“Hacen normal algo que es dañino, que está fuera de la norma y que provoca daños a los demás”

“Recibirás una bofetada si lo miras, zorra”, “jódeme y serás asesinado” o “tú no consigues esas chicas, tú no logras ese dinero”. Son algunas de las frases que pertenecen a algunos de los videoclips musicales más visitados de YouTube. Cantantes como Nicki Minaj, Lil Wayne o Jennifer López y Pitbull no son una excepción.

reporterismoLa mayoría de los vídeos musicales que consumen millones de jóvenes en la sociedad actual, envían mensajes que provocan e incitan a un comportamiento violento, sexista y vejatorio o incluso al consumo de drogas. Así lo ha confirmado la tesis doctoral titulada “Industrias culturales y juventud en sistema-mundo” realizado por John E. Illescas y defendido en la Universidad de Alicante.

Rafael Alcázar, licenciado en sociología, realiza parte de su labor profesional en los Juzgados de Familia y de Violencia sobre la Mujer en Alicante. Al mismo tiempo que imparte cursos sobre la violencia intrafamiliar. Es por ello que afirma que con los mensajes de estos videos musicales los adolescentes aprenden comportamientos violentos y los normalizan en su vida cotidiana.

El estudio sostiene que en estos mensajes predominan contravalores como la agresividad, la violencia, el vocabulario soez y ofensivo, la competitividad permanente, el individualismo posesivo, la hipersexualización de las relaciones, la cosificación del ser humano, el gusto por la jerarquía, el culto a la riqueza material y al dinero como supremo fin de la vida. Sin embargo no hacen referencia a los problemas actuales de nuestra sociedad, es decir, a la crisis económica, a las desigualdades sociales o a los problemas medioambientales con los que nos encontramos. Además analiza los videos musicales grabados y rodados en Latinoamérica o de estilo latino y afirma que proporcionan mensajes más peligrosos para la sociedad pues cuentan con un nivel de machismo y violencia mucho mayor al resto.

Estas grandes afirmaciones pueden llevarse a cabo gracias al análisis cualitativo y cuantitativo del contenido de 400 videos musicales divulgados entre el 2007 y el 2012. En ellos estaban incluídos los videos más vistos cada año en YouTube y los más premiados, pues algunos contaban con los premios de la cadena MTV o Grammy. Todo ello se compaginó con una serie de entrevistas a grupos de jóvenes en Orihuela y en Madrid. Además se investigó los mensajes de páginas de fans de las principales estrellas musicales. Como resultado, se pudo confirmar que los videoclips han evolucionado de tal forma que actualmente la humillación a las personas, la potenciación del machismo y la riqueza son las tres cosas más importantes en los jóvenes de hoy en día.

Tal y como afirma Rafael alcázar, se trata de unos valores que atentan contra los derechos humanos sobretodo que atentan contra la mujer. “Si se habla de pegar una bofetada o llamar zorra y asesinar, estamos hablando de un comportamiento vejatorio, injurioso y degradante hacia cualquier otra persona” alega el sociólogo.

Así mismo añade que para explicar el comportamiento violento de la sociedad actual se deberían analizar múltiples factores tanto a nivel biológico y psicológico, como social y cultural. Los mensajes en los medios de comunicación actúan a el nivel social y cultural y predisponen a la violencia. Es por ello que sin ninguna duda son peligrosos. Pero no hay que olvidar que no son los únicos causantes.

Detrás de la violencia que se observa, existe detrás una realidad oculta de desigualdad y frustración que es necesario observar. La violencia es una manifestación, un síntoma de que algo no funciona bien la persona, su familia, su sociedad o su cultura. “Erradicar la violencia no creo que sea posible. Si lo puedes ser orientarla hacia fines positivos y para esto se necesita un cambio en todos los órdenes: individual, social y cultural.” afirma Rafael Alcázar como respuesta y solución a los problemas que conllevan los comportamientos machistas y violentos de los jóvenes actualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *