“España es un país que se produce mucho ajo pero se consume poco respecto a otros países”

Mateo Simarro Molina, Productor de ajos en la empresa Agrícola Simarro y socio del ANPCA  

page

Ajos con la denominación de origen. Empresa Agrícola Simarro

En el pueblo de Balazote (Albacete), se sienta una empresa productora de ajos que ha ido creciendo con la labor y el esfuerzo. Un negocio familiar con más de 20 años de recorrido, es hoy en día una gran productora de ajos a nivel Europeo. Mateo Simarro productor de ajos en la empresa Agrícola Simarro y socio del ANPCA (Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de Ajos) explica y da a conocer el mundo del ajo. El ciclo del ajo, un proceso que va desde la siembra del ajo hasta su venta.

“El ajo comienza a sembrarse a principios de septiembre”, dice Mateo Simarro. Se desgrana la cabeza del ajo  que se siembra y se va cultivando con sus tratamientos y riegos hasta finales de mayo o junio que es en el momento que se cosecha el ajo. Una vez recogido es llevado al almacén donde se seca y se elabora. Una vez manipulado el producto se envasa para los diferentes pedidos de los clientes.

El precio del ajo lo estipula el mercado, dice Mateo, que según su calidad y  las cosechas de otros países potentes como son China, Argentina… por ser países fuertes se tiene en cuenta su producción para determinar el precio de ese año. “No hay dos años que tengan el mismo precio, cada año es un mundo diferente”, apunta Mateo. Un importe que depende de la manipulación que se le dé al ajo, ya que se puede vender de forma que este sin pelar o pelado, según lo quiera el cliente. Por lo que el ajo es un cultivo poco estable en los precios, hay campañas que valen y otras que solo se llega a ganar lo invertido. La cantidad del precio de venta de un productor hasta el  precio que paga el consumidor final puede llegar a aumentar sobre un 300%. Eso sí, “el riesgo normalmente siempre lo corre el agricultor, es el que más tiene que invertir para conseguir la cosecha”, comenta Mateo Simarro.

El productor balazoteño asegura que, en su empresa se tratan cuatro variedades de ajos, estos son el sprint blanco, sprint violeta, ajo blanco y ajo morado. En este negocio se queda fuera el ajo negro, porque según cuenta Mateo, “lleva un proceso de elaboración muy sofisticado y nosotros de momento no lo trabajamos, nos centramos más en nuestras variedades en las que somos más especialistas”.

img_20160930_180243-1

Productor agrícola Mateo Simarro en Balazote (Albacete).

Esta productora de ajos cuenta con varios clientes en el extranjero. Italia y Portugal son donde la empresa Agrícola Simarro más exportaciones hacen, también en Grecia, por lo que todo se centra en Europa. Uno de los países que más importa este producto es Italia, asegura Mateo, que tanto a ellos como a otros productores en España, cree que es el principal  país que más ajos compra. Las importaciones del ajo en Italia llegan al 58% procedente de España. Lo que incrementa el precio del ajo también depende de las grandes exportaciones que hace España a otros países, partiendo de su gran calidad. Una producción española en la cual más del 50% se destine al extranjero. “España es un país que se produce mucho ajo pero se consume poco respecto a otros países”, dice Mateo Simarro. “El balance del Comercio Exterior Agroalimentario en 2015 alcanzó una cifra récord al incrementar en un 7,5% el valor de las exportaciones”, lo publica el informe anual del Ministerio de Agricultura, por lo que España se mantiene como el cuarto exportador de mercancías agroalimentarias. Este informe apunta que las Hortalizas y Frutas son los que más han contribuido a aumentar las exportaciones en el pasado año.

La comunidad de Castilla La Mancha es el mayor productor de ajos. En 2002 se crea la Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de ajos, ANPCA, para la defensa de los productores y comercializadores de este sector. Esta asociación representa a más de 1800 productores de ajos y a 46 empresas más importantes que comercializan el ajo en España. La empresa Agrícola Simarro se encuentra entre una de ellas, y este productor balazoteño forma parte de esta asociación. Nace con el propósito de defender, comenta Mateo,  la calidad y la marca del ajo, para que se proteja el ajo manchego.  Y que también, evite posibles estafas de ajos procedentes de otros lugares y  que se vendan como ajos castellanos manchegos. Este productor dice, “el problema que es muy difícil de controlar, aun estando esa seguridad siempre está el riesgo de posibles estafas”.

La competencia desleal en el mercado, cuando entra en juego el ajo chino por ajo morado. Lo que provoca esta situación es la ignorancia del consumidor a la hora de comprar. No se sabe si es un ajo procedente de China o de origen Español. “Si que hay mucha estafa, vender ajos de una variedad siendo de otra” indica Mateo Simarro. También está la posibilidad, como dice este productor, que se venda ajo chino como ajo morado, ya que el precio y la calidad son diferentes. Ante estas situaciones sí que hay una gran desprotección, sobre todo para el agricultor. En 2010 se crea en las Pedroñeras (Cuenca) la Identificación Geográfica Protegida (IGP), que proporciona al ajo una protección internacional. Así, se garantiza un control de la calidad y trazabilidad del ajo en todo el proceso de producción y manipulación. El presidente de la Mesa Nacional del Ajo, Francisco Martínez Arroyo, declaró en el medio “Voces de Cuenca” que “desde Castilla-La Mancha se apoya el fomento de las figuras de calidad, como son las Indicaciones Geográficas Protegidas, por la necesidad de que los consumidores, sobre todo los nacionales, sepan diferenciar los diferentes productos”.

Los mayores comerciantes son los que realmente pueden realizar esa estafa comprando al extranjero haciendo creer que es ajo Español, como dice Mateo “puede ser posible”. Ya que los agricultores  de la zona, como este productor afirma, se dedican a producir y a comercializar la producción propia. En cambio, los comerciantes sí que compran al extranjero para que se vendan en nuestro país. Mateo Simarro cree, “que por esa parte son los que más facilidades tienen  para realizar ese engaño al cliente”, por lo que tienen más sencillo realizar esa trama por la gran importación y exportación que realizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *