El sello de identidad de un joven realizador

Andrés López junto a su equipo de actores en la presentación de su segundo cortometraje / Laura Sala

Andrés López junto al reparto de actores en la presentación de su segundo cortometraje / Laura Sala

En un fin de semana en el que las calles principales de Mutxamel acogen la X Edición de la Muestra de Empresas de la localidad alicantina y horas más tarde del encendido de navidad, a las puertas de su Centro Social, familiares, amigos y vecinos se acercan a disfrutar de la presentación del segundo cortometraje de Andrés López, mutxamelero y trabajador nato en el arte escénico y audiovisual.

El director, nervioso, camina de un lado a otro recibiendo a la gente que se aglomera a las puertas. Siempre agradecido y con gestos de cariño saluda, uno a uno, al público asistente. A las 20.30 se abren las puertas del auditorio José Bernabeu. La familia del joven director decide situarse por las primeras filas para no perderse detalle y transmitir a su hijo, hermano y nieto la tranquilidad que necesita. Al lado de la familia, se acomoda el reparto de actores impacientes por ver el resultado final. Amigos y conocidos optan por los sitios posteriores. Por último, la concejalía de cultura y algunos miembros del Ayuntamiento de Mutxamel acceden a la sala que, gustosamente, han cedido al realizador para exponer su segundo y más ambicioso proyecto.

En la pantalla ya figura el menú de títulos de “Luna” donde suceden imágenes que dejan entrever fugazmente la calidad técnica con la que cuenta la obra. El director sube al escenario y agradece al público su asistencia. “Este cortometraje trata sobre la búsqueda de identidad de cada uno, de cómo establecemos nuestras relaciones con la gente que nos rodea y como las afrontamos” explica emocionado Andrés López. El título del cortometraje coincide con el nombre de la protagonista principal, una joven condicionada por los demás pero, que una serie de circunstancias le llevan a iniciar una búsqueda hacia su propia identidad. El director, asegura que “Luna” es un proyecto que le ha dado muchos quebraderos de cabeza ya que también ha trabajado como guionista, productor y actor. No ha sido fácil pero, gracias al trabajo e implicación de su equipo, la obra ha salido a flote y espera cosechar grandes éxitos. Tras esto, las luces de la sala se apagan y Andrés López, con disimulo, opta por salir de ella durante la reproducción. A pesar de ser actor y haber trabajado para numerosos proyectos, es una persona muy tímida que no le gusta verse en la gran pantalla delante de mucha gente.

“ ‘Luna’ es un proyecto que me ha dado muchos quebraderos de cabeza” comenta, entre risas, el director Andrés López.

La cabecera de las productoras Cignus films y CuartaXpresion son las primeras en aparecer. Suena el compás de un piano que interrumpe una voz en off diciendo: “¿Qué estás buscando Luna?”. Los títulos de crédito van apareciendo en pantalla a la par de una secuencia de montaje en la que suceden imágenes de Luna (Ana Trenzano) y Víctor (Daniel Aguilera) en su fugaz e intenso romance. Un amor pasional de dos adolescentes que se ve truncado cuando Victor decide desaparecer de la vida de su chica. La pantalla se vuelve negra y la palabra luna queda dibujada tras un gran destello.

Un arranque inteligente que da paso a la cruda historia de una joven destrozada por su primer amor. La historia contada a través de cuidadísimos planos que resaltan la soledad y decepción de la protagonista así como, el uso de tonalidades frías en los momentos de máxima angustia, hacen que el público empatice con una chica traicionada que pierde las ganas de vivir.

Cada personaje, está pensado para ayudar al desarrollo personal de Luna en esa búsqueda hacia sí misma. Andrés López interpreta al hermano mayor, que es quien intenta sacar de Luna todo lo que le ata a una vida que no le corresponde. Por último, la actriz Victoria Guillén interpreta un papel clave en ese cambio de pensamiento de la propia Luna como mujer y amiga. En definitiva, son personajes construidos psicológicamente a conciencia y cuya interpretación denota un trabajo previo.

La música acompaña durante toda la obra a un vaivén de sentimientos y emociones que, junto a la interpretación y el meticuloso montaje conforman una atmósfera que, poco a poco, va cobrando sentido. San Vicent De’l Raspeig, Los Arenales de Sol, Alicante y Mutxamel son las diferentes localizaciones que se pueden contemplar en el cortometraje y que generan ciertos murmullos entre el público al reconocer los distintivos lugares. La obra concluye dando respuesta a la pregunta de su inicio. Fundido a negro. El público aplaude sin cesar durante al menos un minuto. El director, quien al parecer entró sigilosamente antes de que el corto acabara, invita al reparto a subir al escenario para agradecer la gran ovación.

Sant Vicent de’l Raspeig, Alicante, Mutxamel y Los Arenales del Sol son las diferentes localizaciones que aparecen en el cortometraje.

El concejal de cultura, Rafael García, aprovecha el paso al pequeño coloquio para felicitar al realizador mutxamelero por su obra y animarle, tanto a él como a su equipo, a seguir trabajando. Un bonito discurso en el que también felicita a sus padres que, orgullosos, se giran para agradecer sus palabras.

Para cerrar la presentación, los actores comentaron algunas anécdotas del rodaje y las dificultades que conllevó rodar en pleno enero las escenas dentro del mar. Ana Trenzano y Daniel Aguilera aseguran que fue muy duro rodar en pleno invierno dentro del agua y evitar que el frío se hiciera visible ante la cámara pero, a su vez, están satisfechos con el resultado final.

Los nervios y preocupación han desparecido del rostro de Andrés, quien abraza sonriente a su familia y atiende al resto de invitados que le felicitan por su segundo proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *