“En el Colegio de Bicorp aprendes a dar y a pedir ayudar”

La exalumna del colegio Los Pinos Autora: Carla Vila

La ex alumna del colegio Los Pinos Autora: Carla Vila

 

Carla Galdós|La ex alumna del Colegio Los Pinos de Bicorp

Audio

Carla Galdós (1987 Bicorp) pertenece a la generación de ex alumnos de la promoción de 1991- 2000 del colegio Los Pinos de Bicorp. “En el instituto todo es competir y buscarte la vida”, expresa la joven para revelar los sentimientos experimentados cuando finalizó su etapa en el colegio.  Pasados Veintisiete años sigue recordado la familiaridad de una educación, de un centro, que era “como su casa”. Expone que si el colegio cerrara niños y niñas de tres años tendrían que subir a un autobús y estar todo el día lejos de sus familias, para poder ir a la escuela. Cosa que provocaría la desaparición del pueblo.

¿Qué opina que sucedería en el caso de que el colegio cerrara sus puertas para siempre?

Si no hay colegio el pueblo desaparece. Imagina a un niño o niña de tres años tener que subir al autobús a las siete de la mañana para ir a la escuela, y que no vuelva hasta entrada la tarde.

También se ha de contar con los inconvenientes de la carretera, de que todo está lejos. Por ejemplo, el instituto de Navarrés está a media hora de ida, y a media de vuelta de Bicorp. (Mapa)

¿Qué ventajas observa en cursar estudios en un colegio incompleto como el de Bicorp?                     

La gran ventaja es el tipo de educación, creo que es una educación mucho más humana. En el Colegio Los Pinos se fomenta el compañerismo y en el instituto es completamente diferente, todo es competir, buscarte la vida, hasta resulta mucho más difícil encontrar a alguien que te preste ayuda.

Sin embargo, en  Bicorp todos somos uno y creo con este tipo de enseñanza aprendes más valores: a pedir ayuda a las personas, a ayudarlas… Es todo mucho más natural, mucho más humano.

¿Cómo fue el paso de un colegio con 30 compañeros a un instituto con 600 y a media hora de casa?

Me resultó difícil, ya que en el colegio estaba acostumbrada  a tener mucha confianza con todos los maestros,  a recibir ayuda de cualquiera de compañeros, a un trato más cercano… Y, de repente entré en el instituto y me encontré con un trato muy diferente, más impersonal, tanto con los profesores como con los compañeros. Fue más complicado hacerme un grupo de amigos, pues no es lo mismo tener 5 compañeros que 20.

¿Encontró dificultades en su nivel de preparación al pasar al instituto?

Más que en el nivel de la materia o su complicación, me resultó difícil adaptarme a la forma de enseñar de los profesores. En el colegio de Bicorp estaba acostumbrada a una enseñanza más individualizada. En  el caso del instituto te tienes que buscar la vida, estás solo.

¿Qué recuerdos tiene de su infancia en el Colegio Los Pinos?

La experiencia es muy buena. Recuerdo que cuando era niña veía el colegio como mi casa, donde la maestra era como mi madre y  mis compañeros eran como miembros de la familia. Puesto que en clase a lo mejor éramos únicamente cinco niños y el mismo profesor te daba varias asignaturas,  había un ambiente familiar y personal.

Aquí es cierto esa frase de que los amigos son los que te tocan, no los que eliges. Y son para toda la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *