“El vertedero de Fontcalent dispone de la mejor tecnología pero no la aplica”

CARLOS ARRIBAS, miembro de Ecologistas en Acción en Alicante

Carlos Arribas Ugarte (Vergara-Guipúzcua, 1953) lleva casi 40 años en Ecologistas en Acción, desde la proclamación de la Constitución de 1978. Sus ideologías antinucleares fueron el detonante, aunque su interés y defensa por el medio ambiente abarca mucho más. Desde la contaminación de las playas alicantinas a la mala gestión de residuos del vertedero de Fontcalent, propiedad de INUSA –Grupo Cívica- que preside el empresario Enrique Ortiz. 

Carlos Arribas, en la sede de Ecologistas en Acción Alicante

Carlos Arribas, en la sede de Ecologistas en Acción Alicante

P: ¿En qué momento comenzaron las irregularidades en el vertedero de Fontcalent?

R: La nueva planta de Fontcalent empezó a funcionar

en el año 2007, y desde entonces sufre decadencias. Anteriormente había otro vertedero que también era un desastre, denunciamos malos olores e incendios durante los años 90.

P: A pesar de su juventud, el vertedero solicitó su ampliación en 2010. ¿Cree que se debe a que acoge residuos de otras zonas?

R: Sí. Si se ocupase solo de los residuos de Alicante, no sería necesaria su ampliación. En 2010 presentamos, junto con asociaciones de vecinos, alegaciones para evitarlo, pero no funcionó. Inicialmente se acordó el tratamiento de 100.000 toneladas de basuras anuales, pero el Ayuntamiento de Alicante y el Consorcio han firmado un acuerdo para que puedan entrar 140.000 toneladas. De esta forma incumplen el Plan Integral de Residuos de 2013.

P: Según esas alegaciones, los residuos de otras zonas no pasan por la planta de reciclaje, sino que se vierten directamente

R: Eso sucedió, lo denunciamos e intervino el Seprona. Había un flujo de residuos que no pasaba por la zona de tratamiento sino que iba directamente al vertedero. Se incumplía así la legislación europea y estatal de residuos que obliga su tratamiento antes de proceder a su vertido.

P: Sin embargo, el Ayuntamiento afirma que el Plan Integral de Residuos de la Comunitat permite que en las instalaciones de Alicante entren residuos de otros lugares, que generan un “beneficio económico atípico” para todos los vecinos

R: Una cosa es que no se prohíba, y otra es lo que marca el Plan Integral de Residuos, que cada zona debe tener una instalación adecuada y hay que aplicar el principio de autosuficiencia y proximidad. Para ellos el reciclaje es una pérdida de tiempo, por lo que se vierte el 80% de los residuos que entran, y se recupera tan solo un 2% de material.

P: ¿Cree entonces que su objetivo es obtener el mayor beneficio?

R: Exacto. Y no solo con las basuras, sino con el gas que se genera a partir de ellas. Los residuos que se vierten se entierran, su descomposición produce biogás, que se quema y genera energía. Esa electricidad la venden al mercado y es otra fuente de ingresos. Sin embargo, no se recupera todo el gas que se produce. Según INUSA, recuperan el 65% de los gases que se generan. Es decir, la parte restante se difunde al medio ambiente y es perjudicial para la salud.

P: Además, el vertedero no aplica las mejores tecnologías disponibles, según afirma su grupo

R: Es cierto. La planta dispone de las mejores tecnologías pero no las aplica. De hecho, el volumen de residuos que recicla la gente de forma doméstica, en los contenedores de acera, es mayor que el que recuperan todas las plantas de reciclaje de la Comunidad Valenciana.

P: Vecinos de la zona se quejan del ruido y los malos olores de la planta, y el Ayuntamiento responde que este se debe a las ganaderías de la zona

R: El Ayuntamiento solicitó un informe olfatométrico que no hemos podido consultar. Ecologistas en Acción, el grupo municipal Esquerra Unida y asociaciones de vecinos hemos pedido el documento, sin éxito. Creemos que esto es una información pública, y si no se nos permite acceso es porque oculta algo. La gente que vive en Rebolledo, Alcoraya o alrededores sufre mucho el olor de la zona, sobre todo en verano y por las noches. Hay 300 gases que generan hedor durante la descomposición y fermentación de los residuos.

P: ¿Son tóxicos algunos de esos gases?

R: Sí, lo son. Los vertederos presentan dos vertientes de problemas: una es la emisión de gases tóxicos y cancerígenos –como hidrocarburos policíclicos aromáticos, metales o el berceno- y los lixiviados, el líquido que rezuma la basura. Ambos viajan por aire y por tierra, y lo más peligroso es que penetren en el subsuelo. Los mecanismos de los vertederos para retener estas sustancias son muy rudimentarios: una lámina de polietileno de 3 milímetros que se puede degradar fácilmente -los mismos residuos pueden romper esa lámina- y debajo tiene una capa de arcilla de pocos centímetros. Todo ello no es suficiente para proteger las aguas subterráneas.

P: Entonces, los alicantinos estamos en peligro ante estas sustancias

R: Exacto. Y no solo los alicantinos, ya que estos gases se propagan por la atmósfera, son capaces de recorrer cientos de kilómetros. Ya sabemos que la atmósfera es nos afecta a todos, no solo a los vecinos de Fontcalent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *