“En la sociedad en general no hay conciencia de que las apuestas online sean realmente un problema”

Elena Benítez Rodríguez | Médico adjunto del servicio de urgencias del Hospital de Manises (Audio)

Fotografía de Elena Benítez

Elena Benítez Rodríguez/ Imagen cedida

Con el auge de las apuestas online, especialmente deportivas, la gente joven empieza a adentrarse cada vez antes en el peligroso mundo del juego.  Más de 500.000 personas en España tiene adicciones al juego, según la Asociación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR), y los datos son cada año más alarmantes. Los médicos, que pueden atender todo tipo de adiciones, se enfrentan ahora, como es el caso de la doctora Elena Benítez (Cabra, 1968), a este nuevo problema.

 

 

Pregunta. –  ¿Está el auge de las apuestas online afectando a la población juvenil?

Respuesta. – La apuesta online ha sido el ‘boom’ más negativo para la ludopatía en los últimos años,  las repercusiones que está teniendo son tremendas. La Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR) dice que en los últimos tres años la adicción al juego online ha pasado a ser la primera causa de ludopatía en España, por encima de las máquinas tragaperras, y que los jóvenes son el primer grupo de afectados, superando a las personas adultas. El incremento del número de ludópatas por este tipo de juego ha sido enorme.

P. – Y, ¿por qué parece que la gente joven no se toma en serio este problema?

R. – Yo creo que es como todas las modas, hasta que no pasa un tiempo y se empiezan a ver las consecuencias la gente no es consciente. En la sociedad en general no hay una conciencia de que sean realmente un problema. También, entre la gente joven, los realmente adictos tienen unos perfiles de personalidad donde la ludopatía es la punta del iceberg. Detrás de ella hay un montón de problemas que se deben investigar, habría que ir a la raíz del problema. No estamos diciendo que esos juegos vayan a provocar adiciones a todas las personas.

P. – ¿Cree que parte del problema ha sido causado por la televisión?

R. – Sí, no entiendo cómo se puede poner junto a personajes populares ese gancho para atraer a la gente. Pienso que si te están bombardeando con eso continuamente te están incitando a ello. Es un error, no veo el lado positivo. Esto es un problema nuevo, seguramente de aquí a unos años se estarán viendo las repercusiones reales, harán estudios retrospectivos, sacarán datos y empezaran a saltar las alarmas. En mi opinión llegará un momento, como pasó con otro tipo de adicciones, en que empiece a prohibirse este tipo de publicidad, mínimo en menores de edad. Habrá que frenar por lo menos en la gente joven, porque cada vez empiezan antes. Yo lo veo bastante peligroso, si todo ese tipo de publicidad le llega a personas de cualquier edad soy partidaria de que lo prohíban. Si es una publicidad agresiva que incite al juego de manera inmediata y a la que tenga acceso cualquier persona de cualquier edad, o se modifica o se prohíbe.

P. – ¿Por qué cree que no se habla de la ludopatía tanto como de otras adicciones?

R. – La mayoría de los pacientes tienen vergüenza de reconocerlo. Tardan en reconocer que tienen un problema y, cuando se lo detectan y ven las consecuencias, les da vergüenza. Eso es lo que hace que tarden más en detectarse los casos: no lo reconocen, no quieren reconocerlo ante los demás.

P. – ¿Cómo puede detectarse entonces un inicio de ludopatía?

R. – Por el comportamiento del paciente. Tienen un comportamiento de aislamiento social y dedican mucho tiempo a los juegos online o a las casas de juego, de bingo y demás. Llega un momento en que sus personas más cercanas empiezan a darse cuenta que ese tiempo que le dedican está empezando a afectarles, pero lo primero de todo es que el paciente asuma y sea consciente del problema que tiene y pida ayuda. Lo que pueden hacer es acudir a las personas más cercanas, a su médico de cabecera o centros oficiales para rehabilitación del juego. Ponerse en contacto con cualquier organismo, público o privado, que se dedique a ello.

P. – ¿Se necesita siempre el consentimiento del afectado para iniciar este proceso?

R. – La ludopatía no es ninguna enfermedad psiquiátrica, es una adicción y, como tal, si el paciente no lo asume nadie puede obligarlo, aunque sea menor. Como cualquier menor de edad, los padres ante un problema lo pueden llevar, pero forzándole va a ser muy difícil. También depende de la ludopatía y de la edad, porque a un adolescente se le puede poner un impedimento para que no tenga acceso a ese tipo de juego, pero a un adulto… Oficialmente no se puede obligar, pero siendo menor de edad se puede ayudar en todo lo que se pueda.

P. – ¿Se recupera la mayor parte si toma medidas?

R. – La ludopatía es una de las adicciones que, se cojan a tiempo o esté avanzada su evolución, si tienen los tratamientos adecuados hay un porcentaje alto de recuperación. Es una de las que mejores resultados tiene, una gran parte de los casos se solucionan.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *