El reto de la inserción laboral

 Lansana Cissokho es uno de los miles de inmigrantes que lucha día a día por sobrevivir y permanecer en su actual oficio como viverista a pesar de su baja remuneración en el salario

“Me vine a vivir a España debido a la grave situación en mi país, Guinea Conakry. Allí hay mucha crisis económica, no puedes acceder a ningún recurso. Las posibilidades de trabajo son inferiores, por lo tanto, decidí probar aquí para ver si mejoraba mi vida en todos los ámbitos y ,de hecho, según mi experiencia no me gustaría regresar a mi antigua tierra natal”. Así lo relata Lansana Cissokho, uno de los miles de inmigrantes que luchan cada día por sobrevivir. “Aquí el reto es introducirse en el mercado laboral ya que cuando llegué a Elche no tenía documentación y para conseguirla necesitaba un contrato de trabajo” explica el guineano de 32 años.

La crisis en torno al empleo es principalmente uno de los motivos por el que miles de inmigrantes vienen a vivir a Elche.  Sin embargo, a pesar de la grave situación en Europa ,especialmente en España, la mayoría de extranjeros deciden trasladarse debido a la falta de recursos en su país, con la esperanza de encontrar una calidad de vida superior a pesar de la reducida remuneración. Así de simple y así de tópico, pero totalmente real.

Muchas de las personas extranjeras no consideran necesario una formación y tienen como prioridad y necesidad buscar trabajo por su propia cuenta . Este es el caso de Lansana Cissokho. Llegó a  España en agosto de 2006 cuando a su alrededor la crisis se fraguaba en silencio. Nació en Conackry, Guinea Francesa, en 1983. Allí vivió hasta los 25 años de edad pero tuvo que dejar la nación debido a la falta de trabajo y recursos.

El guineano cuenta la difícil situación en la que está sometido su país, y su estancia en Elche desde la experiencia como viverista. Ha conseguido adaptarse al estilo de vida española realizando labores en el sector agrario y entre sus planes de futuro no está volver a su tierra natal.

la foto (2)

Lansana Cissokho, inmigrante viverista / Raquel.B

Este es el perfil de un inmigrante que no ha dejado de luchar por conseguir trabajo. Según el africano “desde mi punto de vista es duro adaptarse a otro país. Al principio, nada mas instalarme recibí ayuda de familiares que ya vivían aquí antes que yo. Ellos me ayudaron poco a poco a buscar trabajo y me prestaron dinero para que pudiera pagar mis gastos”. “Pero una vez conseguí el trabajo me fui amoldando a la vida en Elche y ,afortunadamente, he conseguido acostumbrarme”, añade.

“Desde mi punto de vista es duro adaptarse a otro país”, asegura  Lansana Cissokho

Sin embargo, la mayoría de personas que abandonan su país para residir en España solicita ayuda en una de las fundaciones más conocidas de la Comunidad Valenciana, Elche Acoge, donde tienen como principal tarea favorecer la integración social de aquellas personas que vienen de otros países, así como, de introducirlas en el ámbito laboral. En esta situación se encuentra el estadounidense Javier Valentín  de 19 años de edad que decidió abandonar su país al lado de su familia con el objetivo de cumplir su sueño, ser futbolista.  “Acudí a la escuela de verano de Elche acoge  para realizar algunos talleres de formación y para que me orientaran de cara al futuro ya que mi familia ha regresado a mi país y yo no tengo pensamientos de  volver porque estoy involucrado al 100% en el fútbol, que es de lo que vivo actualmente” según comenta Javier.

elche acoge

Ubicación de la Fundación Elche Acoge / Raquel.B

 

Además, esta organización ofrece hogares totalmente gratuitos con todas sus necesidades básicas cubiertas con el objetivo de hacerles más fácil la supervivencia a los extranjeros que aún no han conseguido adaptarse al estilo de vida en la ciudad.  La psicóloga de la asociación Elche Acoge María Ballester explica que “Llevamos dos recursos de alojamiento, uno para hombres y otra para mujeres. El piso de los hombres está formado por siete plazas, por lo tanto, conviven siete personas en un mismo hogar. Otro de los recursos que ofrecemos es para madres conocidas como “familias mono parentales” ya que son mujeres con hijos sin la figura paterna”.

Proyecto de retorno voluntario

Otra de las labores que ofrece Elche acoge es un proyecto de retorno voluntario a todas aquellas personas con o sin autorización de residencia que no disponen de medios económicos y desean regresar a sus países, independientemente de su nacionalidad. Según explica María Ballester a los beneficiarios del proyecto se les facilita un billete aéreo gratuito y una ayuda económica de reintegración ya que  no han conseguido regularizar su situación en el país. Sin embargo, tanto Javier como Lansana coinciden en no regresar a su nación. Ambos aseguran que aunque España no sea uno de los países mejor parados, es el único lugar que les mantiene vivos.  “Debido a la crisis todo está muy mal, sobre todo el sector agrario. La agricultura es un trabajo muy pesado y el menos pagado, pero por lo menos se producen productos por los que se paga algo, mejor eso que nada”, asegura el guineano

 La edad media de las personas que proceden de otros países para vivir en la ciudad de Elche es de 32 años y ,principalmente, un alto porcentaje de estos habitantes se concentran en el barrio de Carrús

javier valntin

Javier Valentín / Raquel.B

En cuanto a los servicios más demandados durante este último año, la psicóloga asegura que son las clases de castellano y el asesoramiento jurídico, ya que los interesados en las clases desean formarse y aprender el idioma para poder comunicarse en la ciudad.

Según los datos del informe estadístico de población 2015 elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Elche hay 28.226 ciudadanos que nacieron en el extranjero. La edad media de las personas que proceden de otros países para vivir en la ciudad de Elche es de 32 años y ,principalmente, un alto porcentaje de estos habitantes se concentran en el barrio de Carrús.  La gran mayoría de inmigrantes que se trasladan al municipio son personas en busca de trabajos, y ,normalmente, sin documentación que prestan sus servicios  en oficios pocos cualificados como la construcción, la agricultura, la restauración, la limpieza y el servicio doméstico. Además, existen diversos requisitos para proceder a la regularización extraordinaria de inmigrantes irregulares que pueden variar de unos procesos a otros. En unos casos basta con acreditar la residencia en el país mientras que en otros se exige una cierta integración en la nación, que se debe acreditar mediante un contrato de trabajo.

Sin lugar a dudas, Elche Acoge es una asociación dedicada por y para el inmigrante. Por su parte, una sombra de miedo empaña la mirada de Lansana al imaginar volver a su país. La esperanza de vida en África es bastante reducida. Aunque no tiene pensado solicitar ayuda al centro desea seguir cogiendo experiencia en su oficio para poder pagar sus gastos y continuar en la nación. Cabe recordar  la necesidad de ser solidarios con los que necesitan ayuda, vengan de donde vengan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *