“Hasta hace muy poco tiempo el vino alicantino era sinónimo de mala calidad, está siendo muy difícil posicionarlo en el mercado”

VEGA LÓPEZ, CARMEN. Bodeguera, Responsable de Enoturismo y comercial en Alicante, Andalucía y Madrid en la Bodega Finca Collado (Villena, Alicante). Entrevista.

maricarmen-fcollado

Carmen Vega en los viñedos de Finca Collado (Villena)| Foto cedida

El hecho de que una región cuente con buenas bodegas y que estas produzcan buenos vinos supone un gran potencial atractivo del que se puede llegar a crear una gran industria y enriquecer en gran medida la marca turística de la localidad en cuestión. Alicante nunca ha destacado especialmente por su producción vinícola, al menos hasta ahora. Esta tierra, a pesar de contar con una denominación de origen desde el año 1932, no ha gozado nunca de una buena posición en el mercado español. Pero al parecer, esta situación está cambiando; y, gracias a la influencia de algunas bodegas como  la de Finca Collado (Villena), se está logrando la expansión del vino alicantino por toda la península. Carmen Vega, bodeguera de esta empresa, es una de las promotoras de la marca enológica alicantina. Ella se encarga de las labores comerciales en Alicante, Madrid y Andalucía, además de ser la responsable de enoturismo, un concepto que está revolucionando la oferta turística de la provincia.

A día de hoy, Finca Collado es una de las bodegas alicantinas más reconocidas. Trabajan principalmente con las tipologías de uva autóctona tales como la Moscatel para los vinos blancos y la Monastrell para los tintos. Estas son las variedades de uva que llevan cultivándose en la provincia desde hace siglos, según explica Vega. Pero para distinguirse dentro de un mercado tan competente -enológicamente hablando- como lo es el español, hay que destacar en la elaboración del producto. Carmen asegura que lo que hace diferente al vino alicantino es “su personalidad y que se basa en la potencia alcohólica. Son vinos cálidos, complejos, y muy diversos. Desde los dulces con las famosas mistelas de Moscatel, pasando por vinos blancos secos, tintos jóvenes y grandes crianzas.” Estas propiedades no son casuales si no que se rigen por el terruño, es decir, el tipo de suelo del lugar en que se cultiva. El clima seco y cálido propio de Alicante con muchas horas de sol, favorecen la cosecha de vino con alta potencia alcohólica y un característico aroma.

Aunque asegura que su mayor mercado sigue siendo la propia provincia, en concreto el norte de esta; Carmen, en su labor de comercial de Finca Collado, ha logrado ya incluir sus productos en varias ciudades importantes a la hora de dar a conocer la Denominación de Origen Alicante. Como Madrid, donde según la bodeguera “poco a poco estamos haciendo marca”. De hecho, hace tres semanas el restaurante del mediático chef, Alberto Chicote, en la Gran Vía madrileña ha incorporado a su carta uno de sus vinos, EL DELIT”.

Y es que por desgracia, la marca enológica de Alicante siempre ha estado maltratada en el resto de España, a pesar de tener una buena calidad de uva en sus tierras. Vega afirma que hasta hace pocos años, solo las bodegas más antiguas gozaban de un relativo prestigio pero que, en general, cuando se hablaba del vino alicantino se hacía referencia a un producto de baja calidad. “Está siendo muy difícil posicionarlo en el mercado” sentencia la entrevistada. Aun así, poco a poco, Alicante está haciendo marca en el sector del enoturismo y podría decirse que ya compiten con las denominaciones de origen más importantes del país.

Finca Collado, además, forma parte de la Ruta del Vino de Alicante, una iniciativa promovida por la Diputación Provincial con la que se pretende dar a conocer el producto vinícola de las distintas zonas en las que se produce. Gracias a esta oferta turística tanto la propia población alicantina como la del resto de España o incluso fuera del territorio nacional, puede ser conocedora de los distintos vinos de la provincia. Carmen valora está actuación, junto con las ayudas económicas que brinda el consejo regulador de Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) como un  importante actor de promoción y colaboración monetaria para las bodegas en las ferias nacionales e internacionales.

Mejorar la opinión respecto a las bodegas y los vinos alicantinos es la misión de gente como Carmen, y ella misma asegura que todavía queda mucho trabajo por hacer; porque “aunque lo más importante ya está hecho y se sigue haciendo que es producir vinos de calidad y con personalidad. Aún falta mucha labor comercial, apoyo de las instituciones, y unidad. Trabajando juntos conseguiremos lo que queramos.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *