En la sombra de la Navidad

IMG_20151213_180906

Recinto de la Exposición Artesanal / M.Oncina

A todos nos gustan las ferias. Somos tan ingenuos que nos hablan de la Navidad y de inmediato se nos viene a la cabeza la imagen de la noria que ilumina el cielo como un haz de luz. Nos gustan las ferias porque nos inundan de los mejores recuerdos al son de la música del tío vivo.

Estas fechas hacen que Alicante esté llena de movimiento y de actividades como la exposición de Trabajos Artesanales. El día esperado ha llegado.  Me encuentro entre uno de mis actos favoritos. Un año más losusuarios de la Unidad de Geriatría del Hogar provincial y del centro Doctor Esquerdo sonríen. Es el día. La gran inauguración de más de dos mil productos que ellos mismos realizan y esperan ansiosamente vender este fin de semana del 11 de diciembre.

La ciudad ya viste de colores rojos, azules y blancos que simbolizan el espíritu de la Navidad. Un no parar de flases abre el camino al presidente de la Diputación, César Sánchez quien abre la ceremonia con un severo discurso. Abro  hueco entre todas las personas que acogen los jardines del Palacio Provincial. Entre ellos los Diputados de Salud Mental y del Hogar Provincial, el subdelegado de defensa, el director territorial de Bienestar Social, el presidente de AFEMA, la Bellea del Foc y los propios artistas responsables de todos los productos que componen la exposición. Además, Manuel Aracil, diputado de Salud Mental  resalta que: “quiere que en estas fechas todos seamos partícipes de una labor conjunta, que les ayuda a crecer, tanto a los monitores como usuarios”.

 

La exposición recoge la venta de productos muy asequibles, desde los 20 céntimos hasta los 30 euros

 

Un ambiente cargado de ilusión, capaz de contagiar a cualquiera. Aplausos que suenan a victoria, aplausos que suenan a trabajo bien hecho. Caminamos detrás del presidente de la Diputación y de la Bellea del Foc de las fiestas patronales de la ciudad. Un cartel abrazando la estructura nos da la bienvenida a todos los presentes. Bajo una gran carpa blanca llena de luces, contemplamos la exhibición y venta de productos muy asequibles, por precios simbólicos que van desde los 20 céntimos hasta los 30 euros. Ante mis ojos habilidades manuales elaboradas con diferentes materiales reciclados.

“Esto es lo que a ellos les motiva, exponer sus trabajos de manera pública porque supone una recompensa a su labor y sobre todo, porque su recaudación se destina a actividades y excursiones para ellos” dice Jorge Pérez un familiar que con euforia vive el momento. Alegres enseñan sus trabajos a quienes les acompañan.

 

Se ha convertido en un rincón mágico de visita obligatoria para estas navidades

 

Trabajos de costura, manualidades, marquetería y madera, cerámica, velas y reciclado toman el relevo al colofón de actividades interrumpidas que se llevan a cabo durante estas fiestas. Escuchamos a Miguel Zaragoza, diputado de Bienestar de las Personas: “tenemos la responsabilidad de buscar equilibrios sociales e igualdad de oportunidades, por todo ello queremos seguir trabajando con vosotros y con vuestras familias”. Palabras que aportan tranquilidad a todos aquellos que cada año acudimos como hoy a este acto tan bonito.

Termina el día pero sigue habiendo gran afluencia de personas. Entrar a este rincón mágico se convierte en visita obligatoria en estas navidades porque se puede disfrutar todo el fin de semana desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. “Esta actividad no tiene que ser una alternativa a las demás actividades navideñas sino una más en nuestro itinerario para estas fechas”  me explica Irene Rodríguez, una terapeuta ocupacional que anda fascinada con el trabajo que realizan estas personas.

El murmullo aporta una buena señal. Veo que los ciudadanos, no solo se animan a ver la exposición sino que también colaboran en la adquisición de algunas de las piezas que restan sobre los diferentes estantes. Quizás sea este el espíritu de la Navidad, la solidaridad de esos días marcados por el calendario. Solidaridad que debería permanecer el resto de días del año.

Es una velada alegre y feliz para todos. Los residentes presentes, al terminar la ceremonia, se desviven por enseñar todo su trabajo, de un año en las diferentes terapias. La clave, para que todos se sientan contentos, no son los elogios, sino el respeto por el otro, saliendo a su encuentro de manera amable, haciéndoles sentir que ellos son importantes y que su presencia, es única e irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *