En la sombra de los medios

Cada año desaparecen entre 14.000 y 20.000 personas en España, según datos del Ministerio del Interior, pero muy pocos casos logran llamar la atención de la prensa

Carteles de personas desaparecidas en España durante 2016. / Carla Serrano

Carteles de personas desaparecidas en España durante 2016. / Carla Serrano

Si escucha nombres como Teresa Mercé, Iván Durán o Manuela Chavero es probable que no sepa de quién le están hablando. En cambio, si se mencionan otros como Diana Quer, Marta del Castillo o Yéremi Vargas rápidamente recordará sus rostros y sus historias. Cada año desaparecen en España entre 14.000 y 20.000 personas, y en 2015 se registraron casi 25.000 denuncias por desapariciones, según datos del Ministerio del Interior. Esta espeluznante cifra nos lleva a preguntarnos lo siguiente: ¿por qué hay casos que reciben mayor atención mediática que otros?

“Los medios de comunicación informan de lo que les apetece informar. Y hoy en día parece que los desaparecidos tienen que cumplir una serie de requisitos para salir en los medios de comunicación día tras día. Si no cumplen ciertos requisitos, no son noticia”, explica Jordi Ferrús, profesor de Antropología Social de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Tan solo tres días después de la desaparición de Diana Quer en la localidad de A Pobra do Caramiñal (A Coruña), desaparecía a escasos 100 kilómetros de allí Iván Durán. El joven de 30 años fue visto por última vez el 25 de agosto en Baiona (Pontevedra). Tras dos meses de agonía, su familia no pierde la esperanza y continúa luchando por una mayor cobertura mediática y policial.

Con menos ayuda todavía que Iván Durán ha contado Miguel Fernández, de 79 años, desaparecido en la localidad zamorana de Gallegos del Campo. Nadie lo ha vuelto a ver desde la mañana del 2 de septiembre y durante este tiempo tan solo un medio de comunicación en todo el país ha sido capaz de dar difusión a su caso: La Opinión de Zamora.

“Los medios buscan casos en los que haya una persona joven, guapa, que se haya expuesto en las redes sociales y de clase media-alta. Un poco al hilo de la tradición mediática con otros casos que se convirtieron en asesinatos hace 25, 15 y 10 años. Podríamos decir que hay como un modelo establecido, en ese sentido”, relata Ferrús.

¿Cómo le explicamos eso a la familia de Manuela Chavero? Esta ciudadana de 42 años desapareció durante la madrugada del 5 de julio en la localidad de Monesterio (Badajoz) sin dejar ni rastro. No tenía problemas con ningún conocido ni se encontró nada extraño en su domicilio. Si a día de hoy continúa desaparecida, ¿por qué no la vemos en las páginas de los periódicos o en los telediarios?

Supuestamente, los medios tienden a dar difusión a casos de niños y adolescentes, ya que suelen ser el principal objetivo de mafias y organizaciones con fines oscuros. Sin embargo, ningún medio avisó de que Fatoumata Diallo, una joven de 19 años, desapareció un 13 de junio de su localidad en Lleida. ¿Influyó en ello su color de piel? Por desgracia, parece ser que sí porque no es el primer caso. Habiba y su hijo Muath, de tan solo 4 años, llevan desaparecidos desde el pasado 7 de agosto. Fueron vistos por última vez en la localidad cordobesa de Santa María de Trassierra y varios conocidos han insistido en que fueron engañados para abandonar la localidad. A pesar de ello, su caso no ha ido más allá de algún periódico provincial.

“Aquí hay un racismo discriminatorio absoluto. El color de la piel, que ya sabemos que continúa sirviendo para categorizar, inferiorizar y diferenciar en los medios de comunicación, sería el elemento básico para no informar o para informar menos. La gente tiende a pensar que “no son de los nuestros” por tener distinto color de piel”, explica el antropólogo de la UMH.

El caso de Teresa Mercé

Teresa Mercé Mengual desapareció la tarde del 5 de julio de 2016 en la localidad valenciana de Navarrés. Una vecina del pueblo la vio por última vez a las 14:15 y desde entonces no se ha vuelto a saber nada de ella.

Durante los 15 primeros días de su desaparición se publicaron un total de 13 noticias informando sobre su búsqueda y casi todas ellas salieron en medios digitales de escasa repercusión. “Ningún medio de comunicación se puso en contacto con nosotros. Los artículos publicados durante la primera semana se tramitaron desde el Ayuntamiento de Navarrés”, explica Maite Cros, hija de la desaparecida. “A la semana siguiente tuve que hacer gestiones para que la noticia saliera en más medios”, añade.

“Yo fui un día a la radio. Estuve en Onda Cero Alicante, pero porque a través de un conocido conseguí salir, no porque ellos se pusieran en contacto conmigo”, cuenta Fernando Cros, hijo de la desaparecida.

Familiares de la desaparecida Teresa Mercé. / Carla Serrano

Familiares de la desaparecida Teresa Mercé Mengual. / Carla Serrano

Teresa Mercé sufre pérdidas de memoria y ello le obliga a tomar una medicación determinada. En unos días se cumplirán cuatro meses de su desaparición, pero los medios la tienen olvidada desde hace mucho tiempo. “Tanto la televisión como los periódicos son empresas y buscan audiencia. Entonces, ¿qué genera mayor audiencia? ¿Una persona mayor y enferma o una persona joven o un niño? En gran medida, hay más sensibilidad sobre un niño y una persona joven que sobre una persona mayor enferma”, admite Fernando Cros, esposo de la desaparecida.

Durante el primer mes de desaparición de Diana Quer, tan solo el diario El País había publicado un total de 3.208 noticias sobre la joven. ¿Es necesaria tanta información en un caso y tan poca en otros? “No es lo mismo. Mi madre es una señora mayor de 76 años con pérdidas de memoria que se encontraba en un pueblecito de la provincia de Valencia. Lo que busca la prensa no es eso“, reconoce Maite Cros, hija de la desaparecida.

Fernando Cros, esposo de la desaparecida Teresa Mercé: “Hay más sensibilidad en la desaparición de un niño y una persona joven que en la de una persona mayor enferma”

A pesar de la escasa ayuda recibida por parte de los medios, todavía se sienten más decepcionados con la labor policial: “Podrían hacer bastante más. Aquí sí que influyen mucho los medios de comunicación”, asegura Fernando Cros, hijo de la desaparecida. Sin embargo, han querido destacar la gran labor del Ayuntamiento de Navarrés y de los habitantes del municipio, que durante días trabajaron de forma incansable en la búsqueda de Teresa Mercé.

La culpa no es solo de los medios de comunicación

Los días pasan y el número de desaparecidos continúa aumentando de forma preocupante. La asociación SOSdesaparecidos ya ha atendido más de 1.600 casos de desapariciones en lo que va de año, 470 casos más que en todo 2015. Francisco Jiménez, coordinador la asociación, ha denunciado en varias ocasiones el poco interés tanto del Gobierno como de los medios de comunicación en las desapariciones.

Pero, lamentablemente esto no acaba aquí. Durante los años 2010, 2011 y 2012, la media de denuncias por desapariciones en España se estableció en 9.869. Sin embargo, en 2015 se llegó a la cifra de 24.995 denuncias. Esto supone un aumento de 15.000 desapariciones en tan solo dos años. Es por ello que SOSdesaparecidos ha exigido al Ministerio del Interior a través de un escrito que proporcione información periódica de las personas desaparecidas en nuestro país.

La Fundación QSDglobal también lucha cada día por un trato más justo en las desapariciones y está consiguiendo importantes logros. El pasado 9 de marzo, Día de las Personas Desaparecidas, los Ministerios de Justicia, Interior y Sanidad firmaron un convenio con QSDglobal en el que se comprometen a fortalecer las acciones de búsqueda de desaparecidos.

En 2015 se registraron 24.995 denuncias por desapariciones en España, 15.000 más que en 2012.

Posibles soluciones

Poco a poco, se están dando pequeños pasos que seguro que ayudarán a reducir la cifra de denuncias y desapariciones, pero parece que todavía queda mucho camino. Para ello será fundamental tanto la labor del Gobierno, como de la Policía y los medios de comunicación.

“Los periodistas deben cumplir sus propios códigos deontológicos. Tienen que intentar ser igualitarios, aplicar los principios de equidad y sobre todo tienen que tratar de informar de manera objetiva”, advierte Jordi Ferrús.

“A lo mejor no hay un protocolo de actuación en las desapariciones, y eso es lo que deberían hacer desde el Ministerio del Interior. Si hubiera un protocolo de actuación, sería más equitativo para todo el mundo. En cambio, así cada familia tiene que buscarse la vida a salto de mata porque nunca esperas que te vaya a pasar algo así”, expresa Maite Cros, hija de la desaparecida Teresa Mercé.

“Como una búsqueda supone mucho dinero, creo que a las personas mayores se les debería facilitar algún dispositivo para tenerlas localizadas. Eso no vale mucho dinero y evitaría muchas desapariciones. Además, te ahorrarías helicópteros y unidades caninas y supondría un ahorro bastante importante”, propone Fernando Cros, hijo de la desaparecida Teresa Mercé.

Henry Ford decía: “La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos”. Quizás sea hora de afrontar este gran problema y más cuando hay vidas en juego, ¿o es que no hemos perdido ya demasiado el tiempo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *