Historia y música en concierto

Llegados desde Gandía y con una combinación de rock, rap y ritmos latinos y africanos, el conjunto La Raíz aterrizó el pasado 4 de noviembre al recinto ferial “Los Huertos” en Orihuela, ciudad natal del poeta Miguel Hernández y del cantante del grupo, Pablo Sánchez. Han pasado de declarar la Guerra al Silencio (2009) Al lado de los rebeldes (2011) y estar Así en el cielo como en la tierra (2013). La banda se sitúa ahora Entre poetas y presos (2016). Con este concierto se cerraba la gira de la presentación de su último disco y del otoño hernandino que se celebraba en la ciudad. Con este último trabajo, el grupo homenajea a los represaliados políticos del franquismo, entre ellos muchos artistas de la época.

Pasadas las 22:30 de la noche, salió al escenario María Medina de 84 años, acompañada por su nieto Toni Sánchez (Panxo), cantante del grupo valenciano Zoo y hermano de Pablo Sánchez. Esta mujer es la voz de “La miseria de sus crímenes”, poema que da paso al nuevo disco del grupo. La historia cuenta la vida que vivieron muchas personas anónimas durante la guerra, posguerra y dictadura en España. Como es su caso, María visitó a su padre a la cárcel en 1941, quien era compañero de Miguel Hernández. Relata que cada vez que iba a visitarlo a Alicante, sacaba poemas y cartas. Gracias a ellas ha ayudado a elaborar las letras de las canciones del grupo asociando la historia y el presente.

Uno de los poemas ayuda a elaborar las canciones del grupo y relaciona la literatura con la música y la historia

En aquella época había un gran tráfico de versos en las prisiones españolas, y se escribieron versos como “Y sepan los que me oprimen, que solo mi vida arrastro, por escupirle en el rostro, las miserias de sus crímenes”. Tras estas últimas estrofas irrumpió un gran directo con la canción Entre poetas y presos.

“Somos mil manos” y muchísimas más las que se encontraban en el recinto esa noche. Estaba abarrotado y contaban con un público que se entregaba brutalmente. Según Fernando Soto, de la Concejalía de Juventud de Orihuela, el balance del espectáculo fue positivo: “Es uno de los conciertos con mayor asistencia de público, no solo joven, de los que se han realizado en los últimos años”, afirma.

Durante el concierto, “La voz del pueblo” cantaba al unísono de cada una de las letras de las canciones. La gente estaba eufórica y bailaban como “raíces que se mueven”. Pablo, el cantante, dio paso a la canción Nos volveremos a ver, dedicándola a toda esa gente que no se encontraba porque han tenido que huir forzadamente e insistió en que “intentaremos representarlos desde aquí” y con todos ellos “incendiaremos el mundo otra vez”.

El recinto estaba repleto de fans entusiasmados, de entre todos ellos había un chico que me confesó que era la primera vez que veía a La Raíz en directo. Álvaro Muñoz, que había seguido su trayectoria durante muchos años nunca había tenido la oportunidad de poder verles. “Es la primera vez que los veo en directo y mis expectativas se han hecho realidad”, alega. El joven estaba muy emocionado con la actuación y afirmó que tenía los pelos de punta al escuchar el poema que recitó María Medina y que el directo era “brutal”.

Los artistas siguieron con la canción Muérdeles, del nuevo disco. Quizá no sea la más impetuosa de todas pero tiene algo especial que hizo que el público la abrazara de forma cariñosa.

El público abrazó a Muérdeles de una forma muy cariñosa

“Por mucho que gritaban nada se podía escuchar” salvo las melodías y las voces de los artistas. El rap acompañó a un estribillo muy melódico y pegadizo, que hizo brillar a los artistas.

Llegó el momento de Por Favor, canción en la que destacan instrumentos de viento que adquieren una gran importancia en el ritmo, y unos coros femeninos de fondo que acompañan. Con un estribillo muy alegre, los componentes quieren dar a entender que hay que expresar lo que sentimos, decirlo y no dejarlo dentro: “que no te pare el miedo, díselo, que es mejor que el terror del silencio”.

Un momento mágico llegó con las primeras notas de Elegiré, un dueto que hace la banda con Someya de Black Rice pero esta vez sin su presencia. “Elegiré, elegiremos volar, volar…” así se escuchaba de forma unánime a todo el público mientras entonaba la letra de la canción, que a pesar de ser más lenta emocionaba a la gente con su melodía.

El fin del concierto se acercaba, pero no sin que la banda invitase al público a realizar un gran “pogo” entre la multitud. La gente empezaba a abrirse y se formó un gran círculo en el centro. La masa vivía un gran momento de agitación y cuando llegó el estribillo de “Nuestra Nación” todo el mundo estaba moviéndose frenéticamente al ritmo de la  música.

El fin de la actuación llegó sobre las 00:00 de la noche y los artistas agradecieron la asistencia de todos y a Orihuela por brindarles la oportunidad de tocar. La Raíz es una banda del momento y no algo pasajero. Ha realizado un trabajo con toques muy emotivos y reflexivos. La combinación de historia y música ha tenido una gran aceptación y el número de sus seguidores ha crecido ferozmente rompiendo todos los pronósticos del grupo.

La Raíz ha sido un grupo referente en muchos festivales estatales en los últimos años con una afluencia masiva | Gemma Costa

La Raíz ha sido un grupo referente en muchos festivales estatales en los últimos años con una afluencia masiva | Gemma Costa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *