En busca del transporte sostenible

La concejalía de Movilidad se suma a la voluntad de convertir Elche en Capital Verde Europea en 2030 y se propone potenciar el transporte público

El pasado mes de septiembre, el partido político Compromís anunció su propósito de convertir Elche en la Capital Verde Europea del año 2030, un reconocimiento que otorga la Comisión Europea a ciudades de más de 200.000 habitantes que son un referente por sus políticas medioambientales. La elección del ganador se basa en la evaluación de doce indicadores, entre ellos, el transporte, un factor clave para conseguir una localidad más sostenible y limpia. Esther Díez, concejala de Movilidad, ha afirmado que el objetivo es que el transporte público sea en el principal modo de desplazamiento dentro del municipio.

El colectivo Margalló Ecologistes en Acció manifiesta sus dudas respecto a las posibilidades reales de alcanzar esta meta. Elia Durá, activista de Margalló, afirma que “intentar etiquetar Elche como Ciudad Verde Europea no sería realista”. Y añade: “Espero que de aquí a 2030 al menos se consiga reducir la tasa de contaminación atmosférica ilicitana ya que es una de las más altas de España”. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2014, Elche se encuentra entre las 30 localidades de España que superan el límite de contaminación recomendado para no llegar a perjudicar a la salud de los ciudadanos.

El 71% de las emisiones de co2 en Elche proviene del transporte privado y comercial

El Gobierno municipal se ha propuesto reducir las emisiones de co2 en un 40% en el año 2030. En este sentido, la movilidad juega un papel protagonista pues, según el Inventario de Referencia de Emisiones (IRE) del año 2009, el 71% de las emisiones de co2 en Elche proviene del transporte privado y comercial. Por lo tanto, el elevado nivel de contaminación está relacionado con la gran cantidad de vehículos matriculados en la ciudad. En Elche hay 639 vehículos por cada mil habitantes, según revela el Informe del Consumo en Elche de 2016. Esta tasa no solo supera al índice nacional, que es de 473, sino también al europeo que se sitúa en 487.

Elia Durá apunta como causa de este alto índice de vehículos la forma de urbanización de la ciudad. Según la ecologista, el municipio tiene una organización compleja porque cuenta con dos polígonos industriales en el extrarradio, más de treinta partidas rurales, playas en las pedanías, centros comerciales en las afueras y un aeropuerto. De esta forma, el transporte público no llega a ofrecer un servicio eficaz en todas las zonas y el vehículo privado se hace necesario.

Además, la ecologista compara Elche con Victoria-Gasteiz, Capital Verde Europea en 2012: “En Vitoria la urbanización está pensada para que en una sola manzana se encuentren todas las cosas necesarias para vivir el día a día. Así, se evita que los ciudadanos utilicen el coche para realizar esas tareas y se fomenta el uso de la bici para desplazarse al trabajo”. De hecho, según un estudio de la Comisión Europea, Victoria-Gasteiz es una ciudad de tamaño medio con una población similar a la de Elche. No obstante, a lo largo de su historia el municipio se ha expandido a lo alto en lugar de a lo largo, de manera que alrededor del 80% de la población vive en un radio de 1.500 metros del centro de la ciudad y el 95% disfruta de acceso a servicios básicos a 500 metros de distancia. En la ciudad vasca los desplazamientos en coche solo representan el 28,3% del total, pues la mayoría de los ciudadanos prefieren caminar o utilizar el transporte público.

En una situación bastante diferente se encuentra Elche, donde el 67% de los desplazamientos por motivos laborales se realizan en vehículo privado y, además, ocho de cada diez coches que se trasladan al trabajo están ocupados por un único pasajero. Mientras, tan solo en el 6,2% de los viajes de trabajo se utiliza el transporte público, según un informe del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Elche.

Este mismo estudio revela que, en términos generales, en un día laborable se generan más de 450.000 desplazamientos en la localidad. El 48% de ellos se realiza a en bicicleta o a pie, el 40% en vehículo privado y tan solo el 11% en transporte público.

 

El autobús, principal transporte alternativo

El servicio de autobús público, gestionado por Autobuses Urbanos de Elche S.A. (AUESA), transporta a 8 millones de pasajeros al año, un número que ha crecido en un 3% en 2016. Según los datos del Informe del Transporte Urbano de 2016, el autobús es principal medio de transporte alternativo del municipio.

Pasajeros subiendo al autobús de la línea K / Luisa Bernal

Pasajeros subiendo a la línea K, una de las más concurridas / Luisa Bernal

Por este motivo, la concejalía de Movilidad ha diseñado un plan para impulsar el uso del autobús público que se enmarca dentro de la estrategia para la candidatura de Capital Verde Europea.

La primera fase del proyecto se llevará a cabo durante esta legislatura y consiste en alargar el trayecto de la línea K para conectar el barrio de Altabix con el Hospital General, aumentar la frecuencia de la línea L y crear una conexión con el área comercial de Carrefour. Por otro lado, en la segunda fase, se modificarán todas las líneas para hacerlas más sencillas en su trazado y más eficaces, con el fin de acoger a más usuarios.

Sin embargo, Díez manifiesta que la fecha de ejecución de la primera fase depende de la aprobación de la compra de más autobuses en los presupuestos del Ayuntamiento, una cifra que ronda los 200.000 euros por cada vehículo. Además, la concejala recalca que el autobús urbano es un servicio deficitario en el que el Ayuntamiento invierte 8 millones de euros tan solo en su gestión. “Es una carga muy grande para el Consistorio ya que el servicio no obtiene los ingresos suficientes para mantenerse”, asegura.

De hecho, más el 60% de los usuarios del autobús viajan de forma gratuita, en concreto estudiantes menores de 26 años y jubilados, mientras que el 21,8 % utiliza bonos y tan solo el 11,2 % viaja mediante el billete ordinario, según el Estudio de la Movilidad de Elche de 2016.

Un caso de éxito: Bicielx

El Observatorio de la Bicicleta Pública de España ha señalado Elche como una de las localidades en donde los ciudadanos se más interesan por el uso de la bicicleta gracias al servicio municipal. BiciElx, gestionado por la empresa Pimesa, nació con el propósito de fomentar la bicicleta como medio de transporte en ciudad ilicitana y, hoy en día, cuenta con más de 2.000 usuarios.

Este servicio de transporte municipal también es deficitario puesto que sus ingresos son mínimos: Los usuarios pagan una tarifa de 36,30 euros al año. En esta línea, Díez asegura que lo que impide un mayor crecimiento de BiciElx no es el coste de la instalación de nuevas paradas, sino el de su gestión. “El problema es que las estaciones hay que mantenerlas quitando y poniendo bicis, y esto depende de la demanda de cada una en las diferentes franjas horarias”, asegura.

Actualmente, BiciElx dispone de 34 estaciones que están repartidas de manera concéntrica por el municipio con el fin de que haya una distancia corta entre una parada y otra. Según Díez, el principal objetivo es ampliar las estaciones en la zona sureste de la ciudad para finales de este año.

En el municipio se registran al año de 20 a 30 casos de accidentes en los que están involucrados los ciclistas

Por otro lado, Vanesa Cano, integrante de Margalló Elx, afirma que “a la gran calidad del servicio de BiciElx no le acompaña un carril bici en condiciones”. De hecho, según datos de la concejalía de Movilidad, en el municipio se registran al año entre 20 y 30 casos de accidente en los que están involucrados los ciclistas.

En general, la infraestructura del carril bici es deficiente. “El carril se diseñó por unos técnicos sin experiencia en este ámbito que no hicieron un estudio en profundidad ni consultaron a los colectivos interesados. Los carriles son chapuzas que costaron mucho dinero”, asegura Rubén Sempere, ecologista de Margalló.

El tramo más defectuoso es el de la avenida de la Libertad, la avenida del Ferrocarril y la avenida alcalde Vicente Quiles. Esta zona del carril bici conecta el este y el oeste de la ciudad y, a la vez, es la más transitada por peatones, coches y bicicletas. El Ayuntamiento acondicionará este carril bajando su trayecto a la calzada para reducir así el circuito por la acera y evitar los atropellos a peatones. La concejala explica que se irá actuando en los diferentes puntos de riesgo del carril de manera prioritaria y según el presupuesto.

Ciclista en el carril bici de la Avenida del Ferrocarril / Luisa Bernal

Ciclista en el carril bici de la Avenida del Ferrocarril, uno de los más deficientes / Luisa Bernal

Paula Torrijos, coordinadora de Movilidad Sostenible en la Oficina Ambiental de la Universidad Miguel Hernández (UMH), destaca que los conflictos entre ciclistas y peatones no solo se deben al carril bici, sino que se trata también de un problema de educación vial. Para solventarlo, la concejalía ha modificado la normativa del uso de la bicicleta en colaboración con la Mesa de la Movilidad. Además, se han organizado cursos dirigidos tanto a estudiantes como a adultos para promover la seguridad vial. “No es suficiente con saber montar en bicicleta, también es necesario que los ciclistas sepan circular por la ciudad”, apunta Esther Díez.

Asimismo, la representante de la Oficina Ambiental insiste en la necesidad de concienciar a la sociedad ilicitana sobre el impacto del transporte en el Medio Ambiente. “Lo primero que se debe conseguir desde el Gobierno municipal es demostrar que Elche es una ciudad en la que la gente se puede desplazar perfectamente a pie, en bicicleta o en autobús”, asegura.

En esta misma línea, Sebastián Madrigal, miembro de Margalló, opina que para llegar a un cambio significativo en 2030, el Consistorio debe fomentar la concienciación ambiental en la ciudadanía. Y añade: “Si seguimos en la dinámica en la que estamos, Elche difícilmente llegará a ser Capital Verde Europea”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *