“En AFA queremos poder compensar a la hora de mantener la autonomía del enfermo el máximo tiempo posible”

Violeta Clement Carbonell, psicóloga de la asociación de familiares y amigos de enfermos de alzheimer de Alicante / (Audio)

Los recuerdos, de la misma forma en la que vienen, se van. Miles de personas sufren la enfermedad del Alzheimer, que por suerte, actualmente tiene unos estudios avanzados y encaminados tanto al tratamiento de enfermos como a sus familiares. Desde AFA, se ayuda tanto a unas personas como a otras para que la enfermedad sea llevada de la mejor manera posible y que las personas que la sufren puedan llevar una vida más sencilla.

Pregunta. ¿Cuál es la realidad diaria de las personas que sufren Alzheimer?

Respuesta. La realidad diaria de la enfermedad depende de la fase en la que se encuentren, no es lo mismo una fase inicial que una más avanzada. Pero el centro se encuentra, en principio, con el impacto del diagnóstico. Al principio los pacientes se encuentran en búsqueda de recursos, ¿qué hago ahora?, ¿a dónde acudo?, ¿qué puedo hacer?

Nosotros tenemos personas con Alzheimer en fase inicial, que a lo mejor cruzan la calle y no te das ni cuenta, que caminan, van al aseo solos; los inicios. Esto no se considera una gran dependencia pero en realidad tiene que tener siempre a alguien pendiente de él. Algo a lo que recurrir, porque si el nivel de dependencia, a nivel burocrático no se le ha dado, realmente depende de otra persona para no perderse, para saber dónde está…

El día a día es la necesidad de buscar que recursos se adaptan mejor a esa familia y la familia busca información.

P. ¿Qué es lo más complicado en el cuidado de estas personas?

R. La no conciencia de la enfermedad que el paciente no se deje curar. Poder  compensar a la hora de mantener su autonomía el máximo tiempo posible. No son niños, porque no los comparamos con ellos. En vez de fomentar la autonomía como los niños, tratamos de mantener la que tienen. En la fase grave ya vienen los problemas, cuando están con delirios que quieren irse y esos suelen ser los peores. Ya en la última fase, el no poder tragar, aunque eso al final se traduce a lo más fácil.

P. ¿Qué tratamientos no farmacológicos utilizan con los enfermos de Alzheimer?

R. La asociación lo que pretende es abarcar un poco todo el proceso de la enfermedad en su totalidad. Para fases iniciales lo que hacemos son talleres de memoria, para personas diagnosticadas en fase leve, es como un estímulo cognitivo, clases en las que se juntan entre 8,12, 13 usuarios, con el mismo nivel cognitivo y hacen trabajos de memoria para intentar mantener las capacidades. El centro de día, una vez que se ha demostrado la enfermedad, el taller valora el nivel porque tienen que tener todo el mismo nivel homogéneo para que el taller pueda discurrir bien. La familia prefiere que venga en un horario más o menos completo, que no solamente haga cognitiva, que también haga fisioterapia, hay un grupo pequeño que hace aquagym, ahora hemos empezado un taller de taichí. Se agrupan según el estado de la enfermedad, más leve, más avanzado o más grave, cada uno tienen su grupo con el que  trabajan según el nivel. Nosotros nunca trabajamos con últimas fases. La residencia especializada recurrir a personas con la enfermedad ya avanzada o personas con una alteración de conducta que complica la convivencia. Entonces también tienen los talleres, la psicóloga, donde, de alguna manera, tratamos de encubrir toda la evolución.

P. ¿Se escoge un prototipo de persona especial para los cuidados del enfermo?

R. Nosotros tanto en la asociación, en el centro de día y en la residencia tenemos auxiliares de enfermería, de clínica y de geriatría. En todos los profesionales lo que se busca es primero que tengan su formación correspondiente y luego que tengan su habilidad. En un equipo profesional siempre hay la persona que anima más, o más positivo, otros más serios y tranquilos. Cada paciente se adapta mejor con un tipo de persona. Lo que se busca es que tengan sensibilidad y que de alguna manera, no se lleven los problemas a casa.

P. ¿Son más las mujeres que padecen esta enfermedad? ¿O la sufren más los hombres? ¿Qué edades rondan?

R.Ahora mismo nosotros tenemos más mujeres. Lo que está por determinar o por concluir a nivel de investigación y de datos es si realmente hay más predisposición en mujeres. Existe una mayor esperanza de vida en mujeres.

Esta enfermedad afecta a cualquier edad porque hemos tenido casos de gente de 40 años, evidentemente no es lo habitual. Hay un porcentaje un poco más alto de gente entre 60 y 80 años y a partir de 85 se multiplica la probabilidad. Entonces si las mujeres llegamos a más mayores, nos puede afectar más No sé si es por ese motivo o porque hay una predisposición de verdad en las mujeres.

 

logo_n_(6)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *