Enterrados por nuestra propia historia

El descubrimiento de unos túneles subterráneos de la Guerra Civil en la ciudad de Elda abren el debate de cómo debe ser la correcta gestión del patrimonio cultural

 

Entrada a uno de los túneles en la zona del Monastil / Museo Arqueológico

Entrada a uno de los túneles en la zona del Monastil / Museo Arqueológico

La Guerra Civil española dejó tras de sí infinidad de historias, momentos y restos de lo que sin duda fue uno de los momentos más críticos del país. Hoy en día, aun son muchos los misterios y los secretos que la guerra y el inevitable paso del tiempo dejaron enterrados en la historia reciente de España. Elda ha descubierto recientemente unos túneles subterráneos que datan de éste periodo y que recorren toda la ciudad, ahora el reto es conseguir desenterrar este tesoro escondido bajo la ciudad eldense.

 Los hechos de la Guerra Civil tuvieron una repercusión muy importante en el Valle de Elda. Fue uno de los lugares donde más se sufrió la guerra, ya que personalidades del gobierno republicano instalaron el gobierno en la ciudad ante las acometidas del bando nacionalista. Estos túneles son una pequeña muestra del pasado reciente de España, un pasado que pese a que fue escondido en su día, poco a poco va a saliendo a la luz.

Juan Carlos Márquez, arqueólogo municipal de Elda y descubridor de los túneles, confiesa que en 1997, durante las obras en la Plaza de la Constitución, se hallaron “de manera casual” una especie de pasadizos subterráneos situados frente al Ayuntamiento de Elda. Márquez apunta que en aquel momento desde el Ayuntamiento “se optó por taparlos porque no habían recursos suficientes para investigarlos y porque no formaban parte de las prioridades que tenía el equipo de Gobierno”. Estos pasadizos son totalmente independientes a los túneles, ya que los pasadizos tan solo comunican el Ayuntamiento con alguno de los edificios de la plaza, pero el arqueólogo municipal apunta que estos pasadizos le incitaron a pensar que “podía haber algo más bajo ese suelo, eso podía ser solo el principio”. Uno de los aspectos que Juan Carlos Márquez considera fundamental es que “los ciudadanos sepan que hay un patrimonio cultural enterrado que todavía se puede recuperar y poner en valor”.

Pasadizos subterráneos descubiertos en Elda en 1997 / Museo Arqueológico de Elda

Pasadizos subterráneos descubiertos en Elda en 1997 / Museo Arqueológico de Elda

En 1997 se descubrieron unos pasadizos en el subsuelo durante las obras de la Plaza de la Constitución

Este descubrimiento, según Antonio Miguel Nogués, experto en la gestión del patrimonio cultural y profesor de la UMH, puede brindarle a Elda la posibilidad de “conocer su pasado y evidenciar un pasado que muchas veces se olvida por determinadas acciones políticas o por determinadas ideologías que tienen el propósito de hacer olvidar” todo el periodo comprendido entre la Guerra Civil y la posguerra y todas las consecuencias que ésta tuvo. Alicante también es una de las ciudades donde se han descubierto un gran número de restos históricos, lo más reciente son unos refugios antiaéreos de la guerra civil y unas galerías subterráneas. Su jefe del Patrimonio Cultural, Pablo Rosser, afirma que “cualquier resto de patrimonio cultural aporta un valor añadido al patrimonio cultural de la ciudad”. Sin embargo la gestión de este patrimonio cultural se ha de realizar con sumo cuidado en lo que se refiere al apartado turístico. Antonio Miguel Nogués advierte de que “cuando se plantea el desarrollo del turismo se asocia al desarrollo del patrimonio, poniéndole un valor y eso es un error, lo que hay que hacer es empezar a darle valor al patrimonio” de forma que se sepa qué puede significar el patrimonio que se ha descubierto para la gente y qué sentido tiene. Por su parte Pablo Rosser opina que el interés turístico y económico que el descubrimiento puede provocar no es incompatible con la correcta gestión del patrimonio ya que, según el jefe del Patrimonio Cultural de Alicante, “es necesaria esa confluencia de intereses para que el patrimonio se incorpore cada vez más al recurso turístico”, siempre y cuando se hayan realizado correctamente los trabajos previos de investigación.

Los túneles subterráneos pueden suponer un gran empujón en el apartado turístico para Elda, ya que en este apartado la ciudad encuentra su gran cuenta pendiente. En los últimos años la ciudad no ha encontrado la fórmula para conseguir beneficios en este apartado y tiene ante sí la oportunidad de poder aprovechar el descubrimiento de éstos túneles para aumentar la demanda turística en la ciudad. Pablo Rosser, afirma que el descubrimiento “ha provocado una expectación importante y eso debe aprovecharse en positivo” de modo que la población pueda aprovechar el descubrimiento. Opinión a la que se suma Antonio Miguel Nogués, que sostiene que este descubrimiento puede provocar que “haga a Elda atractiva a la gente y eso genere el necesario circuito de personas que consuman y que beneficien a la ciudad”, pero el experto en el patrimonio cultural también advierte que “el reto de Elda es combinar el reconocimiento de la memoria con el turismo y se perdería una gran oportunidad si solo se centran en el apartado turístico”. Al hilo de estas declaraciones, Pablo Rosser afirma que lo que tiene que hacer Elda es ”valorar lo que tiene, estudiarlo, ver si tiene disponibilidad de apertura al público y ver si tiene presupuesto para hacer todo esto y mantenerlo abierto” y si todo esto se lleva a cabo se producirá una correcta gestión del patrimonio.

El mayor obstáculo que se han encontrado desde el Museo Arqueológico de Elda, es la financiación de la habilitación y conservación de los túneles por parte del Ayuntamiento de Elda. Juan Carlos Márquez afirma que la preparación de los túneles “es uno de los recursos que potencialmente vendría muy bien a la ciudad de Elda, porque Elda es una ciudad que tradicionalmente ha vivido muy de espaldas a su patrimonio y a su historia”. El arqueólogo municipal de Elda, asegura que lo que más se necesita en estos momentos,  es que “el Ayuntamiento se decida a abordar el análisis de los túneles” para así comenzar con la primera etapa y poder habilitar los túneles lo antes posible al público.

Todavía no se ha financiado la habilitación de las galerías eldenses para las visitas de los turistas y ciudadanos

En nuestro país quedan una gran variedad de tesoros sin descubrir, tesoros que posiblemente no sean de mucho tiempo atrás, pero que guardan la historia y la memoria de un país. La meta es lograr desenterrar todos estos tesoros, investigarlos y aprender de ellos, al fin y al cabo algún día nosotros también seremos enterrados por nuestra propia historia.