“España es un país retrógrado donde el fútbol sigue considerándose algo de hombres”

María Miret, jugadora de fútbol profesional. http://www.driveplayer.com/#fileIds=0BzDVZo6PXHI2N205U1NTOTRZRjQ&userId=115006795856504960169

El  fútbol femenino ha conseguido muchos logros en los últimos años, especialmente en España. Pero, ¿está realmente valorado como merece? Sigue considerándose el fútbol un deporte principalmente de hombres? Por qué las jugadoras españolas tienen la necesidad de emigrar para lograr cumplir su sueño?
La centrocampista María Miret, fue fija en las categorías inferiores de la Selección Española y jugó varios Europeos. Pasó de ser una pieza clave en el combinado español a encontrarse con diferentes inconvenientes para seguir avanzando futbolísticamente. Tuvo que tomar una de las decisiones más importantes de su vida: irse fuera de España a jugar a fútbol, exactamente a Estados Unidos. Le concedieron una beca completa para compaginar sus estudios de Arquitectura con jugar a fútbol profesionalmente y le dieron tantas facilidades que fue casi imposible rechazarla. Cuando la valenciana tomó esta decisión, era un momento que España estaba saturada en el ámbito del fútbol femenino, así que, como siempre se había planteado la posibilidad de irse, no dudó en aceptarla. Le costaba casi dinero jugar a fútbol en Primera División y le llegó la posibilidad en el momento idóneo y oportuno.

image1-2
En España existe diferencias abismales entre el fútbol femenino y el masculino: el salario, el trato y las condiciones. El femenino no recibe la repercusión mediática requerida y, generalmente, la gente no tiene interés por él. No se suelen retransmitir los partidos en los medios de comunicación, por eso, está complicado que la gente se interese por conocer más este mundo. Seguimos viviendo en un país que no ha avanzado futbolísticamente: se sigue considerando el fútbol un deporte de hombres.
Hace escasamente una semana, la Selección Española Absoluta de Fútbol Femenino se clasificó para la Eurocopa de Holanda del año 2017. Fue un hecho histórico: las chicas de Jorge Vilda hicieron un pleno histórico en la clasificación ganando todos los partidos. Desde la eliminación de la Selección Española del Mundial de Canadá el año pasado, el vestuario español cambió: el entrenador que había estado durante casi 30 años se marchó y pasó a llevar las riendas Jorge Vilda. Con él, las chicas de La Roja han conseguido en la clasificación para el Europeo 39 goles a favor y solo dos en contra, sin pasar por la repesca. http://deportes.elpais.com/deportes/2016/09/25/actualidad/1474828212_711981.html ¿Se le ha dado la repercusión que merecía a las chicas de la Selección Española? Los medios de comunicación se hacían eco de la noticia e incluso retransmitieron algún partido en las televisiones españolas. Pero, ¿quizás hubieran dado más trascendencia este logro en otros países?
Por lo que concierne a países de Europa como Francia o Alemania o en Estados Unidos, la situación cambia. Las mujeres en el fútbol tienen un papel muy importante, el mismo que la liga de fútbol masculina. Generalmente, las jugadoras españolas emigran para poder vivir dignamente del sueño del fútbol, y las que lo hacen, consiguen vivir de ello. María se fue a los Apaches de Dallas, una liga universitaria, por que necesitaba recuperar la ilusión por el deporte que había practicado desde los cinco años. Tras pasar allí cerca de dos años, decidió volver a su sitio, que sentía que era España. La liga estadounidense duraba muy poco, solo cuatro meses y no le terminaba de convencer, aunque asegura que fuera de España se puede vivir bien del fútbol, la gente valor mucho más tu trabajo y te ponen más facilidades. España es un país a la cola del fútbol femenino: futbolísticamente es más comparable con África que con Alemania o Francia, que están mucho más avanzados. María asegura que en este momento de su vida, no se iría fuera de España pero, como dentro de un par de años no cambie su situación, fiche por un equipo y le compense, su carrera futbolística profesional habrá acabado. Aunque no se va a desvincular de él: piensa ir donde sea para seguir viviendo de su sueño y poder hacer algo con él.
El fútbol aporta mucho en su vida, el día se reduce a qué ha pasado o qué ha dejado de pasar en el fútbol. No por que viva obsesionada con el fútbol, si no por que cualquier decisión que se toma en él afecta a tu vida (ya sea horarios de entrenamientos, charlas). Todo afecta a su estado de ánimo, y marca lo que son sus días. Trabaja psicológicamente en ello para que lo bueno pueda más que lo malo, porque a parte del fútbol tiene que estudiar y trabajar e intenta que los problemas del campo se queden en el campo. Pero desgraciadamente no es posible muchas veces. Volvería a elegir jugar al fútbol mil veces, pero es muy difícil: te encuentras mil momentos donde quieres tirar la toalla. Muchas veces se ha planteado si lo que estaba haciendo iba a llegar a algo. Plantearse todas esas preguntas hace que lo viva cada día súper intensamente y si no lo tuviera sentiría que probablemente su vida está vacía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *