Estudiar puede salir muy caro

Hoy en día existe un gran número de alumnos universitarios que optan por buscar dinero fácil durante el curso para poder pagarlo, normalmente por falta de tiempo para trabajar. Pero, ¿realmente estos jóvenes hacen lo correcto?

Donando óvulos o esperma, o trabajando algunas horas como gogó son algunas de las salidas que se les ofrece a jóvenes estudiantes. Salidas por las que reciben grandes cuantías de dinero de manera fácil, pero en algunos casos bastante sacrificadas.

Uno de los principales detonantes de estas “novedosas” salidas económicas ha sido el denominado periodo de “La crisis española”, el cual ha marcado un antes y un después en la juventud actual. Debido a los recortes salariales, ayudas gubernamentales y el aumento desmesurado de precios, las familias se han visto obligadas a reducir gastos de manera considerable, siendo la educación universitaria una de las principales damnificadas. En el 2012 el número de solicitantes de becas en la UMH aumentó vertiginosamente a una cifra de 13.596 ,cuando en el 2009 era apenas de 9.252, dato que demuestra cómo los estudiantes  con el paso de los años han tenido que recurrir al Estado para poder ejercer su derecho a la educación, en repetidas ocasiones vulnerado, al existir una alta tasa de becas denegadas, o por la disminución de la cuantía total de las ayudas.

Los estudiantes más desfavorecidos se han visto obligados a recurrir a este tipo de prácticas, en mayor o menor medida, un tanto perjudiciales para su imagen o salud. El dinero fácil suele ser un reclamo magnífico para aventurarse en el mundo de “actividades bochornosas”.

Se puede hacer una clasificación dentro de estos trabajos calificados como denigrantes, según el grado de perjuicio sobre uno mismo. Hay casos, como la donación de esperma y/o óvulos, en que los riesgos son mínimos y no afectan a la reputación del estudiante. Sin embargo, hay casos más extremos en los que muchos se ven forzados a comerciar con su cuerpo o tentar a la ley. Ejemplos de esto pueden ser: hacer masajes eróticos, recurrir a la prostitución o “trapichear” con las drogas. En esta ocasión, la salud del estudiante puede resultar afectada por los riesgos que conlleva este ejercicio y no solo aflige al organismo, sino que puede causar trastornos psicológicos: estrés post-traumático, disminución de la autoestima, depresión…

Existen otras medidas un poco más difíciles y laboriosas para recaudar dinero pero no tienen ningún efecto negativo sobre el estudiante. Se trata del conocido crowdfunding o financiación colectiva de un proyecto. Es un método novedoso pero mucho menos utilizado por la complejidad del sistema y por el excesivo tiempo que se tarda en recibir el ingreso económico.

Al final, la opción más rápida en darte beneficios para cubrir tus gastos es la más demandada y utilizada  aunque para ello pongas en peligro tu integridad física y mental.

 

 

Valentina Guzmán M.                                                                                                                            Nuria Morilla L.                                                                                                                            Marta García R.                                                                                                                                     Jose Luis Larrosa M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *