“Es bueno aprovecharse de la tecnología, siempre y cuando tengamos un objetivo puntual”

Montse de Ayala, psicopedagoga del Centro Psicoeducativo AFÁN,  señala que un abuso de tecnología en niños no es recomendable  

Montse de Ayala, psicopedagoga/ A. Fischer

Montse de Ayala, psicopedagoga/ A. Fischer

Montse de Ayala (Alicante, 1982), se encarga desde hace más de cinco años de prevenir y combatir el fracaso escolar entre lo más pequeños. Como Montse, el resto de psicopedagogos, este último tiempo han tenido que enfrentarse a las famosas TIC’s, esas pequeñas pero inteligentes tabletas digitales que a día de hoy sustituyen a los tradicionales libros de texto en las aulas.

P. Más de veinte colegios en Alicante han sustituido los libros por ‘tablets’, ¿cree que es una medida beneficiosa para los alumnos?
R.
 Tiene sus puntos fuertes, tales como la motivación, el trabajar con más ganas e ilusión, además de curioso; pero también tiene sus contras, principalmente el tema de la atención. Para los niños con déficit de atención, el que todo sea tan visual puede resultar contraproducente, ya que son demasiados estímulos para un niño que le cuesta concentrarse.

P. ¿En qué cree que se basan los colegios para implantar este tipo de medidas?
R.
 Entre esnobismo y marketing, más que algo sustentado en un estudio científico o pedagógico. Piensan que un colegio privado tiene que ofrecer algo que el resto no puede y se aprovechan del poder adquisitivo.

P. Se ha demostrado que la sobreexposición de la tecnología causa déficit de atención y retrasos cognitivos en los niños. ¿Qué opinan los padres al respecto? ¿y usted?
R. He visto padres muy motivados con el tema de las ‘tablets’. Que le enseñen a su hijo a introducirse en el nuevo mundo de la tecnología lo ven como algo bueno para ellos y en principio su actitud es positiva. Yo, personalmente, creo que es un poco una moda, creo que es necesario hacer las cosas de una manera más paulatina y con una buena base.

P. ¿Hasta qué punto es bueno el uso de la tecnología en los niños? 
R. Nosotros la utilizamos en sesiones de logopedia donde trabajamos el lenguaje, la pronunciación y comprensión. Para estos casos podemos aprovecharnos de la tecnología pero siempre y cuando tengamos un objetivo puntual, no utilizarla por que sí. Si puedo hacer una actividad manual siempre será mejor que la visual.

P. Si un niño abusa de los aparatos tecnológicos, ¿puede tener más problemas de concentración?
R. Sí. Imagina que el niño está acostumbrado a que los estímulos le vayan cambiando constantemente, esto hará que sea un niño que demande mucha actividad, por lo que si luego tiene que llevar a cabo una actividad que le va a pedir una capacidad atencional superior a tres minutos, evidentemente se va a cansar antes.

P. ¿Cuáles son los principales riesgos que conlleva el uso abusivo de estos aparatos?
R. Principalmente el tema social. Hay que educar en la socialización, pero en la real, no por mensajes de móvil. Un niño necesita desarrollar su sicomotricidad, es muy importante que corran, que hagan ejercicio, que se relacionen con otros niños cara a cara y puedan desenvolverse de una manera natural. Sumado el tema de la vista, siempre les va a cansar más una pantalla que una hoja.

P. Con la vista hacia el futuro, ¿cómo cree que afectará esta revolución tecnológica a los más pequeños?
R. En estos momentos estamos un poco embelesados, cuando seamos más conscientes creo que las utilizaremos de una manera más adecuada y sabremos adaptarlas a las necesidades básicas, o eso espero. Por lo tanto, el cómo les afecte será tarea de la consciencia de cada padre y madre.

AUDIO 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *