han trasladado el doblaje a las generaciones posteriores” comenta Israel. También añade que “poco a poco” la gente va apreciando cada vez más la versión original. Del mismo modo, los cines Plaza Mar de Alicante empezaron proyectando cine en versión original un día a la semana y se han visto obligados a ampliar la oferta, pues la demanda se ha incrementado. Asimismo, el artículo 8 de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual obliga a que  se subtitulen  el 75% de los programas, aunque sólo hace referencia a las personas con alguna discapacidad auditiva e ignora a aquellos que quieran ver el cine en versión original para aprender un idioma. Aún así, la cifra dista de la Normativa Inglesa, en la que se subtitulan el 100% de los contenidos.

“Los países que han sido fascistas como Alemania, España e Italia utilizaban el cine con una finalidad propagandística y han trasladado el doblaje a las generaciones posteriores”

IMG_20151005_125626

El Coordinador del Aula de Cine de la UA explica la importancia del cine en versión original para profundizar en el contexto social y cultural/ D. IBARRA

 

Excesiva incidencia en la exactitud gramatical

Tanto Jaume Ibarra como Israel Gil coinciden en que en los institutos y universidades públicos no otorgan tanta importancia a la cultura como deberían. Ambos llegan a la misma conclusión. Es una cuestión de tiempo, se destina gran parte de este a memorizar la gramática y se olvidan actividades que ayuden a interiorizarla. Sin embargo, Israel Gil sostiene que cada vez se le está dando menos importancia a la precisión gramatical y se está otorgando prioridad a la comunicación. “Mientras que antes si cometías un error gramatical te suspendían, se está avanzando en este aspecto”, reflexiona Israel. Por tanto, se debe continuar este camino,  una dirección que ha costado tiempo y esfuerzo. Consiste en potenciar la cultura a través de los diferentes elementos que la componen, para institucionalizar a los españoles con los idiomas extranjeros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *