“Es impresionante que haya tanta gente que quiera hacer arte en Mula y habría que explotarlo”

ORCAJADA RAMÍREZ, IRENE. Graduada en Bellas Artes. AUDIO

| Irene Orcajada pinta tomando un café al aire libre / Imagen cedida por la artista |

| Irene Orcajada dibuja y toma un café al aire libre / Imagen cedida por la artista |

El arte es la asignatura pendiente en la localidad de Mula (Murcia). Muchos alumnos tienen que desplazarse diariamente a las ciudades de Murcia, Caravaca de la Cruz o Molina de Segura para poder estudiar el bachillerato artístico, ya que no se encuentra en ningún centro educativo de la localidad. Esto supone un esfuerzo económico importante en muchas de las familias y por ello algunos jóvenes tienen que renunciar a estudiar lo que de verdad les gusta. Irene Orcajada, vecina de Mula y graduada en Bellas Artes, tampoco lo tuvo fácil. Ella recorría alrededor de 70 kilómetros diarios para estudiar esta modalidad durante sus dos años de bachillerato. Sin embargo, esto no impidió que se formara como artista. Hace un año terminó el Máster en Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, especializándose en dibujo. En la actualidad, reside en Irlanda, dónde desarrolla su carrera como artista.

La muleña cree que es muy importante implantar el bachillerato artístico en la localidad, para que muchos alumnos no tengan que desplazarse a otros pueblos. Y es que no sólo estudiarían los habitantes del municipio, sino también jóvenes de otros pueblos cercanos a Mula. Además, Irene Orcajada hace hincapié en que si finalmente se establece, crearía más empleo en la localidad. Incluso, es una propuesta oportuna, ya que siempre ha existido demanda de esta modalidad y el hecho de que este bachillerato no esté implantado, es un problema real desde hace mucho tiempo.

Hoy en día, los alumnos tienen más claro lo que quieren estudiar. Por eso, implantar esta modalidad significa dar una oportunidad a estos estudiantes que tienen vocación por el arte, explica Orcajada. Además, muchos tienen que renunciar a estudiar Bellas Artes por el hecho de no estar implantado el bachillerato artístico en la localidad; y es una pena que tengan que recurrir a otras ramas de conocimiento por las que no están interesados, comenta la entrevistada. Y añade: “si muchos de los alumnos que lo solicitan comenzaran sus estudios artísticos desde bachillerato, sería mucho más fácil para ellos adaptarse al Grado de Bellas Artes”.

En la actualidad, asignaturas como la de Plástica tiene menos relevancia en los cursos de Educación Secundaria Obligatoria y por tanto se dedican menos horas lectivas a estas materias. Años atrás, se impartían más clases de dibujo, plástica,… Esto elevaba el interés por estas asignaturas. “En contraposición, ahora muchos alumnos se toman esta materia como si fuera el recreo”, comenta Irene. Por eso, ella cree que una vez que se implante este bachillerato, también habría más profesores especializados en Arte. En consecuencia, estos podrían dedicarse también a enseñar en la ESO. “Y es que  a fin de cuentas son nociones básicas que se deben de aprender, al igual que sumar y restar en matemáticas”, apostilla la artista muleña.

El arte, además de aportar una educación creativa, también contribuye al aumento de la cultura en la localidad. En Mula hay varios museos y salas donde se realizan exposiciones, en los que se incita a los estudiantes a mostrar su creatividad junto con los conocimientos adquiridos en este bachillerato. Asimismo, enseñar al público sus creaciones motiva de alguna forma a estos estudiantes a seguir adelante, y con ello experimentar lo que implica esta profesión, explica la artista muleña. Además, Irene Orcajada manifiesta que “el interés por el arte aumentaría constantemente y sería beneficioso para Mula y sus alrededores”. Ya que piensa que cada vez hay más gente que quiere estudiarlo y hay mucho potencial.

No sólo en cuanto a cultura pueden beneficiarse los muleños, sino que también se cae un poco ese mito de que estudiar Arte no tiene salidas profesionales. Irene Orcajada recalca que son muchas las profesiones que tiene una persona graduada en Bellas Artes. Desde lo más clásico, como restauración de antigüedades, hasta lo más vanguardista como el diseño de interiores. Incluso, la docencia es una de las opciones a las que se puede optar. Por último, la artista muleña anima a los futuros estudiantes a que no se dejen llevar por las opiniones de los demás, sino que hagan lo que realmente les gusta y les apasiona, porque al fin y al cabo ese va a ser su futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *