“En España estamos anclados en ideas retrogradas y la educación sexual siempre ha sido algo prohibido”

 Aldara Martos, sexóloga colegiada y miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (AEES).

aldara-martos

Aldara Martos en AlacantíTV/Foto cedida

Pablo Neruda, Miguel Hernández, Fridah Kahlo o García Márquez. ¿Qué tienen en común todos estos ilustres artistas, escritores y poetas de lección de libro? El sexo. Hayamos en la sociedad una oda continua a la sensualidad y su desarrollo. El ser humano posee hormonas sexuales desde la infancia. El amor y el sexo invaden cada poro del individuo y mueven emociones y actitudes. Pero aún sigue siendo el gran desconocido. La idea de que algún día pueda estudiarse en institutos y colegios se desvanece a cada reforma educativa pero el debate sigue latente. La sexóloga colegiada y miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (AEES) Aldara Martos asegura que cada vez vetan más jornadas y charlas en los colegios e institutos.

Según la ONU, la educación sexual es un derecho humano al que se debería acceder con total naturalidad. Cantidad de países europeos adaptan su sistema educativo para que la sexualidad sea más que una simple lección de anatomía. Sin embargo, España erra en sus pasos y camina hacia atrás. Durante la década de los 90, con la sonada LOGSE se incluía la educación sexual dentro de la “Educación para la salud”, que era una asignatura transversal. Es decir, su enseñanza quedaba a merced de cada colegio y educador. En 2012 con la llegada de la “Ley Wert” se eliminó cualquier rastro de educación sexual que pudiera haber en la oferta formativa de los colegios e institutos españoles. Y es que como aclara Martos: “una mala educación sexual o la falta de la misma genera relaciones desastrosas, problemas sexuales graves e intolerancias. Esto debería tratarse desde la infancia”.

La sexualidad es todo un mundo y los jóvenes no ignoran la suya propia, como en todo proceso humano es necesario descubrirse. Internet esta siendo una herramienta de lo más potente, dispuesta a ofrecer un amplio abanico de verdades y mentiras con fuertes repercusiones en el futuro comportamiento del individuo adulto. Más del 50% de los adolescentes españoles de entre 14 y 17 años han visto contenido pornográfico en Internet. Como apunta Martos: “hay que ser consciente de lo que están viendo nuestros hijos y enseñarles cuales son las páginas adecuadas, a las que pueden recurrir, porque también las hay con un contenido muy bueno, con información sexual avalada científicamente”. Otro gran peligro añadido es el constante desarrollo de las redes sociales. “Son un escaparate. Es algo a lo que también hay que tenerle respeto y no sabes lo que hay al otro lado de la pantalla. Cuando eres adolescente la parte del raciocinio no esta del todo desarrollada y es que el uso de las redes sin una educación previa puede ser peligroso”, según la sexóloga Aldara Martos.

La realidad es que los índices de embarazos en adolescentes no se reducen y según revela el Instituto Nacional de Estadística, más de un centenar de adolescentes tienen embarazos no deseados.Según argumenta Aldara Martos: “existe una creencia infundada entre padres y profesores de que cuanta más información tengan los alumnos acerca de su sexualidad, se les esta incitando a iniciarse en ella a edades más tempranas”. Lo cierto es que los datos de las enfermedades de transmisión sexual tampoco son muy esperanzadores. Martos asegura que “hay que ayudar a los jóvenes a clasificar la información y establecer límites porque ahora es cuanta más información hay, cuanto más acceso a la red se tiene, cuando hay un boom informativo tan abundante y sin ningún control. Es una injusticia negarles una ayuda como la educación sexual”.

En Europa, la educación sexual en las aulas ya es una realidad. Países como Francia y Suecia son pioneros,y cruzando el Atlántico lo son, desde hace años, Canadá y Estados Unidos. En Holanda, por ejemplo, se empiezan a conocer las partes del aparato reproductor  en la guardería y es que así está aconsejado por los profesionales, como indica Aldara Matos: “incluiría en la materia de una hipotética asignatura de educación sexual una parte biológica y de procesos hormonales y endocrinos. Cómo funciona el sexo a todos los niveles relacionado con la parte emocional, la parte relacional, el amor y sus procesos químicos”. Está demostrado que la información adecuada en las edades pertinentes fortalece la seguridad, elimina prejuicios y posibilita una mayor felicidad, tanto mental como física, argumenta la sexóloga Aldara Martos. Sin embargo, la península se queda atrás “en España estamos anclados en ideas retrogradas y la educación sexual siempre ha sido algo prohibido”, sentencia Martos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *