“Este proyecto responde a una necesidad de actualizar nuestra documentación”

Alejandro Ramos Molina/ Subdirector de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica L’Alcudia

Audios

_DSC0241

Alejandro Ramos Molina es el actual arqueólogo y subdirector de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica L’Alcudia (FUIA). El proyecto que se está llevando a cabo en L’Alcudia es volver a excavar sobre terreno ya investigado el siglo pasado. Algunas fuentes aseguran que esto es por la falta de ayudas o subvenciones que está teniendo el centro arqueológico. Sin embargo, Alejandro Ramos explica que esto se debe a la necesidad de verificar la información que tienen sobre esas excavaciones.

Pregunta: ¿Es cierto que están volviendo a excavar aquí por la falta de ayudas?

Este proyecto responde a una necesidad de actualizar nuestra documentación. Es cierto que no tenemos unas subvenciones muy potentes pero, tanto con dinero público (como este año ha sido Caja Murcia, que lleva varios años dándonos una aportación) mantenemos una excavación docente prácticamente todo el año, con los alumnos que se van formando, van aprendiendo a excavar y, luego, hacemos un proyecto de estas características. Evidentemente, cuanto más dinero mejores proyectos puedes tener y más resultados, pero estamos funcionando bien. Estamos pasando un período de crisis importante y L’Alcudia se ha visto muy reforzado. En el año 2010 obtuvimos un Plan C, un plan de confianza que sacó la Generalitat en el que dio dinero a los ayuntamientos para que lo repartieran, el Ayuntamiento de Elche nos dio una cantidad importante y pudimos hacer todo el museo nuevo. Ha sido cuatro años de obras y uno de montaje pero vamos saliendo bastante reforzados de esta crisis.

Pregunta: ¿Han hecho sondeos para saber si había algo más debajo de esta excavación? ¿A qué año corresponde?

Respuesta: Esto era una casa romana, unifamiliar. Y todo lo que se ve en esta altura es suelo romano. Hemos sondeado los niveles ibéricos, las construcciones romanas siempre están sobre otras más antiguas, vemos donde arranca el muro romano, los de abajo serían muros de la casa ibérica. En su día, en esta instancia que estamos sondeando ahora, se volvió a cubrir el nivel ibérico excavado para que, de una forma didáctica, se entienda que hay un salón de una casa romana. Todo esto se queda documentado en los años 50 y ahora estamos verificando que esta documentación que nosotros tenemos es cierta. Hemos profundizado y estamos encontrando los muros que en su día se excavaron y se volvieron a tapar, con lo cual estamos verificando que toda la documentación que tenemos de esta excavación es fiable y cuando vayamos a hacer una publicación reciente o vamos a un congreso actual podremos decir que la documentación antigua es cierta y, además, que lo tenemos comprobado. Esa es la idea de este proyecto. Porque esto lo queremos extrapolar luego a todo el yacimiento. Todas las excavaciones que hay antiguas sabes que con este proyecto se han quedado validadas.

P: ¿Se excava según el valor que creen que tendrá el estrato? Es decir, ¿si creen que el ibérico es más importante directamente se saltan el romano y dejan a la vista el ibérico?

R: No. El valor en la arqueología es muy subjetivo ya que cada investigador piensa que lo suyo es más valioso. Hay gente que está más interesada en el mundo visigodo del final de yacimiento, en la cultura prehistórica del principio, la ibérica, la romana…

P: Entonces, ¿quién decide qué es lo que se queda a la vista y qué no?

R: Lo que se tapa queda mejor conservado que lo que se queda fuera. La arquitectura romana es mucho más potente que la ibérica, con lo cual tiene un punto a favor a la hora de dejarla a la vista porque si dejamos lo ibérico enterrado se preserva para si en el futuro hay mejores técnicas o más dinero poder hacer montajes arquitectónicos donde poder poner diferentes etapas. Luego está la posibilidad de hacer réplicas. Esto es un sistema, pero lo normal es mantener protegido lo más débil y lo más potente arquitectónicamente lo dejas a la vista.

Aquí a nivel de piezas hay una riqueza enorme porque ya tenemos el almacén, el Museo y el centro de interpretación llenos prácticamente sin haber empezado.

P: ¿Se sabe desde qué año se empezó a construir en estos terrenos?

R: Lo que tenemos constatado hasta ahora es el 5.000 a.C., que es el Neolítico. Esto no quiere decir que no haya más anterior, pero eso lo tenemos ya constatado porque en estructuras subterráneas de época romana, en galerías que hicieron ellos para diferentes estructuras han roto esos estratos y se ve en las paredes y en la superficie aparecen restos. en el año 1987 en una excavación aparecieron importantes restos neolíticos que se publicaron en el congreso y están constatados y los vasos están expuestos.

P: ¿Cómo es posible que de 11 hectáreas solo se haya excavado el 10% después de tanto tiempo?

R: Es muy curioso, son 110.000 metros cuadrados, once hectáreas es  bastante superficie, luego esa superficie la tienes que multiplicar por las diferentes civilizaciones o estratos que ha tenido el yacimiento (se podría multiplicar por cinco niveles). Y no hay que olvidar que el yacimiento ha estado en manos privadas prácticamente sin financiación durante gran parte del siglo XX y que se ha tenido que ir costeando esas excavaciones sin un equipo colaborador, ni técnicos, por lo que se ha avanzado muy poco. Desde que en 1996 hasta hoy la Universidad de Alicante y el Ayuntamiento de Elche se han quedado con el yacimiento se ha creado el centro de investigación que ha sido un coste elevadísimo y se ha excavado su cimentación, el museo también ha llevado cinco años de trabajo, se ha creado la urbanización del yacimiento, se han puesto caminos, luz, agua en diferentes puntos y todo eso ha generado un trabajo que no luce porque no es trabajo arqueológico pero sí ha sentado las bases para que empiecen ahora los proyectos que es lo que estamos esperando, a ver cómo gestionamos ahora esta nueva etapa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *